Fraternidad Sacerdotal San Pío X

Tengamos los pensamientos de la Iglesia, seamos fieles a Nuestro Señor, permanezcamos aferrados a su Santo Sacrificio, a sus enseñanzas y a sus ejemplos. Leía ayer que el Cardenal Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, temía una “protestantización de la Iglesia”. Y tiene razón. Pero, ¿qué es la misa nueva, sino una protestantización de la misa de siempre? ¿Y qué pensar del Papa que, como sus predecesores, visita un templo luterano?

El 21 de noviembre de 1974, el arzobispo Marcel Lefebvre realizó una breve declaración doctrinal que produciría enorme impacto en su momento y durante largo tiempo. Y que toma particular relevancia en éste, bajo el reinado de Francisco, cuyas características el arzobispo francés luego jefe involuntario del tradicionalismo y fundador de la FSSPX describía en ese momento, a menos de diez años del cierre del Vaticano II, con sorprendente anticipación.

La Relación final de la segunda sesión del Sínodo de la familia, publicada el 24 de octubre de 2015, lejos de manifestar un consenso de los padres sinodales, constituye la expresión de un compromiso entre posturas profundamente divergentes. La impresión general que se desprende de este texto es la de una confusión que no dejará de ser explotada en un sentido contrario a la enseñanza constante de la Iglesia.

Ayer fue un día paradójicamente claro en materia de confusión.

En carta al presidente del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización, el papa Francisco dispone que la FSSPX puede confesar válida y lícitamente durante el Año Santo de la Misericordia. Esta sorprendente novedad fue respondida por un comunicado de la Casa General de la congregación.

Durante las ordenaciones que han tenido lugar en el Hemisferio Norte durante los últimos días de junio, en especial el día de San Pedro y San Pablo, la FSSPX ha superado ligeramente el número de 600 sacerdotes, el más alto de su historia de 40 años.

La Santa Sede nombra a Mons. Fellay "juez" de un sacerdote de la FSSPX por una causa que se caratula entre los "delitos graves". 

No es necesario extenderse mucho para comprobar el estado de crisis en el que se encuentra nuestra Santa Madre Iglesia. Sin embargo, en estos últimos tiempos un cierto número de indicios inquietantes nos llevan a pensar que entramos en una fase todavía más intensa de desórdenes y confusión.

Traducimos un comentario de la revista Le Seignadou, editorial del mes de mayo de 2015. En él el P. Simoulin comenta con ironía y dolor la actitud dúplice de Mons. Pozzo y de muchos prelados del Vaticano.

Interesado por el "branding" a propósito de varias denuncias recibidas en este portal, indagué sobre el origen de esta presunta herejía. No fue fácil encontrar textos del Magisterio, en realidad fue imposible.

Distribuir contenido