Cine

A riesgo de incurrir en la iras de algún sitio web, quisiera comentar elogiosamente la puesta cinematográfica del célebre cómic del belga Hergé, Tintín, que ha sido alimento de la imaginación de mis hijos desde su más tierna infancia y que reconozco haber leído sin excesivo entusiasmo, ya en mi edad adulta
Dos películas interesantes ya han aparecido sobre el advenimiento en Estados Unidos de la crisis financiera y económica, que desde el 2008 ha estado amenazando con arruinar subrepticiamente todo el modo de vida de Occidente. Ambas películas están bien hechas. Ambas son persuasivas. Sin embargo una dice que los banqueros son héroes mientras que la otra dice que son villanos. Si la sociedad occidental debe tener algún futuro, la contradicción amerita reflexión

Después de haber visto el último filme de Woody Allen, tuve la eterna discusión con mis hijos: -“¿Se puede ver?” –Humm, digo yo. No sé. No vale la pena. Qué sí, que no. Los mayores reclamaron sus fueros de madurez crítica. La vieron. -“¡Está buena!”. -¿Sí? ¿Por qué?

Este 2011 se cumplen 85 años del inicio de las hostilidades entre el gobierno de Plutarco Elías Calles y la población de fieles mexicanos, en especial campesinos, que conocemos como la Guerra Cristera o la Cristiada. El 31 de julio de 1926, la Iglesia católica cerró los templos, como represalia ante la “ley Calles”, que convertía a los sacerdotes en delincuentes y a los católicos en una especie de lepra que había que extirpar a toda costa del suelo nacional.
Un filme centrado en la figura de Mary Surrat, madre de uno de los conspiradores que presuntamente participaron en el asesinato de Abraham Lincoln en el famoso atentado del teatro, en Washington. Un episodio poco conocido entre nosotros en detalle, que constituye uno de los acontecimientos centrales de la historia norteamericana. Ocurrido sobre finales de la Guerra de Secesión, produjo una convulsión política mayor. Hasta el mismo sucesor, el presidente Andrew Johnson, llegó a estar sospechado de complicidad en el delito, si bien el intento de homicidio se dirigió también contra él, naturalmente que en forma fallida.

Se ha conocido por los medios y los sitios dedicados al cine el filme “Cristiada”, una semblanza de la tan poco conocida “guerra cristera” mexicana. 

Es fácil ver cómo la película Francesa recientemente estrenada titulada "De Dioses y Hombres", ganó el mayor premio en el prestigioso Festival de Cine de Cannes en Francia el año pasado. Esta recrea eventos reales de 1996, los últimos meses en la vida de un monasterio Cistercense en la Argelia post-colonial, en donde los últimos ocho monjes fueron finalmente sacados y matados por asesinos desconocidos. La película está bellamente dirigida, actuada y fotografiada. 
Hemos visto la última de Clint Eastwood, Hereafter, traducida al castellano como “Más allá de la Vida”. Eastwood se cuestiona sobre el “más allá”, como el título español indica y da una respuesta trivial. No obstante, es un filme limpio, artísticamente logrado y agradable de ver, a pesar de su austeridad.

Se trata de un “thriller” que se apoya fundamentalmente en la complejidad de una situación con facetas políticas, policiales y financieras, con algo de acción y algo de conspiración criminal. Buen guión, buenas actuaciones, rapidez y coherencia en el relato y final sorpresivo.

Tiene 54 años, es alto y corpulento. Viste casual y habla bajo, casi sin vocalizar. Parece algo distraído, aunque él lo atribuye al jet lag. Mel Gibson emborrona casi frenéticamente un cuaderno mientras contesta a preguntas de todo tipo. Educado y serio, como suelen ser siempre los americanos en este tipo de encuentros con la prensa, sonríe y evita los temas polémicos. Ha pasado por Madrid, para presentar su último trabajo como actor, Al límite.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

En un artículo titulado “La Gran Comedia de “la Vida” publicado el 27 de febrero de este año expresé mis reservas a lo que creo es como mínimo un enfoque equivocado al desafío de las ideologías feministas, abortistas, de género, etc. En particular contra el aborto, cuando se anunciaba una marcha que resultó multitudinaria, extraordinaria y sorprendente, una marcha que demostró que el rechazo al aborto es muy fuerte en la sociedad argentina. 

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.