Espiritualidad


En Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Queridos Hermanos,

En este domingo, celebramos la solemnidad de Santa Rosa, la primera flor de santidad de la América Latina y su santa Patrona. Nació en Lima cien años después del descubrimiento de América. Se llamaba Isabel, pero la frescura de su tez le valió el sobrenombre que le ha quedado. Sin embargo su vida no fue todo color de rosa: soportó con admirable paciencia una larga enfermedad y las persecuciones de su familia. Además, sus penitencias eran muy severas, por no decir increíbles, más admirables que imitables, movidas por su amor a su divino Esposo, Jesús crucificado, y por su sed de salvar almas. Por ejemplo, pasó toda una cuaresma en ayuno y oración en una minúscula celda donde ni siquiera podía mantenerse en pie, bebió un día el pus de las llagas de un enfermo, se ciñó un día con una cadena de hierro que cerró con un candado y tiró la llave en el fondo de un pozo…

Desde el mes de julio una reliquia del cuerpo de San Juan Bosco recorre las distintas casa salesianas de la Argentina. A pesar de que la publicidad del hecho fue relativamente mezquina, la figura del querido santo italiano atrae a la concurrencia de gente vinculada a la familia salesiana y católicos en general. El16 y 17 de agosto estarán en la Basilica de María Auxiliadora y San Carlos Borromeo, en el Barrio de Almagro, Ciudad de Buenos Aires. Hipólito Yrigoyen y Q. Bacayuva (1206).

Los invitamos a descargar el archivo donde se consigna el itinerario completo de la reliquia.

Hacer click en el vínculo de abajo para descargar.

Antes de dejar un texto sobre la comunión espiritual, conviene recordar algo sobre la comunión sacramental: durante muchos siglos en la Iglesia la comunión sacramental no fue algo frecuente

A raíz de un intercambio de opiniones con una lectora del sitio, me pareció oportuno enviar algunos textos que pueden dar respuesta a inquietudes que pueden ser de interés general. El primero de lo que será una corta, es sobre la comunión espiritual. Pero antes es importante hacer algunas precisiones para ponerla en contexto.

Durante siglos la comunión sacramental no fue una práctica frecuente. Debemos a San Pío X el decreto que recomienda la comunión frecuente, incluso diaria, bajo ciertas condiciones: 1. Estado de gracia, lo que excluye el pecado mortal; 2. Recta intención; 3. Que los comulgantes estén, en lo posible, libres de pecados veniales plenamente deliberados; 4. Que a la comunión preceda una diligente preparación y le siga la conveniente acción de gracias; 5. Consejo favorable del confesor. 

 Así, pues, al acercarse la fiesta y el mes consagrado al culto de la Sangre de Cristo, precio de nuestro rescate, prenda de salvación y de vida eterna, que los fieles la hagan objeto de sus más devotas meditaciones y más frecuentes comuniones sacramentales. Que reflexionen, iluminados por las saludables enseñanzas que dimanan de los Libros Sagrados y de la doctrina de los Santos Padres y Doctores de la Iglesia en el valor sobreabundante, infinito, de esta Sangre verdaderamente preciosísima, cuius una stilla salvum facere totum mundum quit ab omni scelere (de la cual una sola gota puede salvar al mundo de todo pecado) , como canta la Iglesia con el Doctor Angélico y como sabiamente lo confirmó nuestro Predecesor Clemente VI. Porque, si es infinito el valor de la Sangre del Hombre Dios e infinita la caridad que le impulsó a derramarla desde el octavo día de su nacimiento y después con mayor abundancia en la agonía del huerto, en la flagelación y coronación de espinas, en la subida al Calvario y en la Crucifixión y, finalmente, en la extensa herida del costado, como símbolo de esa misma divina Sangre, que fluye por todos los Sacramentos de la Iglesia, es no sólo conveniente sino muy justo que se le tribute homenaje de adoración y de amorosa gratitud por parte de los que han sido regenerados con sus ondas saludables.

CIUDAD DEL VATICANO, 5 JUL 2009 (VIS).-Benedicto XVI recordó esta mañana antes de rezar el Ángelus que antiguamente el primer domingo de julio se caracterizaba por la devoción a la Preciosa Sangre de Cristo; una tradición confirmada, dijo, "por el beato Juan XXIII, que en la Carta Apostólica "Inde a primis", del 30 de junio de 1960, explicaba su significado y aprobaba las Letanías".

Ante los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa explicó que "el tema de la sangre, ligado al del Cordero pascual, asume una importancia de primer orden en las Sagradas Escrituras", y rememoró la frase de Cristo en la Última Cena: "Esta es la sangre de la alianza, derramada por muchos para el perdón de los pecados".

Letanías de las Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo óyenos.
Cristo escúchanos.
Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Dios Espiritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Santa Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

Cartas al Papa

En un tiempo de gran tribulación, durante el gran Cisma de Occidente, en que llegó a haber tres papas simultaneamente en la Iglesia sin que se supiera a ciencia cierta cuál era el legítimo (y santos en cada uno de estos bandos) una joven terciaria dominica, iletrada, dirigía sus cartas al Sumo Pontífice exortándolo a regresar a Roma y tomar las riendas de la Iglesia. Hoy inauguramos una nueva sección, Cartas al Papa, de Santa Catalina de Siena, introduciéndola con una semblanza de su personalidad y la primera de sus misivas a Gregorio XI.

Por Fr. Mario Agustín Pinto, O. P. Leer más

Todas las advocaciones de la Santísima Virgen, reconocidas por la Iglesia Católica, nos conducen a Ella como a manantial inagotable por donde fluyen todas las gracias que Jesucristo Nuestro Señor nos adquirió munificentemente en su Pasión redentora.

Por ello, la Virgen es llamada Mediadora ante el Mediador y, aún más, Mediadora de todas las gracias ya que, por una disposición inefable y admirable de Dios, Ella es como el cuello por donde llegan al Cuerpo místico todas las infinitas gracias que Jesucristo, su divina Cabeza, nos conquistó con su Sangre.

Éste es, precisamente, el símil que emplea san Bernardo de Claraval para ejemplificar la piadosa y antiquísima doctrina (que, probablemente, alguna vez el Papa defina como dogma de fe) según la cual María Inmaculada –como antes dije- es la Medianera Universal de todas las gracias que, ciertamente, sólo tienen su origen en Cristo.

Escribe Ricardo Fraga

La misa del 8 de mayo en honor a la Aparición del Arcángel San miguel en el Monte Gargano es otra de las ilustres víctimas de la primera poda que sufrió el Misal Romano ya antes de las reformas post-conciliares. El nuevo código de rúbricas de Juan XXIII la relegó al apartado de las misas pro aliquibus locis al igual que la misa de la Invención de la Cruz (3 de mayo) y la de San Juan ante Portam Latinam (6 de mayo), que abrían espléndidamente el mes de las flores. El motivo era la duplicación de fiestas de un mismo titular. El Arcángel San Miguel, en efecto, es conmemorado también el 29 de septiembre. Sin embargo, mientras esta fiesta recuerda también a todos los espíritus angélicos, la de hoy era peculiar del gran príncipe de las huestes celestiales, habiendo sido extendida a la Iglesia universal por san Pío V.

Una vez sobre el sacro solio, san Pío V dio inmediatas muestras de su voluntad de poner en práctica el nuevo espíritu de auténtica reforma de la Iglesia, in capite et in membris. Por de pronto, las sumas de dinero destinadas a los festejos de su elección las hizo distribuir entre los pobres y despidió al bufón de corte de su predecesor (resabio del aseglaramiento que llegó a invadir el entorno del Papado de Roma, en el que habían triunfado ciertos usos del Bajo Imperio). Formó asimismo una comisión presidida por los cardenales Borromeo, Sirleto, Alciati y Savelli para acabar con la relajación del clero secular romano e imponer la nueva disciplina tridentina. En lo personal, no cambió sus morigeradas costumbres: siguió durmiendo sobre un jergón de paja y conservó sus hábitos dominicos bajo los ropajes pontificales (esta decisión personal, dicho sea de paso y como dato curioso, influenció en lo sucesivo el atuendo de los Papas, cuya sotana conservó desde entonces el color blanco de los frailes predicadores, que reemplazó al rojo, el propio de los Romanos Pontífices). El programa del nuevo reinado había quedado plasmado en la alocución del 12 de enero al Sacro Colegio: aplicar a la letra el Concilio de Trento (que había sido clausurado el 4 de diciembre de 1563), combatir la herejía, mantener la concordia entre los príncipes cristianos y organizar la resistencia contra la amenaza turca.

Fraile dominico, de pobrísimo origen, obispo ejemplar, celoso custodio de la doctrina a cargo del Santo Oficio de la Inquisición, Papa salvador de Europa, restaurador de la liturgia y de la doctrina en los tumultuosos años de la Reforma protestante. No temió recurrir a la fuerza de las armas para salvar la civilización cristiana. Ni vaciló en deponer a los obispos indignos, reducir a óbolo para los pobres lo que se gastaba superfluamente en la Santa Sede. Gran promotor del Santo Rosario e instaurador de la devoción a María Auxiliadora, ante cuya imagen lo pinta el retrato, viendo a mismo tiempo que los hechos sucedían, la batalla de Lepanto, "la más grande ocasión que vieron los siglos". Codificador definitivo del Rito Romano que se asocia con su nombre.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.

Editor y Responsable

Declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974. "Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad" ...