La Crisis de la Iglesia

¿Qué autoridad tendrían el Papa, o los Concilios (no hablemos de los presbíteros), para cambiar la Palabra de Dios, modificar Evangelios, Epístolas, etc.? Ni siquiera para legislar lo que está bien y lo que está mal en la materia “mediante encíclicas”, como si el Vaticano fuera el autor de la Ley.

Una visión crítica del documento papal: La Exhortación, que peca (como ya es costumbre en Roma desde Juan XXIII) de poco clara, poco concisa, poco concreta, nada imperativa y excesivamente colegial, parte de una premisa falsa: la valoración positiva del Concilio Vaticano II y la reforma litúrgica derivada de él.

Escribe José Mª Permuy Rey


¿Y la buena noticia?

Es doloroso a veces hablar de la Iglesia, nuestra Iglesia en particular en algunos momentos. Pero es necesario hablar, precisamente por amor a la Iglesia.

Se busca traductor, se busca

Créase o no, parece ser que en el Vaticano no hay quien pueda traducir bien del latín. Si no me cree, lea las versiones “oficiales” de la reciente exhortación apostólica post-sinodal, especialmente uno de los párrafos que más escándalo ha provocado en los medios de (in) comunicación social o de (des) información, como también se los llama.

 

Dable es señalar el que Castellani no sólo predijo, sino que profetizó todo lo que hoy nuestra Argentina padece. Por no haber hecho caso a sus advertencias, hoy estamos así. Una sola afirmación dicha hace cuarenta años, es suficiente si queremos dar una muestra de lo que afirmamos.

“Me retiré para formar una familia”

El ex sacerdote Mieja Riquelme aclaró por qué le solicitó la dispensa sacerdotal al arzobispo de Tucumán. El ex cura de Ranchillos dijo que no se sintió decepcionado por la decisión del Arzobispado de no aceptar su ayuda.

El autor de estas líneas, Dr. Juan Olmedo Alba Posse, resume en los siguientes apuntes las posibles confusiones a las que puede mover el mensaje de Cuaresma del Cardenal Primado de la Argentina y Arzobispo de Buenos Aires, Mons. Jorge Bergoglio. Aquí las notas, al pie el mensaje al cual hacen alusión:

Los asistentes al II Congreso Latinoamericano y del Caribe sobre Doctrina Social de la Iglesia no podían encontrar en el discurso del poderoso Cardenal-Presidente del Pontificio Consejo «Justicia y Paz» y del Pontificio Consejo para la Pastoral de Emigrantes e Itinerantes, una invitación a la lucha por los derechos de Dios en el campo político sino una blanda tentación de continuar con el nefasto colaboracionismo que tan útil le ha resultado a las democracias ateas.

Por Cosme Beccar Varela


Con motivo de la entrevista al decano de la Facultad de Filosofía de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires

En la edición del diario "La Nación" (28/10/2006), se ha publicado una entrevista realizada por Sebastián Dozo Moreno a Néstor Corona, decano de la Facultad de Filosofía de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires.

“Debe la misma universidad católica ser ejemplo de cristianismo vivo y operante”. (Juan Pablo II, Alocución Universitarios, 3. AAS LXXI, p. 237).
 

Escribe Juan Olmedo Alba Posse 


Sorprendente 

 

Distribuir contenido

Twittet

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.
Marcelo González

En un artículo titulado “La Gran Comedia de “la Vida” publicado el 27 de febrero de este año expresé mis reservas a lo que creo es como mínimo un enfoque equivocado al desafío de las ideologías feministas, abortistas, de género, etc. En particular contra el aborto, cuando se anunciaba una marcha que resultó multitudinaria, extraordinaria y sorprendente, una marcha que demostró que el rechazo al aborto es muy fuerte en la sociedad argentina. 

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo