Crónicas de Nuestro Tiempo

El autor de este artículo hace algunas reflexiones que, entendemos, tienen interés para ir vislumbrando como entre sombras, qué se juega y hasta donde puede llegar la crisis en esta región, espiritual, económica y geopolíticamente tan ligada a Europa y a la historia de la Fe.

“Lo que esto significa es que hay movimiento en nuestra Iglesia, movimiento para dar la bienvenida a la gente de afuera hacia adentro”, dice la monja co fundadora.

¿No castigaré esto? dice Yaveh; ¿y de tal gente no se vengará mi alma? Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra; 
los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?

La última declaración, tras los asesinatos de los 21 coptos -cristianos que residen en Medio Oriente, particularmente en Egipto, Sudan, Kuwait y Libia desde los primeros tiempos de la Iglesia-: "Estamos en Libia, al sur de Roma"

Pero quizás la afirmación más perturbadora del prelado kasajo sea la que cuestiona la libertad con que Benedicto tomó la decisión de renunciar. “Por desgracia, es obvio que el papa Benedicto con frecuencia no ha tenido éxito en esta materia.  Es difícil creer que el Papa Benedicto XVI libremente haya renunciado a su ministerio como sucesor de Pedro."

En un día como el de hoy, hace dos años, el 11 de febrero de 2013, en la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, renunciaba al supremo pontificado el papa Benedicto XVI. Un hecho que conmovió a la Iglesia y del cual ha surgido el papado más cuestionado de los últimos siglos, y en cierto sentido, de todos los siglos.

Entre los múltiples “pedidos de perdón” del papa Juan Pablo II (Massimo Introvigne dedica un libro completo a estos, llamado Mea Culpa) está la condena de las Cruzadas. Es claro que los actos de ese tipo siempre han tenido un contenido “mediático” mucho más fuerte que el de los textos mismo, a veces vagos y pasibles de varias interpretaciones.

Esta es una extraordinaria noticia, dicha con la sencillez que caracteriza a este prelado admirable. 

 

 

La fama es puro cuento, dice el tango "Mi vieja Viola". Y Francisco lo va aprendiendo.

El sentimiento une, religa, la razón separa. Podemos identifica el sentimiento con la fe, y ésta se ve reducida a meras emociones que encuentran en su mensaje de salvación política y en sus propios sacramentos la esperanza ante el vacío moral en un porvenir mejor.

Distribuir contenido