Crónicas de Nuestro Tiempo

El Card. Carlo María Martini, jesuita, fue el mentor de la candidatura de Jorge Bergoglio en 2005. Varios años después, depuesto Benedicto, el pupilo de Martini accedió a la Sede Primada. 

El Prefecto de la Doctrina de la Fe, Card. Müller, ha dicho a la prensa que "todos los cristianos tienen el derecho de ser informado sobre las intervenciones de sus obispos".

Dentro de la Iglesia, y últimamente desde algunas de sus más altas esferas, «soplan vientos nuevos» que no son del Espíritu Santo. El mismísimo cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, entre otros, ha criticado la pretensión utópica de hacer cambios de fondo en la práctica pastoral sin por ello afectar la doctrina católica sobre la familia.

Muchos, quizás, hallen pretencioso lo que escribo aquí. Yo creo que debo decirlo, porque es un testimonio de lo que he visto y vivido a lo largo de casi 45 años. Soy testigo y protagonista (irrelevante, por cierto) de esta época y no puedo callar mis impresiones. Para decirlo en términos al uso en la política argentina: vienen por todo. Están decididos a borrar la Fe de la faz de la tierra. No los soviets, ni los islámicos, sino la secta neomodernista clerical.

Nuestro Seminario diocesano ha dado excelentes frutos reconocidos por recientes cartas laudatorias de la Santa Sede en al menos tres oportunidades durante el pontificado anterior, por los Obispos que nos han visitado y, últimamente, por los Visitadores Apostólicos. Toda sugerencia hecha por la Santa Sede en relación a mejoras sobre el modo de llevar adelante el Seminario, se han cumplido fielmente.

Así como Soros ofreció al presidente uruguayo bajar el riesgo país a los niveles de 1998 a cambio de liberalizar la marihuana, en la reunión con Cristina Kirchner en Estados Unidos, prometió solucionar el tema buitres a cambio de liberalizar las drogas en Argentina

"El Evangelio no es un museo, no es un código penal, no es un código de doctrinas y mandamientos. Es una realidad viviente en la Iglesia y nosotros tenemos que caminar con todo el pueblo de Dios y ver cuáles son sus necesidades. Algunos cardenales temen que haya un efecto dominó y que, si se cambia un punto, todo colapse."

Para aquellos que llegaron a la mayoría de edad durante la Guerra Fría, la idea de que los Cristianos occidentales serían invitados de modo especial dentro del Kremlin parece impensable. Pero esta fue la escena en el Foro Internacional sobre Familias Numerosas y el Futuro de la Humanidad, mantenido en Moscú los días 10 y 11 de Septiembre.

...al Papa mismo se lo preguntamos y él nos respondió que una persona casada por la Iglesia, que se haya divorciado y se haya vuelto a casar por lo civil, no puede acceder a los sacramentos. Dijo el Papa que "esto lo estableció Jesucristo y el Papa no lo puede cambiar".

Por una vez estamos de acuerdo con el Card. Kasper. Es una guerra doctrinal. Y él se ampara, a pesar de sus antecedentes de disidencia con la Cátedra de Pedro en esta materia y otras materias, en un argumento de autoridad: "Yo estoy con el Papa". Se refiere a Francisco, porque no diría lo mismo si reinase Benedicto, Juan Pablo, Paulo VI, mucho menos Pío XII o sus predecesores.

Distribuir contenido