Crónicas de Nuestro Tiempo

No han pasado ni veinticuatro horas y ya tenemos al portavoz del Papa negando que Francisco reaccionara negativamente al regalo, y afirmando que esa cruz-hoz-y-martillo es realmente un símbolo de diálogo y libertad; un símbolo del empeño por la liberación y el progreso del país.

Ese monasterio, como tantos otros de la ciudad, ya no está amenazado por soldados sino por proyectos de construcciones en sus predios. Así lo aseguran vecinos y ONG, para quienes el patrimonio histórico de la Iglesia en Buenos Aires está en peligro. 

Ofende a la Verdad Histórica, a la Madre España y,sobre todo, a la Iglesia Católica, de la que se supone es su Pastor Universal. Son, en síntesis, las de Francisco, palabras inadmisibles, cargadas de injusticias, de calumnias, de vejámes y de oprobio.

Las ayudas a la familia de parte del Estado “no son una forma de limosna sino una verdadera ‘deuda social’ respecto a la institución familiar, que tanto aporta al bien común de todos”, ha dicho Francisco en su visita a la ciudad de Guayaquil. Esta fraseología da para un comentario aparte, pero aquí quisiéramos recordar un texto del Magisterio de León XIII sobre la cuestión social, como para establecer comparaciones.

Lo que sigue no es una falsa crónica jocosa. No es una fantasía irónica sobre realidades que podría ocurrir en el mundo si se llegara a las últimas consecuencias de ciertas tendencias actuales. Lo que sigue es la descripción de unas jornadas ocurridas en Buenos Aires, en el Teatro Nacional Cervantes

No soy muy amante de estos detalles paleolíticos y manuscritólogicos, pero me quedé asombrado cuando leí el verdadero contenido del texto. Parece ser que se recogen de forma detallada todos los hechos, visitas y trasiegos del Señor en los citados 40 días, que mi condiscípulo me enumeraba en la carta.

El Cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, a quien muchos consideran el más cercano consejero del Papa Francisco, hizo un gran esfuerzo, durante la conferencia de prensa de Roma, antes del comienzo de la asamblea de Caritas Internationalis, una federación de obras católicas de caridad, a fin de condenar los esfuerzos de la Cornwall Alliance, el Heartland Institute, y otros que se encontraron en Roma a fines de abril para presentar una visión alternativa a la de los alarmistas del calentamiento global que han tenido toda la atención de Francisco hasta ahora.

El periodista Carlos Alberto Montaner, sobre cuyas ideas tenemos mucho para disentir, acaba de rematar su artículo dedicado a la encíclica de Francisco Laudato Sì, con asombroso sentido común. 

Hemos oído en los últimos años que el único pecado que no se perdona es la “corrupción”, lo cual es, aparentemente, o al menos principalmente, la malversación de dinero. “Pecadores sí, corruptos no”.

Esta necesidad de “enderezar” la interpretación de los textos magisteriales que tantos hoy sienten como un deber de fieles católicos ha puesto ante nosotros con toda crudeza uno de los desafíos más difíciles. Y la creciente degradación del neomagisterio va revelando la hondura creciente de la crisis.

Distribuir contenido

Twittet

Editor y Responsable

Todo comenzó cuando la era moderna nacía. Un tal Martín Lutero, muy homenajeado en estos tiempos, hombre teatral, con excelentes condiciones para hacer carrera política en el Conurbano bonaerense, decidió que los votos -religiosos, aclaremos- en especial el de castidad, resultan demasiado gravosos. 

Editor y Responsable

Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio. No me refiero sólo a los divorciados en nueva unión sino a todos, en cualquier situación en que se encuentren”. Amoris Laetitia parágrafo 298 

Editor y Responsable

Bajo este título publicamos hace dos años una breve síntesis del Cisma de Occidente, período durante el cual hubo en la Iglesia hasta tres cortes pontificias con sendos "papas". Complejísimo y grave problema en el que no solo se debatió una cuestión jurídica, sino que dio lugar al desarrollo de doctrinas heterodoxas. -con la sana intención de resolver el problema- como la hoy reflotada del "conciliarismo" heterodoxas y luego formalmente condenadas por el Magisterio. 

Editor y Responsable

Es un placer leerlo. Lo único que en estos días de recorrer notas y documentos me ha causado verdadero gozo espiritual. Es un artículo estupendo, tanto para entender con ejemplos la revolución que trae esta exhortación como que quien no lo haya leído aún, conozca a un magnífico novelista inglés, converso al catolicismo, Evelyn Waugh. 

Mons. Bernard Fellay

Esta exhortación es el resumen de los dos sínodos sobre el matrimonio. Es muy larga y muchas cosas allí son correctas, bellas, pero después de la construcción,, se diría, de un hermoso edificio, un hermoso barco, el Soberano Pontífice perforó un agujero en el casco bajo la línea de flotación… todos saben lo que sucederá luego.

Marcelo González

«La ley natural no debería ser presentada como un conjunto ya constituido de reglas que se imponen a priori al sujeto moral, sino que es más bien una fuente de inspiración objetiva para su proceso, eminentemente personal, de toma de decisión".

Editor y Responsable

 

Lamentablemente, lo que muchos han previsto se ha vuelto una realidad