Espiritualidad

San Francisco Javier decía que no hay en el mundo más que un solo bien y un solo mal. El único bien, salvarse; condenarse, el único mal. La misma verdad exponía a sus monjas Santa Teresa. Dicho en términos comerciales, de la bancarrota eterna no hay salida, ni refinanciación. Una vez quebrados, para la eternidad condenados.

"¿Buscáis lo que Jesucristo ha comprado? Ved lo que Él dio y sabréis lo que compró: La sangre de Cristo es el precio de la compra. ¿Qué otro objeto podría tener tal valor? ¿Cuál si no es el mundo entero? ¿Cuál sino todas las naciones? ¡Por el universo entero Cristo pagó un precio semejante!" (San Agustín, Tract., XX in Joan.)

¿Por qué no hablar de la finalidad religiosa del dolor, que es, en definitiva, el camino al Cielo del cual tampoco el papa les habla a los niños enfermos, y de los grados de amor al sufrimiento cuyos ejemplos vivos y patentes se han dado en toda la historia cristiana por medio de la acción transformadora de la gracia divina

El pecado es espantoso, pero admite la contrición del publicano para descubrirle su alma “cristiana”; la virtud del fariseo es mil veces peor y lo encierra en la nada de su vanidad y el culto a su pequeña alma “aristotélica”. La cultura cristiana que se desgaja del árbol vivo del Culto es fariseísmo duro y puro.

"Enmendémonos y mejoremos aquello en que por ignorancia hemos faltado, no sea que, sorprendidos por el día de la muerte, busquemos tregua para la penitencia y no podamos encontrarla. 

No podemos juzgar las intenciones; los hechos son abominables. Un obispo ha "deseado éxito" a las sectas protestantes que actúan en su país. Pero la copa es de Francisco, que nuevamente se mete a decir barbaridades sobre temas tan delicados y en los cuales la Igesia hace siglos definió las cosas. 

Con Dios funciona esta forma de pedir: urgirlo a manifestar su misericordia, con modales a veces imperativos (Santa Teresa se destacó en esta ciencia), aunque siempre de rodillas, por contradictorio que parezca. A Dios le gusta que le pidan con insistencia. Y con urgencia.

Nuestro Señor, después de salir de la sinagoga se dirige con algunos de sus apóstoles a la casa de Pedro y Andrés. La suegra de Simón Pedro padecía unas fiebres y ellos le hablan a Jesús sobre esto. Ingresando la hizo levantar y al tocar su mano la fiebre desapareció, y ella los atendía y servía.

Hoy en día, con mucha frecuencia, se acepta y elogia la música de ciertos cantantes cuando tocan canciones "piadosas" haciendo abstracción del tipo de música que habitualmente han cantado. ¿Es esto saludable para la espiritualidad de los fieles? Dejemos de lado el tema, por obvio, de la música apta para la liturgia. Solamente ciñámonos a la cuestión: ¿es cristiana, espiritualmente sana, grata a Dios, este tipo de música, cantada por estos personajes de tan desastrada vida? 

En vísperas de un conclave, los periodistas están publicando listas de papabili y especulando sobre las chances de unos y otros de ser elegidos papa. ¡Algunas apuestas se hacen públicas, inclusive, hay gente que afiebradamente sigue las “fichas” de los cardenales!

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Editor y Responsable

Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.

Marcelo González

Recientemente hizo algo de ruido una pastoral del obispo de Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, que es un personaje muy pintoresco. Su rol mediático más reciente tuvo lugar cuando cierto ex funcionario público decidió esconder unos 10 millones de dólares en billetes en cierto convento bajo su jurisdicción.