La Crisis de la Iglesia

Sólo podemos decir: "Bienvenidos" a los amigos que llevados por una saludable "onda retro" han resuelto desempolvar las iniquidades del fallecido -Paco Pepe dixit- Card. Bergoglio que ahora es Francisco. Pero Bergolio ES Francisco, y Franciso ES Bergoglio, lamentablemente.

Leí hace unos días un hermoso artículo llamado “El velo, un honor para la mujer”, enumeraba allí tres razones, tomadas entre otras, para explicar por qué el velo en las mujeres:

Para Francisco, la separación de los Veterocatólicos también es culpa de la Iglesia.

El obispo de Albano prohibe a los fieles recibir los sacramentos de la FSSPX bajo pena de "salir de la comunión de la Iglesia Católica". ¿Lo que se viene?

Los argentinos que hemos tenido la oportunidad de conocer al Papa Francisco mientras era arzobispo de Buenos Aires tenemos, creo yo, el deber de revelar a los cristianos de otros países el enorme estropicio que sufrió la Iglesia en Argentina durante su mandato.

Puesto que todas las personas, como criaturas de Dios, tienen dones y cualidades valiosos, ¿a qué se debe esa mención especial a los homosexuales?

«Papa Francisco, soy tu hija, Asia Bibi. Te ruego: reza por mí, por mi salvación y por mi libertad. En este momento solo puedo encomendarme a Dios, que es el Omnipotente, aquel que todo lo puede».

Son las fuertes palabras que Asia Bibi, mujer y madre cristiana condenada a muerte por blasfemia en Paquistán, escribió a Papa Francisco después de que la Alta Corte de Lahore confirmara el veredicto de la condena.

Tras la clausura del Sínodo extraordinario sobre la familia, el Papa Francisco llevará a cabo el domingo el 19 de octubre de 2014 la beatificación del Papa Pablo VI. La Fraternidad Sacerdotal San Pío X quiere expresar sus más serias reservas sobre las beatificaciones y canonizaciones de los últimos Papas, cuyos abreviados procesos infringen la sabiduría de las reglas seculares de la Iglesia

«Das Drama geht weiter!» (El espectáculo debe continuar) ha declarado en una entrevista el Cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Munich de Baviera (en el periódico “La Repubblica” del 20 de octubre de 2014). El espectáculo es el del Sínodo de los Obispos, en el que hemos asistido a un imprevisto golpe de teatro desarrollarse en la misma sala.

En relación al Sínodo Extraordinario y sus consecuencias, en el contexto del pontificado de Francisco y en el más amplio (si cabe decirlo así) de la situación mundial, quizás prematuramente, en todo caso provisoriamente, podemos intentar respondernos dónde estamos.

Distribuir contenido
No haga clic