Espiritualidad

Como es sabido por todos los católicos, la Santa Casa de Nazaret fue trasladada milagrosamente por los ángeles ante el peligro de ser destruida, durante la primera expansión musulmana. Después de diversas peripecias se estableció en Loreto, Italia, donde una hermosa basílica protege la sagrada reliquia.

IV. APOSTOLADO DEL ACTO DE DOLOR

El primer hecho estrepitoso

El 13 de Julio de 1917, en su 3ra. aparición en Fátima, la Santísima Virgen María anunció que vendría a pedir la Consagración de Rusia a Su Inmaculado Corazón. Transcribimos a continuación la primera parte del capítulo VI del Tomo I, de "Toute la Vérité sur Fatima", la obra más completa que se haya escrito hasta ahora sobre el tema Fátima, cuyo autor es el Hermano Michel de la Sainte Trinité.

 

Verdaderamente, "el momento ha llegado", y durante dos siglos los pedidos del Cielo se han vuelto más y más acuciantes. La hora ha llegado para la Iglesia jerárquica, la que ha recibido como depósito el tesoro de la Revelación Divina, de hacer que brille toda la gloria del Inmaculado Corazón, autorizadamente y en nombre de Cristo, como la Mediadora de Gracia y Misericordia para todas las almas y para todas las naciones, para la Iglesia y para la Cristiandad.

En tiempos en los que se confunde la paz con el pacifismo, la caridad y la tolerancia con el indiferentismo religioso, la predicación de la Fe y la piedad con el sentimentalismo, la vida y obras del peculiarísimo fraile italiano nos ayudan a comprender en profundidad la naturalez del catolicismo. De ese catolicismo tan misterioso para el hombre moderno, porque puede ser pacífico y militante, caritativo a la vez que inflexible con el error, dulce y paciente, firme y constante.

Un santo al que recurrir en estos tiempos en que el Demonio triunfa en el mundo.

Oración para todos los días

Distribuir contenido

Twittet

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.

Marcelo González

No que sea un descubrimiento, sino más bien una verdad que cada tanto se nos impone con una evidencia que aplasta. Nos consideramos buenos cristianos y con razón. Porque en un tiempo de persecución y apostasía estamos del lado de la Iglesia y tratamos de ser fieles a Cristo.

Editor y Responsable

Margarita Barrientos, nacida en Añatuya, Santiago del Estero, la diócesis más pobre del país, expresa estas sorprendentes impresiones. Su educación, en el interior profundo de la Argentina, la muestra heredera de la Fe tradicional y asoma en su modo de expresarse. Pero también es importante recordar quienes fueron los obispos de su ciudad, cabeza del obispado, durante su vida.

 

Juan Lagalaye

La primera Misa en el actual territorio argentino fue celebrada en el Domingo de Ramos del 1520, circunstancia litúrgica que entonces asignaba de manera peculiar el reconocimiento de la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo.

Editor y Responsable
- Vamos a manifestarnos por los que no tienen voz.- A elevar nuestra súplica y nuestros cantos por los que no pueden hacerlo aún.- No vamos a pedir un debate, ni a simplemente hacer número para que se tenga en cuenta.- Vamos como católicos, apostólicos y romanos, a plantar bandera y rezar a Dios Nuestro Señor para que ilumine o a nuestros gobernantes.