Cine

En ediciones anteriores lamentábamos la exclusión vergonzoza se La Pasión de Cristo de la nominaciones importantes a los premios Oscar. Se la relegó a tres rubros técnicos, en los cuales, además, no obtuvo ninguno. Esto realmente nos sorprende. La persecución es tan obvia que alcanza el nivel de lo grotesco. Hubiese sido más sutil si se le hubieran concedido al menos una estatuilla.

Un filme de 1992 con Tom Cruise y Jack Nicholson. Corte marcial o juicio militar por un infante de marina muerto involuntariamente, en un típico "baile" (castigo no reglamentario). Recuerda mucho el Caso Carrasco en la Argentina, pero con otro final.

Uno no termina de sorprenderse del alto respeto que tienen los norteamericanos por sus Fuerzas Armadas. Inclusive en películas con una óptica izquierdista, como la que comentamos. Ya hemos hablado del tema en "La Ultima Fortaleza".


Los últimos días de Hitler relatados por su secretaria. Extraordinario trabajo cinematográfico, histórico y actoral. Un milagro de equilibrio, con tintes de revisionismo. Si hay un tema difícil de tratar con ecuanimidad, en especial para un alemán, es el tema de Hitler y su régimen.

"The Passion" es una brillante iconografía clásica de la auténtica Pasión de Jesucristo Ntro. Señor, centrada plenamente en la correlación entre el sacrificio cruento de la Cruz y el sacrificio incruento de la Santa Misa. En este sentido el hallazgo del director es no solamente digno de todo encomio sino sencillamente magnífico y sublimemente trágico y demuestra hasta el hartazgo que en los crudos inviernos que corren los grandes teólogos no están necesariamente en el Vaticano.

El tema de la maffia ha venido fascinando a los directores italo-norteamericanos desde hace décadas. Los mafiosos simpáticos y bonachones que interpretaba Frank Sinatra o Glenn Ford (como en Apple Annie, de Frank Cappra); los mafiosos crueles pero humanos de Coppola en la trilogía El Padrino; el mafioso payasesco de Los Intocables, de Brian de Palma... y John Rooney el mafioso irlandés que retrata Sam Mendes e interpreta Paul Newman en Camino a Perdition.

Si pudiéramos hablar de un cierto intento de revisionismo, una atisbo de reconsideración histórica de la Segunda Guerra Mundial, esta miniserie podría ser un comienzo. Claro que todo queda en sutilezas. No hay un manifiesto descreimiento de la historia oficial en la materia.

Un film de acción, interesante, bien actuado, sin procacidades. Bruce Willis en su mejor rol, policí­a indisciplinado en conflicto con sus superiores. Excelente en el papal de niño autista, interpretado por Miko Hughes. Intriga, suspenso, tiroteos y entretenimiento.

Es realmente difí­cil elogiar un filme de superhéroes de historieta. No habí­amos visto ninguno que valiera la pena (salvo el parádico "Los Increi­bles") hasta que dimos con Batman Inicia, una pelí­cula digna de verse.

Cuando algunos dirigentes de la comunidad judían se sienten agraviados por La Pasión, vienen a la memoria (pero sin el menor rencor) otras afrentas -ya muy recientes- que parecen olvidadas. Las cuales han sido pasadas por alto por esas instituciones judías internacionales, sin dar explicaciones al mundo cristiano: El ataque del ejército israelí al convento de la Natividad de Belén, con padecimientos inhumanos de los sitiados.

Con tan variada traducción del título original (Secondhand Lions – Leones de Segunda Mano) se ha conocido en Argentina, España y Brasil respectivamente esta comedia que dista de ser una obra de arte, pero es un entretenimiento divertido y sano para toda la familia. Y hasta alguna punta de enseñanza le podemos sacar...

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.