Cine

 

Nos hemos cruzado recientemente con esta bella película del año 1981 que nos deleitó tanto cuando la vimos en el cine, como varios años después en video y ahora en DVD. Su banda musical, famosísima, todavía se escucha con frecuencia. Es una pieza clásica, que logra transmitir el sentido del esfuerzo heroico y la alegría que emana de la plenitud del corazón, tan bien encarnada por el deportista cristiano que protagoniza el filme.

 

El Suceso, también conocida como Green Planet o The Green Effect en los EE.UU., último filme de Shymalan es una variante de sus temas ya conocidos: agentes misteriosos que ponen a los seres humanos en situaciones extremas. Como siempre, niños en la clave de la cuestión.  Algo truculenta, suspenso, sin temas sucios, y un interrogante por respuesta.

 Una joven lectora nos envía sus impresiones sobre la segunda película de la serie "Las Crónicas de Narnia", basada en los libros de C.S. Lewis. La ponemos a consideración de todos nuestros lectores.

Recomendamos este filme descubierto por los amigos de Creer en México. Una película rara y muy actual, a pesar de los años que han pasado.

Hemos leído dos biografías de María Antonieta, reina de Francia. La moderna –best seller- de Antonia Fraser y el clásico de Hillaire Belloc. Lo que va de un trabajo erudito preparado para satisfacer las curiosidades del gran público culturoso a un genial ensayo histórico sobre la personalidad y la época de la reina “austríaca” de los franceses, es la diferencia entre la obra de la contemporánea historiadora inglesa Antonia Fraser y el libro de ilustre pensador franco-inglés, Hillaire Belloc. No obstante ambos libros tienen su interés.

Del guionista de la serie de Bourne y El Abogado del Diablo, en este caso en la doble función de guionista y director. Protagonizada por George Clooney, que alterna entre filmes puramente comerciales e intrascendentes y algunos en los que se ocupa de temas interesantes.

El film de Robert Redford comentado recientemente en Panorama Católico muestra en su falta de estilo su fracaso, y ese fracaso es producto de la falta de relación con la Verdad de su director, como también de su falta de amor por el cine. Nadie duda de sus buenas intenciones, pero, a un médico o un arquitecto, a un simple sastre, no se le piden sólo buenas intenciones, sino que sepan su oficio.

Escribe Flavio Mateos

 

Nuevamente Robert Redford, un hombre claramente identificado con la izquierda norteamericana nos sorprende con un film valioso tanto estética como moralmente. La sorpresa anterior había sido “La Última Fortaleza”, que ya comentáramos en esta páginas.

Después de aquel extraordinario estreno de hace ya más de una década, Die Hard o Duro de Matar (I) -una obra de arte del ingenio, el suspenso, con buenas dosis de humor y por cierto mucha acción- todo lo que siguió de esta serie fue en baja. La versión 4 mejora un poco. Es ingeniosa, por cierto repite el lugar común del héroe invulnerable y se adentra en el mundo de los sistemas informáticos lo que nos muestra al pasar la enorme fragilidad del desarrolladísimo mundo tecnológico.
Distribuir contenido

Twittet

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.
Marcelo González

En un artículo titulado “La Gran Comedia de “la Vida” publicado el 27 de febrero de este año expresé mis reservas a lo que creo es como mínimo un enfoque equivocado al desafío de las ideologías feministas, abortistas, de género, etc. En particular contra el aborto, cuando se anunciaba una marcha que resultó multitudinaria, extraordinaria y sorprendente, una marcha que demostró que el rechazo al aborto es muy fuerte en la sociedad argentina. 

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo