Fraternidad Sacerdotal San Pío X

Con motivo del 50° aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, ediciones Courrier de Rome publicó un estudio del padre Jean-Michel Gleize, profesor de Eclesiología en el Seminario de Econe, quien participó como teólogo en las reuniones doctrinales con la Santa Sede entre 2009 y 2011. 

Chesterton escribió este texto para describir por donde se descaminaba el pensamiento moderno.  Hoy, que el neomodernismo gobierna de las estructuras de la Iglesia con suma comodidad, no está de más aplicarlo, al menos como prueba de sanidad espiritual, a aquellos que reivindican una suerte de tradicionalismo de “dos más dos es cuatro”.
Para el P. Iraburu y sus seguidores, está todo bien en las autoridades eclesiásticas, y si hay alguna crisis en la Iglesia es por “mala  interpretación del CVII”. 

Recibí un comentario pidiendo confirmación sobre una entrevista fechada por varios sitios el 31 de julio de 2012. No fue difícil encontrar a quien lanzó el error. Los dichos de Mons. Fellay son en realidad del 31 de julio de 2009. Si embargo, para algunos "todo va según el plan..."


La FSSPX representa para mí –un católico relativamente nuevo e inquisitivo- una fuente confiable de Verdad no comprometida con la ideología moderna y políticamente correcta. No deseo atribuir un carácter monolítico o universal a la ciencia y piedad de sus miembros, pero en general reflejan la Tradición Católica en su sentido verdadero.
No obstante su disposición  acuerdista, hacia fines de junio rechazó la propuesta que el 13 de dicho mes le  presentó el Cardenal Levada, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
En el caso, la afirmación de  que el error es un derecho, dice Mons. Fellay, no está dicho en el texto mismo del Concilio, aunque sí promovido  como si el Concilio mismo lo hubiese dicho. (¡Diabólica pirueta para inducir al  engaño esta distinción de Mons. Fellay! Vade retro!)

El capítulo general de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, que ha concluido hace pocos días, ha dado a conocer una declaración acerca de la posible normalización canónica de la relación entre dicha Fraternidad y la Santa Sede. No obstante esa declaración se haya hecho pública, sigue siendo, ante todo, un documento interno, para el estudio y la discusión entre los miembros de la Fraternidad”.

Al término del Capítulo  General de la   Fraternidad Sacerdotal San Pío X, reunidos en torno a la  tumba de su venerado fundador, Mons. Marcel Lefebvre, y unidos a su Superior  General, nosotros los participantes, obispos, superiores y miembros más  antiguos de la Fraternidad,  queremos hacer llegar al cielo nuestras más vivas acciones de gracias por los  cuarenta y dos años de tan maravillosa protección divina sobre nuestra obra, en medio de una Iglesia en total crisis y de un mundo que se aleja cada día más de  Dios y de su ley.

  

DICI: ¿Cómo se desarrolló el Capítulo General? ¿Cuál fue la atmósfera?

Mons. Fellay: ¡Una atmóstera bastante calurosa ya que el mes de julio es particularmente tórrido en el Valais! Pero al mismo tiempo una atmósfera de mucha aplicación, sobre el fondo, ya que los miembros del Capítulo pudieron intercambiar pareceres libremente, como conviene a una reunión de trabajo de este género.


Distribuir contenido