Cine


Los últimos días de Hitler relatados por su secretaria. Extraordinario trabajo cinematográfico, histórico y actoral. Un milagro de equilibrio, con tintes de revisionismo. Si hay un tema difícil de tratar con ecuanimidad, en especial para un alemán, es el tema de Hitler y su régimen.

Los católicos progresistas que tienen acceso abierto a los medios de comunicación han mostrado estos días su irritación con la película de Mel Gibson. Su mayor reproche es que se recrea en el sufrimiento y la sangre… algunos han llegado a calificarla de cine gore o han insinuado que Gibson es sadomasoquista. Cualquier insulto vale en la campaña mundial contra La Pasión.

Escribe Pedro Barbadillo

La recientemente estrenada película de Night Shyamalan, titulada en Hispanoamérica "La Aldea" y en España "El Bosque", ha sido una nueva grata sorpresa del talentoso director indio-norteamericano. A su habitual maestría para crear climas de suspenso suma una bella fotografía, una impecable recreación de época y un desenlace sorprendente. Pero lo más importante que se puede rescatar de este film es sin duda su idea central: Un verdadero cuestionamiento del mundo moderno.

Si pudiéramos hablar de un cierto intento de revisionismo, una atisbo de reconsideración histórica de la Segunda Guerra Mundial, esta miniserie podría ser un comienzo. Claro que todo queda en sutilezas. No hay un manifiesto descreimiento de la historia oficial en la materia.

Un film de acción, interesante, bien actuado, sin procacidades. Bruce Willis en su mejor rol, policí­a indisciplinado en conflicto con sus superiores. Excelente en el papal de niño autista, interpretado por Miko Hughes. Intriga, suspenso, tiroteos y entretenimiento.

Es realmente difí­cil elogiar un filme de superhéroes de historieta. No habí­amos visto ninguno que valiera la pena (salvo el parádico "Los Increi­bles") hasta que dimos con Batman Inicia, una pelí­cula digna de verse.

"The Passion" es una brillante iconografía clásica de la auténtica Pasión de Jesucristo Ntro. Señor, centrada plenamente en la correlación entre el sacrificio cruento de la Cruz y el sacrificio incruento de la Santa Misa. En este sentido el hallazgo del director es no solamente digno de todo encomio sino sencillamente magnífico y sublimemente trágico y demuestra hasta el hartazgo que en los crudos inviernos que corren los grandes teólogos no están necesariamente en el Vaticano.

El tema de la maffia ha venido fascinando a los directores italo-norteamericanos desde hace décadas. Los mafiosos simpáticos y bonachones que interpretaba Frank Sinatra o Glenn Ford (como en Apple Annie, de Frank Cappra); los mafiosos crueles pero humanos de Coppola en la trilogía El Padrino; el mafioso payasesco de Los Intocables, de Brian de Palma... y John Rooney el mafioso irlandés que retrata Sam Mendes e interpreta Paul Newman en Camino a Perdition.

J.M. Barrie creó un personaje clásico de la infancia, Peter Pan. Ésta es su historia y la de la familia que le sirvió de inspiración, que vivía un feliz e indomable espíritu de aventura. Una historia que aunque alude a algunos aspectos moralmente delicados, ha sido tratada con gran fineza y buen gusto. Una muestra de que el buen cine es todavía posible y necesario. Reproducimos el comentario de Fernando Alonso Barahona publicado en El Semanal Digital, de España.

Una película de entorno católico, con muchos elementos relacionados con la fe, pero que no logra armar un cuadro coherente. Interesante, sin embargo.

Distribuir contenido

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.