Crónicas de Nuestro Tiempo

El Jefe de Estado de Macedonia le regaló al Papa una tiara, bordada a mano por las monjas del monasterio de Rajcica, y decorada con perlas del lago de Ohrid. Pero al papa no le gustó.

A un siglo, casi, de Fátima. La cifra invita a imaginar un acontecimiento inminente. Imposible saberlo. Pero sería un error pensar de uno de estos dos modos: Fátima se ha cumplido - Fátima no se cumplirá. Fátima se está cumpliendo. Lo cual implica que hay cosas ya venidas y otra por venir. Hagamos una reseña.

Mire Padre, la Santísima Virgen, en estos ULTIMOS TIEMPOS en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario. De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, sea temporal o sobre todo espiritual, que se refiera a la vida personal de cada uno de nosotros; o a la vida de nuestras familias, sean familias del mundo o Comunidades Religiosas; o la vida de los pueblos y naciones.

Hace un tiempo, mi amigo el Cura ya no puede colaborar con Panorama Católico. Pero sus sermones no pierden vigencia. Imaginemos lo que dijo en su brevísima homilía del 13 de mayo de 2012, recordando la primera aparición de la Virgen a los pastorcitos de Fátima. Allí Nuestra Señora habló de una joven que estaría en el purgatorio hasta el fin de los tiempos.

¿Se habrán dado cuenta ahora, que con FRANCISCO, la iglesia conciliar ha tocado fondo?

 

Se ha hecho pública una carta de fieles paraguayos de Ciudad del Este a Mons. Steckling, sucesor de Mons. Livieres, el obispo que en su momento obró una verdadera resurrección de la diócesis y la creación de un exitoso seminario. 

Todo comenzó cuando la era moderna nacía. Un tal Martín Lutero, muy homenajeado en estos tiempos, hombre teatral, con excelentes condiciones para hacer carrera política en el Conurbano bonaerense, decidió que los votos -religiosos, aclaremos- en especial el de castidad, resultan demasiado gravosos. 

 

La prensa televisiva dio gran repercusión a este vídeo y a las personas allí mencionadas. En días posteriores la repercusiónen la prensa escrita parece haber querido bajar la atención sobre el tema.

Es un placer leerlo. Lo único que en estos días de recorrer notas y documentos me ha causado verdadero gozo espiritual. Es un artículo estupendo, tanto para entender con ejemplos la revolución que trae esta exhortación como que quien no lo haya leído aún, conozca a un magnífico novelista inglés, converso al catolicismo, Evelyn Waugh. 

Se puede decir, con cierta razón, que esta vez es menos dañino que cuando igualaba las religiones y hasta una no-religión con la Iglesia de Cristo. Evidentemente. Pero no menos mentiroso.

Distribuir contenido

Twittet

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?