Cine

Hemos recomendado varios films del director hindú-americano M. Night Shyamalan. La última fue La Aldea (El Bosque), así­ también como Señales, con Mel Gibson, y Sexto Sentido, protagonizada por Bruce Willis. Vimos ahora este filme del año 2000 en el cual encontramos las mismas preocupaciones, confusamente planteadas y mal resueltas.

"Según san Pablo, Dios somete a prueba a todos los que adopta y recibe como hijos" Meister Eckhart

" ¿Qué son un curso de historia o filosofía o poesía por muy selecto que fuere, o la mejor sociedad o el hábito más admirable de vida, comparados con la disciplina de mirar siempre a lo que ha de ser visto?"
Henry D. Thoreau

"En la disciplina humana, el esfuerzo de hacer el trabajo precede a la alegría de captar la verdad"
San Agustín (Contra Fausto 22, 52)

Una de las varias versiones de la famosísima novela de Elitot Ness, autor y actor de los hechos que narran su increíble desempeño como agente del Departamento del Tesoro norteamericano y su lucha contra el delito organizado.

Los católicos progresistas que tienen acceso abierto a los medios de comunicación han mostrado estos días su irritación con la película de Mel Gibson. Su mayor reproche es que se recrea en el sufrimiento y la sangre… algunos han llegado a calificarla de cine gore o han insinuado que Gibson es sadomasoquista. Cualquier insulto vale en la campaña mundial contra La Pasión.

Escribe Pedro Barbadillo

La recientemente estrenada película de Night Shyamalan, titulada en Hispanoamérica "La Aldea" y en España "El Bosque", ha sido una nueva grata sorpresa del talentoso director indio-norteamericano. A su habitual maestría para crear climas de suspenso suma una bella fotografía, una impecable recreación de época y un desenlace sorprendente. Pero lo más importante que se puede rescatar de este film es sin duda su idea central: Un verdadero cuestionamiento del mundo moderno.

En ediciones anteriores lamentábamos la exclusión vergonzoza se La Pasión de Cristo de la nominaciones importantes a los premios Oscar. Se la relegó a tres rubros técnicos, en los cuales, además, no obtuvo ninguno. Esto realmente nos sorprende. La persecución es tan obvia que alcanza el nivel de lo grotesco. Hubiese sido más sutil si se le hubieran concedido al menos una estatuilla.

Un filme de 1992 con Tom Cruise y Jack Nicholson. Corte marcial o juicio militar por un infante de marina muerto involuntariamente, en un típico "baile" (castigo no reglamentario). Recuerda mucho el Caso Carrasco en la Argentina, pero con otro final.

Uno no termina de sorprenderse del alto respeto que tienen los norteamericanos por sus Fuerzas Armadas. Inclusive en películas con una óptica izquierdista, como la que comentamos. Ya hemos hablado del tema en "La Ultima Fortaleza".


Los últimos días de Hitler relatados por su secretaria. Extraordinario trabajo cinematográfico, histórico y actoral. Un milagro de equilibrio, con tintes de revisionismo. Si hay un tema difícil de tratar con ecuanimidad, en especial para un alemán, es el tema de Hitler y su régimen.

"The Passion" es una brillante iconografía clásica de la auténtica Pasión de Jesucristo Ntro. Señor, centrada plenamente en la correlación entre el sacrificio cruento de la Cruz y el sacrificio incruento de la Santa Misa. En este sentido el hallazgo del director es no solamente digno de todo encomio sino sencillamente magnífico y sublimemente trágico y demuestra hasta el hartazgo que en los crudos inviernos que corren los grandes teólogos no están necesariamente en el Vaticano.

El tema de la maffia ha venido fascinando a los directores italo-norteamericanos desde hace décadas. Los mafiosos simpáticos y bonachones que interpretaba Frank Sinatra o Glenn Ford (como en Apple Annie, de Frank Cappra); los mafiosos crueles pero humanos de Coppola en la trilogía El Padrino; el mafioso payasesco de Los Intocables, de Brian de Palma... y John Rooney el mafioso irlandés que retrata Sam Mendes e interpreta Paul Newman en Camino a Perdition.

Distribuir contenido

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.