La Crisis de la Iglesia

El estudio realizado por la Fundación Santa María da cuenta de un descenso brutal ya no solo en la práctica religiosa sino en la identificación de los jóvenes españoles como miembros de la Iglesia. Los datos resumidos abajo son suficiente evidencia de que hay un serio problema en la pastoral. ¿O es que quizás el problema sea más profundo, y competa a la fe de quienes tienen la función de predicar?

La catarata de alabanzas que la prensa mundial destina al pontífice fallecido huele a rancio. Son los mismos medios que denostaban su "extremo conservadurismo", los que exigían su renuncia tildándolo de incapaz de gobernar a causa de su decaimiento físico.

Nos preguntábamos al final de la nota segunda de esta serie qué elementos objetivos pueden dar pie a evaluaciones tan contradictorias sobre el pontificado de Juan Pablo II.

El hombre actual, inclusive el católico de estos días, tiene una imagen muy distorsionada de Pío XII. Se lo tiene por un hombre amargo, presuntuoso, autoritario. Alguien desentendido de toda otra actividad que el cuidado de una ortodoxia fría y alejada de los problemas humanos ( ¡como si esto fuese posible!) Absorto en los tejemanejes entre la Iglesia y el poder mundano. Y dedicado a ceremonias pomposas y alejadas del sentir del pueblo.

Escribe Marcelo González

Edición completa, carta introductoria dirigida al Santo Padre Paulo VI y notas del Breve Examen Crítico.

ENCÍCLICA "MORTALIUM ANIMOS"

(6-4-1928)

ACERCA DE COMO SE HA DE FOMENTAR LA VERDADERA UNIDAD RELIGIOSA.

PÍO PP. XI

Venerables Hermanos: Salud y bendición apostólica

Iglesia en Crisis I: La Iglesia y el Mundo

Contemplación vs. Acción: un falso dilema

Nunca tantas palabras escondieron tanto silencio

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.