La Razón de Nuestra Fe

 Ningún pontífice en toda la historia ha despertado este temor específico que se está extendiendo alrededor de la iglesia: de que el magisterio, la autoridad de enseñanza investida en Pedro por Jesús, no esté segura en sus manos.

Este año se han cumplido los 40 años del fallecimiento del Padre Roger Thomas Calmel (1914-1975), digno hijo de Santo Domingo, defensor intrépido de la fe, de la misa y del sacerdocio en tiempos de prueba.

La crítica a los «fariseos» es habitual en las palabras del papa Francisco. En numerosos discursos pronunciados entre 2013 y 2015, ha hablado de la«enfermedad de los fariseos», «que reprochan a Jesús que no respete el sábado» los escribas, fariseos y doctores de la ley del tiempo de Jesús».

Es necesario para salvarse creer que en la Iglesia se halla el perdón de los pecados, por tratarse de uno de los misterios que el Credo nos manda creer, y por haberlo declarado expresamente nuestro Señor al decir a sus Apóstoles: «Era necesario que Cristo padeciese y resucitase de entre los muertos al tercer día, y que en nombre suyo se predicase la penitencia y el perdón de los pecados a todas las naciones» (Lc. 24 47).

Al día siguiente del XIV Sínodo sobre la Familia, parecería que todos han ganado. Ha ganado el papa Francisco, porque ha conseguido elaborar un texto que pone de acuerdo a dos posturas opuestas. Han ganado los progresistas, porque el texto aprobado admite la Eucaristía para los divorciados vueltos a casar. Han ganado los conservadores, porque el documento no alude en concreto a la administración de la comunión a los divorciados y rechaza el matrimonio homosexual y la teoría de género.

La Relación final de la segunda sesión del Sínodo de la familia, publicada el 24 de octubre de 2015, lejos de manifestar un consenso de los padres sinodales, constituye la expresión de un compromiso entre posturas profundamente divergentes. La impresión general que se desprende de este texto es la de una confusión que no dejará de ser explotada en un sentido contrario a la enseñanza constante de la Iglesia.

Francisco suele repentizar muchas de sus declaraciones y no se las puede tomar en serio. Pero esta que comento aquí no la inventó en el momento, la traía en la mochila.

Amaría ciertamente un don de su esposo; pero si dijese: «Me basta este anillo, y ya no quiero ver más a mi esposo», ¿qué amor sería éste? ¿Quién no reprobaría locura semejante? ¿Quién la excusaría de un afecto adulterino?

Reproducimos a continuación el artículo del Prof. Roberto de Mattei sobre el combate de un santo monje griego contra la aprobación del adulterio realizada por un Sínodo de obispos, bajo la presión del emperador o basileus bizantino, a fines del siglo octavo.

En estos tiempos, hijos del Neomodernismo parasitado en la estructura de la Iglesia, se han cometido toda clase de abusos. Muchos han sido de las palabras más genuinamente católicas. Una de ellas, profecía, ha resultado particularmente enlodada.

Distribuir contenido

Twittet

Editor y Responsable

La reciente canonización de Mons. Manuel González García, apóstol de la adoración eucarística se asocia con un presedente regio: la Reina Isabel, la Católica, devotísima del Santísimo Sacramento. Aquí un paralelismo publicado por el boletín de la Asociación Reina Católica, que promueve su beatificación.

Editor y Responsable

Se llamaba Eugenio Pacelli y había nacido en Roma el 2 de marzo de 1876, reinando el Beato Pío IX, de noble y catolicísima familia, devotísima a la Santa Sede. Siendo un niño de pocos años los Padres Filipinos de la iglesia que frecuentaba solían verlo todas las tardes arrodillado ante el Sagrario, mirando como un pequeño ángel hacia su Señor y mayor amigo. Por la mañana, antes de ir a la escuela, había servido ya en la S. Misa recibiendo la comunión.

Antonio Caponnetto

Desnaturalizadas y traicionadas tan importantes categorías de la vida espiritual y moral,como la misericordia y el perdón, en aras de la dignidad humana que es uno de los grandes neodogmas conciliares, lo que resulta, tras visitar este outlet eclesial de Francisco, es un revoltijo de homúnculos abajados por una fe sociomórfica.

P. José María Mestre Roc FSSPX

En la espiritualidad de Fátima encontramos unos caracteres que son propios y esenciales de toda espiritualidad cordimariana y aparecen siempre en ella, mientras que otros son puramente circunstanciales a la coyuntura y finalidad de las apariciones de Fátima.

Roberto de Mattei

A estas alturas no se entiende qué necesidad pueda haber de un acuerdo entre Roma y la Fraternidad fundada por monseñor Lefebvre, dado que la postura de los mencionados sacerdotes está de hecho regularizada, y que los problemas que aún están sobre el tapete, como salta a la vista, son de escaso interés para el Sumo Pontífice.

Marcelo González

Tiempo raro el que vivimos. Mientras temblaban la placas tectónicas en el Cono Sur y en el Japón, Francisco daba a luz otro documento. Como en la fábula clásica, tantas veces recordada, fue otro parto de los montes. Tembló la tierra y dio a luz… un ratoncito.

Editor y Responsable

Los cardenales solicitaron al papa Francisco que aclare la “grave desorientación y gran confusión” respecto a la interpretación y aplicación práctica de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, particularmente el capítulo VIII y los fragmentos relacionados a la admisión a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar, así como la enseñanza moral de la Iglesia.