La Crisis de la Iglesia

Hace años que nuestro ambiente se engalana con un término para definir a una nueva clase de enemigos: los “neocones”. No pretendo, no puedo, ni quiero dar pelea sobre lo que esto significa en sus formas más sutiles de interpretación, que suelen ser el pan de la pedantería intelectual de hoy y hambre eterna de conceptos sólidos.

Traducimos un comentario de la revista Le Seignadou, editorial del mes de mayo de 2015. En él el P. Simoulin comenta con ironía y dolor la actitud dúplice de Mons. Pozzo y de muchos prelados del Vaticano.

En dos años como Papa jamás le había ocurrido ser atacado tan ásperamente como hoy por Turquía, a causa de su denuncia del genocidio armenio. Un punto de inflexión en el pontificado. 

 

Cuando nos congratulábamos por la condena del genocidio de católicos armenios, en una homilía en la que incluyó referencias  a los cristianos perseguidos actualmente por los musulmanes, encontramos este vídeo decepcionante. El esposo de Asia Bibi y su hija recibieron menos atención que cualquier hincha de San Lorenzo.

Por Resolución 25/15 de fecha 17 de marzo de 2015, la FSSPX queda reconocida como un Instituto de Vida Consagrada de la Iglesia Católica en la Argentina, encuadrada en la ley vigente.

El 12 de abril de 2015 el diario argentino Clarín dio a conocer la decisión del Secretario de Culto, Guillermo R. Oliveri, publicada en el Boletín Oficial de la República Argentina el 9 de abril 2015, conforme a la cual la Fraternidad San Pío X fue reconocida en Argentina como persona jurídica y se dispuso su inscripción en el Registro de Institutos de Vida Consagrada, que contiene la nómina de las órdenes y de las congregaciones religiosas católicas presentes en Argentina.

El 9 de abril, durante la Congregación de Provincia de los jesuitas de España que se está celebrando en Loyola (Guipúzcoa) se ha elegido a los 6 jesuitas que participarán en la próxima Congregación General (CG) de la orden. La que será la CG 36 comenzará en Roma el 2 de octubre de 2016 y en ella se espera elegir al sustituto del P. Adolfo Nicolás SJ, actual superior general de la Compañía de Jesús.

La Iglesia actual está a la expectativa. Todo sigue un aparente curso de normalidad, pero los ánimos están suspendidos hasta lo que depare el Sínodo. La sensación de cambio es palpable en muchos ambientes y muchas son las ilusiones en que suponga el inicio de una verdadera revolución. No, no es un Sínodo más. Y no se quiere que sea un Sínodo más. 

La comprensión real de la catástrofe conciliar es imposible cuando se ha perdido el contacto con la liturgia tradicional. Y la esperanza sobrenatural en las promesas de asistencia de la Iglesia, aún en la crisis más terrible de la que se tenga memoria como la que vivimos hoy, no se puede sostener sin el contacto frecuente con la liturgia tradicional.

Podría ser una solución, yo diría que un paso, tal vez, no sé, no sé el futuro, no soy un profeta. Pero es posible. En cualquier caso, tenemos que tener estas disposiciones y no una disposición de ruptura, una oposición por la oposición, oposición a la Iglesia, no en absoluto".

Distribuir contenido