La Crisis de la Iglesia

La Teología Mutante y el Fin del Dogma

En esta segunda nota de la serie "Saldo de un Pontificado" seguimos comentando aspectos de los 25 años del reinado de Juan Pablo II. A fin de trascender lo meramente anecdótico o laudatorio, tan recurrido por los medios en estos días, tratamos de hilvanar reflexiones sobre el momento tan particular de este tiempo de duelo y precónclave con una mirada sobre el estado de la Iglesia.

La catarata de alabanzas que la prensa mundial destina al pontífice fallecido huele a rancio. Son los mismos medios que denostaban su "extremo conservadurismo", los que exigían su renuncia tildándolo de incapaz de gobernar a causa de su decaimiento físico.

Nos preguntábamos al final de la nota segunda de esta serie qué elementos objetivos pueden dar pie a evaluaciones tan contradictorias sobre el pontificado de Juan Pablo II.

El hombre actual, inclusive el católico de estos días, tiene una imagen muy distorsionada de Pío XII. Se lo tiene por un hombre amargo, presuntuoso, autoritario. Alguien desentendido de toda otra actividad que el cuidado de una ortodoxia fría y alejada de los problemas humanos ( ¡como si esto fuese posible!) Absorto en los tejemanejes entre la Iglesia y el poder mundano. Y dedicado a ceremonias pomposas y alejadas del sentir del pueblo.

Escribe Marcelo González

Edición completa, carta introductoria dirigida al Santo Padre Paulo VI y notas del Breve Examen Crítico.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.

Editor y Responsable

Declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974. "Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad" ...

Editor y Responsable

 

Primera entrevista al nuevo Superior General de la FSSPX, don Davide Pagliarani.

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.