Espiritualidad

Durante el período entre el día 13 hasta hoy no hemos hecho ninguna referencia a las apariciones de Fátima. Se debe a que en este momento histórico hace 100 años, el lunes 13 de agosto de 1917, los tres videntes de Fátima estaban en la cárcel. 

Cualquier persona, familia, institución o pueblo que se encuentre en medio de tribulaciones, discrepancias, sufrimientos, angustias aparentemente intolerables, discordias, problemas sin solución humana... tienen en el Rosario un arma de eficacia única.

Una de las más impresionantes jornadas de los días trece fue la del mes de julio. En ella la Virgen reveló “el secreto”, el mensaje que había de mantenerse en reserva hasta aviso del cielo a Lucía, quien lo expuso en tres partes, y reveló dos de ellas en los años ’40 a la vez que manifestó que la tercera parte (llamada comúnmente “Tercer Secreto”) se debía revelar en 1960 o tras su muerte, si ocurriera antes de esa fecha.

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

La divina Providencia no había acabado la obra encargada a los pastorcitos. La Virgen dijo a Lucía que, «con el fin de prevenir la guerra, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados de mes». Recordemos, pues, las principales comunicaciones con que el Cielo pidió a Sor Lucía ambas cosas.

 

El 11 de febrero de 1858, Bernadette, una niña de catorce años, recogía leña en Massbielle, en las afueras de Lourdes, cuando acercándose a una gruta, un viento la sorprendió y vio una nube dorada y a una Señora vestida de blanco, con sus pies descalzos cubiertos por dos rosas doradas, que parecían apoyarse sobre las ramas de un rosal, en su cintura tenia una ancha cinta azul, sus manos juntas estaban en posición de oración y llevaba un rosario.

El elemento primordial de la justicia original era la gracia sobrenatural, de la que se derivaban los dones preternaturales. Perdida la justicia original, el pecado original ha de tener como elemento principal la privación de esa misma gracia, de la que se deriva el desorden en que quedan nuestras facultades como consecuencia de esta privación.

Es útil considerar las relaciones o semejanzas que, a nivel de la gracia, presenta el misterio de la Navidad con las apariciones de Nuestra Señora de Fátima. Pareciera que, a primera vista, tales semejanzas no existen, pero, a poco que se considere, se observa que tanto en Navidad como en Fátima aparecen unas mismas ideas de fondo, unas mismas realidades, características del modo de obrar de Dios.

Nectario, un alto funcionario imperial, temiendo por el castigo que su ciudad natal, Calama, pudiera sufrir el rigor de la ley por desmanes cometidos contra los cristianos, escribe a a San Agustín pidiendo su intercesión, ya que él –ya anciano- desea dejar la vida terrena viendo a su patria próspera y floreciente. Nectario era pagano, aunque su padre había sido cristiano. Aquí la respuesta del santo Obispo de Hipona

El espíritu liberal y modernista que ha penetrado en la Iglesia se opone a Nuestro Señor y a su acción. Nuestro Señor es el Camino, pero la libertad religiosa disuelve la Realeza social de Cristo. La Iglesia es el único camino de salvación, pero el espíritu modernista lo relativiza y conduce al indiferentismo religioso.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.