La Razón de Nuestra Fe

Preparando una serie de notas sobre la Exhortación Apostólica fruto de los sínodos contra la familia, presentamos el comentario de Roberto de Mattei. Es necesario que las palabras que describan este documento sean mesuradas, porque para espanto y está la propia realidad.

El pontífice nos exhorta a difundir y defender las verdades de la Fe en todos los órdenes, no como maestros a quienes no lo somos, sino como comunicadores de las verdades recibidas de los maestros. Y para el cabal entendimiento de esas verdades es necesario estar unidos.

Cuando la necesidad apremia no sólo deben guardar incólume la fe los que mandan, sino que “cada uno esté obligado a propagar la fe delante de los otros, ya para instruir y confirmar a los demás fieles, ya para reprimir la audacia de los infieles” (*). Ceder el puesto al enemigo, o callar cuando de todas partes se levanta incesante clamoreo para oprimir a la verdad, propio es, o de hombre cobarde o de quien duda estar en posesión de las verdades que profesa. 

Se está presentando en la Argentina el libro "Política Cristiana" del R. P. Guillermo Devillers. Asistimos a una de esas presentaciones, de la cual haremos reseña aparte. Como adelanto, reproducimos una entrevista al autor publicada en otro medio.

"No preguntéis quién es el enemigo; ni qué vestidos lleva. Éste se encuentra en todas partes y en medio de todos. Sabe ser violento y taimado. En estos últimos siglos ha intentado llevar a cabo la disgregación intelectual, moral, social, de la unidad del organismo misterioso de Cristo.

San Francisco Javier decía que no hay en el mundo más que un solo bien y un solo mal. El único bien, salvarse; condenarse, el único mal. La misma verdad exponía a sus monjas Santa Teresa. Dicho en términos comerciales, de la bancarrota eterna no hay salida, ni refinanciación. Una vez quebrados, para la eternidad condenados.

Nuestros ancestros de la catolicidad podrían ser pecadores, pero normalmente conocían las verdades básicas de la Fe. Así lo atestigua este romance sobre las postrimerías que tan oportunamente ilustra el Año de la Misericordia.

Y vosotros, cristianos, para quienes la Buena Nueva es como si no existiera, porque vuestros corazones están muertos por el pecado: he aquí que se acerca el que es la vida. "¿Por qué habréis de preferir la muerte? Él no quiere la muerte del pecador sino que viva".

Es lo que sostiene el cardenal africano Robert Sarah en su libro "Dios o nada" y en la discusión que le siguió. En forma exclusiva aquí el anticipo de una intervención de su autoría, en el próximo número de "L'Homme Nouveau".

Regularmente, sobre todo en tiempo de elecciones de autoridades públicas, surge entre los católicos más tradicionales la duda sobre la doctrina de la Iglesia en esta materia. Muchos, sin dudas pero tampoco sin certezas bien fundadas, condenan hasta el acto de votar en los comicios.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Ningún lector regular de Panorama Católico puede dudar de mi posición ante Francisco, el papa Bergoglio. Y esto no lo digo porque mi opinión tenga alguna importancia, sino solo para orientar a quien tenga ganas de leer lo que sigue.

P. José María Mestre Roc FSSPX

La divina Providencia no había acabado la obra encargada a los pastorcitos. La Virgen dijo a Lucía que, «con el fin de prevenir la guerra, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados de mes». Recordemos, pues, las principales comunicaciones con que el Cielo pidió a Sor Lucía ambas cosas.

 

Marcelo González

Como en todo el orbe católico los grandes santuarios marianos convocan multitudes, se necesita al menos estar prevenido. Si el 13 de mayo próximo se reuniesen en Fátima dos millones de personas (en realidad no cabrían) eso no haría más verdaderas las apariciones, ni más urgentes los mensajes.

Editor y Responsable

La pequeña pieza retórica que sigue fue dedicada a su primera renuncia y guardada por prudencia, con la esperanza de que en su intención estuviese la de restituir el derecho y apoyar la buena causa. Pero como demostró más de lo mismo, creemos se puede, sin cargo de conciencia, condenar en vez de condonar su falta.

Marcelo González

Lo bueno de estar allí cuando hay poca gente y menos distracciones es percibir con impactante evidencia que no hay nada extraordinario que ver en orden a la naturaleza. Es un destino que defrauda a quien no va con espíritu sobrenatural. 

Marcelo González

Con un pie ya en el estribo para ira a visitar los lugares sagrados de Fátima, quisiera compartir con los amigos de Panorama Católico unos apuntes escritos a vuelo de pluma. Son reflexiones sobre la figura de Francisco Marto, el vidente varón de Fátima.

Editor y Responsable

Los que piensan que «han vencido» son los neomodernistas fieles a la línea (si así puede llamarse) de los padres fundadores de la «nouvelle théologie» o «nueva teología» y, especialmente, a la línea (tortuosa y oscura) trazada por el jesuita Henri de Lubac y por el ex-jesuita Hans Urs von Balthasar. «Se exaltan los exponentes de la nueva teología como si fueran ellos la piedra angular de la Iglesia» escribió con razón el pensador don Julio Meinvielle.