Fraternidad Sacerdotal San Pío X

Dici publica las cifras provisorias pero casi finales de rosarios (coronas) rezadas en la última cruzada convocada en 2011 y que culminó el día de Pentecostés del corriente:  11.516.734.
Si Benedicto XVI logra salirse con la suya probablemente cometerá un nuevo, grave, error que hará estallar una oleada de protestas, críticas y rebeliones, sobre todo en Europa, contra la decisión de reincorporar a la Iglesia a los secuaces de monseñor Lefebvre, que fueron fulminados con la excomunión por Juan Pablo II en 1988.

Entrevista del Cardenal Burke al Catholic News Service. Este es el cardenal cuya carta al Card. Bertone fue parcialmente revelada en uno de los "vatileaks". Allí le enrrostraba al Secretario de Estado "el vergonzoso asunto de los Neocatecumenales".


Mons. Bernard Fellay, Superior general de la Fraternidad San Pío X, acompañado del Primer Asistente general, el Padre Niklaus Pfluger, fue recibido por el cardenal William Levada, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien le entregó la evaluación de su dicasterio sobre la Declaración doctrinalpresentada por la Fraternidad el 15 de abril de 2012, en respuesta al Preámbulo dcotrinal entregado el 14 de septiembre de 2011 por la Congregación de la Fe.

El diálogo entre la Santa Sede y los lefebvrianos se encuentra en un punto decisivo. Después de haber estudiado con atención el texto del “preámbulo doctrinal” con las modificaciones que pidió el superior de la Fraternidad San Pío X, Benedicto XVI habría tomado una decisión y se la habría comunicado al cardenal William Levada, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y al secretario del mismo dicasterio, el arzobispo Luis Ladaria Ferrer, durante la audiencia que concedió a ambos religiosos el sábado pasado.

"Así pues, es la actitud de la Iglesia oficial la que ha cambiado, nosotros no. No somos nosotros los que hemos pedido un acuerdo, es el Papa el que quiere reconocernos. Podemos pues preguntarnos el porqué de este cambio. ¡Todavía no estamos de acuerdo doctrinalmente, y sin embargo el Papa quiere reconocernos! ¿Por qué? La respuesta es ésta: hay problemas tremendamente importantes en la Iglesia de hoy".

Recibimos de un lector una crónica de las dificultades que vienen presentando las autoridades de la Catedral de Tucumán a la celebración de la Santa Misa según el rito tradicional. Las esperábamos. Era inevitable. Ahora hay que dar la pelea mayor. En primer lugar, Mons.Zecca no se encuentra en Tucumán, de modo que podemos concederle el beneficio de la duda. No creemos que haya tomado una decisión tan trascendente si el deseo de sostenerla. Sería una pena, confiamos en que se mantendrá firme.

El silencio es lo único prudente que podemos hacer antes de que sepamos los detalles de las cosas. Si lo que se sepa, una vez revelados los hechos, queda en el campo de las decisiones prudenciales, el sentido común nos manda aceptarlo aunque no nos parezca la mejor decisión. Y si no lo fuera,  es obligación estar dispuestos a defender el terreno ganado si alguien quisiera avasal

Con tan escandalosa decisión,  el Papa Benedicto debería, en su lamentable y completo aislamiento, quedar  inclusive más separado aún del Pueblo de Dios. Debería tomar advertencia de la doctrina  clásica sobre el cisma...  Un papa cismático pierde su cargo...

“Extrañamente,  los dos documentos más controversiales” para la FSSPX –sobre la libertad  religiosa (Dignitatis humanae) y las relaciones con los no cristianos (Nostra  Aetate)-“no tienen carácter vinculante  en su contenido doctrinal, de modo que se puede dialogar sobre ellos,” 

Distribuir contenido