Crónicas de Nuestro Tiempo

Francisco dijo que es necesario estar en guardia ante lo que definió como la "globalización de la uniformidad hegemónica". Una crítica que no deja de ser significativa en momentos en que en Argentina se debate apresuradamente la sanción de un nuevo Código civil.

El papa Francisco nombró hoy auxiliar de la arquidiócesis de Córdoba al sacerdote Pedro Javier Torres Aliaga, actualmente secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones.

Lo dijo el rabino Sergio Bergman al presentar su obra en la cual presenta una semblanza de su amigo y "rabí" (maestro) Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco, en términos de su liderazgo y de la agenda que promovió, ayer en Argentina, hoy en el mundo, en una ceremonia en el Templo Libertad que concluyó con una oración interreligiosa. 

El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, comunista y masón reconocido, agradece al papa dar la impresión de ser ajeno a todo dogmatismo y de dejar lugar para la duda. Ver video.

El ascenso de Bergoglio a la Sede Apostólica ha marcado un cambio brutal. Se pasó de liberar la Misa y discutir objeciones al Concilio Vaticano II a esta guerra despiadada conra todo lo que es tradicional. Bergoglio papa es la apoteosis de los enemigos de la Fe.

La única alternativa al Anticristo será Cristo, quien lo disolverá con el aliento de su boca. Cristo cumplirá entonces el acto final de liberar a la Historia. El hombre no quedará alienado bajo el inicuo. Pero no está anunciado que Cristo salvará a muchedumbre. Salvará sí a su Iglesia, "pusillus grex"(10), rebañito pequeño, a quien el Padre se ha complacido en darle el Reino.

 El INADI presentó una denuncia penal al interpretar que la incursión en el templo católico del grupo identificado como “lefebvrista” puede interpretarse como una incitación a la intolerancia y odio religioso, reprimida con pena de hasta tres años de prisión por la Ley de Actos Discriminatorios.

«El espiscopado –subrayó Francisco– es un don de servicio, no es un honor, y al obispo compete más el servicio que el dominio, según el mandamiento del Maestro, “que quien sea mayor entre ustedes, se vuelva como el más pequeño, como aquel que sirve”». «Siempre en servicio, siempre en servicio», subrayó.

«El espiscopado –subrayó Francisco– es un don de servicio, no es un honor, y al obispo compete más el servicio que el dominio, según el mandamiento del Maestro, “que quien sea mayor entre ustedes, se vuelva como el más pequeño, como aquel que sirve”». «Siempre en servicio, siempre en servicio», subrayó.

Novus Ordo tan lejos de Dios, y tan cerca de Lutero.

Distribuir contenido