Cine

El fracaso del Código da Vinci resulta a lo mejor menos rotundo de público, pero más doloroso para Sony, que la unanimidad de crítica ante el desastre pergeñado por el equipo de Ron Howard. [A título de recuerdo: dice, por ejemplo, El País, "una película languideciente, previsible y sí, aburrida: considerablemente aburrida". Y en las antípodas, dice Mercatornet: "Offensive? Probably. A dud? For sure."]

Podríamos detallar algunas de “las burradas” que Dan Brown imaginó y que el guionista Akiva Goldsman (un habitual colaborador del director Ron Howard) ha trasladado sin rubor a la pantalla, pero para una pormenorizada relación tienen libros tan brillantes como “La verdad del Codigo Da Vinci”, de José Antonio Ullate, publicado por la editorial Libros Libres.

Es un clásico llevar al cine las novelas de Dickens. Con ellas se ha hecho todo tipo de estropicio, a veces por las dificultades naturales de adaptación, otras por la fastidiosa búsqueda de “originalidad” de los directores. Esta versión cumple con los patrones usuales de mediocridad, sin ser despreciable ni tener grandes pretensiones.

Es difícil definirse sobre esta extraña y talentosa creación del también extraño y talentoso Tim Burton. Tiene tantos aspectos buenos como otros dudosos o sombríos. Como en el caso de “Charlie y la Fábrica de Chocolates”, podríamos decir que hay buen contenido en una envoltura por momentos muy desagradable.

Dirigida por Tim Burton (2005)

Precedida por el relato de ciertos fenómenos preternaturales que supuestamente ocurrieron durante la filmación, nos acercamos al filme con cierta curiosidad y el temor de que se tratase de otro producto holliwoodense de consumo masivo. Nos llevamos una sorpresa grata.

The Exorcism of Emily Rose (2005)
Dirigida por: Scott Derrickson

Un thriller del mejor estilo policial-psicológico. Todo ocurre en un avión, donde la protagonista viaja junto con su hija pequeña y en cuya bodega se transporta el ataúd de su esposo muerto misteriosamente.

Plan de Vuelo (Flightplan) (2005)
Dirigida por Robert Schwentke

Harrison Ford reaparece en un thriller de los que le van bien a este actor poco dúctil a pesar de veterano, inevitable en el paisaje cinematográfico de acción.

Dirigida por Richard Loncraine
 

La recientemente estrenada película de Night Shyamalan, titulada en Hispanoamérica "La Aldea" y en España "El Bosque", ha sido una nueva grata sorpresa del talentoso director indio-norteamericano. A su habitual maestría para crear climas de suspenso suma una bella fotografía, una impecable recreación de época y un desenlace sorprendente. Pero lo más importante que se puede rescatar de este film es sin duda su idea central: Un verdadero cuestionamiento del mundo moderno.

En ediciones anteriores lamentábamos la exclusión vergonzoza se La Pasión de Cristo de la nominaciones importantes a los premios Oscar. Se la relegó a tres rubros técnicos, en los cuales, además, no obtuvo ninguno. Esto realmente nos sorprende. La persecución es tan obvia que alcanza el nivel de lo grotesco. Hubiese sido más sutil si se le hubieran concedido al menos una estatuilla.

Un filme de 1992 con Tom Cruise y Jack Nicholson. Corte marcial o juicio militar por un infante de marina muerto involuntariamente, en un típico "baile" (castigo no reglamentario). Recuerda mucho el Caso Carrasco en la Argentina, pero con otro final.

Uno no termina de sorprenderse del alto respeto que tienen los norteamericanos por sus Fuerzas Armadas. Inclusive en películas con una óptica izquierdista, como la que comentamos. Ya hemos hablado del tema en "La Ultima Fortaleza".

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Ningún lector regular de Panorama Católico puede dudar de mi posición ante Francisco, el papa Bergoglio. Y esto no lo digo porque mi opinión tenga alguna importancia, sino solo para orientar a quien tenga ganas de leer lo que sigue.

P. José María Mestre Roc FSSPX

La divina Providencia no había acabado la obra encargada a los pastorcitos. La Virgen dijo a Lucía que, «con el fin de prevenir la guerra, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados de mes». Recordemos, pues, las principales comunicaciones con que el Cielo pidió a Sor Lucía ambas cosas.

 

Marcelo González

Como en todo el orbe católico los grandes santuarios marianos convocan multitudes, se necesita al menos estar prevenido. Si el 13 de mayo próximo se reuniesen en Fátima dos millones de personas (en realidad no cabrían) eso no haría más verdaderas las apariciones, ni más urgentes los mensajes.

Editor y Responsable

La pequeña pieza retórica que sigue fue dedicada a su primera renuncia y guardada por prudencia, con la esperanza de que en su intención estuviese la de restituir el derecho y apoyar la buena causa. Pero como demostró más de lo mismo, creemos se puede, sin cargo de conciencia, condenar en vez de condonar su falta.

Marcelo González

Lo bueno de estar allí cuando hay poca gente y menos distracciones es percibir con impactante evidencia que no hay nada extraordinario que ver en orden a la naturaleza. Es un destino que defrauda a quien no va con espíritu sobrenatural. 

Marcelo González

Con un pie ya en el estribo para ira a visitar los lugares sagrados de Fátima, quisiera compartir con los amigos de Panorama Católico unos apuntes escritos a vuelo de pluma. Son reflexiones sobre la figura de Francisco Marto, el vidente varón de Fátima.

Editor y Responsable

Los que piensan que «han vencido» son los neomodernistas fieles a la línea (si así puede llamarse) de los padres fundadores de la «nouvelle théologie» o «nueva teología» y, especialmente, a la línea (tortuosa y oscura) trazada por el jesuita Henri de Lubac y por el ex-jesuita Hans Urs von Balthasar. «Se exaltan los exponentes de la nueva teología como si fueran ellos la piedra angular de la Iglesia» escribió con razón el pensador don Julio Meinvielle.