La Razón de Nuestra Fe

El vaticanista Sandro Magister sugiere que la reafirmación de la doctrina tradicional sobre el matrimonio y la exclusión de los divorciados vueltos a casar de la vida sacramental realizada en un artículo periodístico por Mons. Müller, anticipa una novedad que se verá en el Sínodo del año entrante sobre la Familia. 

Bajo el reinado de Juan XXII, uno de los más enérgicos papas de Avignon, se produjeron diversos conflictos con el poder civil e intraeclesiásticos en los que el pontífice se manejó con mano de hierro, pese a sus años avanzados. Gobernante firme, era el papa Juan, sin embargo, hombre de pocas letras divinas, y sus estudios teológicos casi nulos.

El custodio de la la ortodoxia de la Fe publica un libro conjunto con uno de los teólogos cuestionados en su ortodoxia por la Santa Sede. Mons. Müller y el P. Gustavo Gutiérrez reeditan, en italiano, "Dalla parte dei Poveri", en el cual coinciden en las bondades de la Teología de la Liberación.

Se ha conocido recientemente la historia de un joven norteamericano enfermo grave de cáncer (Hodking grado 4) quien tras una entrevista con el papa Benedicto, que lo tocó sobre el pecho, en el lugar mismo del tumor, recobró la salud. Estas curaciones, de ser este un caso real, no deberían sorprender a los fieles.

 

“Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Es para salvar a los pecadores que Dios quiere establecer en el mundo la Devoción a Mi Inmaculado Corazón”. La Virgen pide sacrificios, rezo del Santo Rosario y la devoción de los cinco primeros sábados.

 

Ubiquémonos en Jerusalén, año 30 de nuestra era: dos judíos se encuentran y uno de ellos le dice al otro: estando en el mostrador del bar, se me acerca un fulano al que preguntándole quien era, sin mayores preámbulos me asevera que él es el MESIAS que viene a salvar Israel y también al mundo.

 

 

"... declaramus et definimus divinitus revelatum dogma esse : Immaculatam Deiparam semper Virginem Mariam, expleto terrestris vitae cursu, fuisse corpore et anima ad caelestem gloriam assumptam".
Pius P. P. XII, ]]>Constitutio apostolica Munificentissimus Deus]]>, A. D. 1950
 

 

El «caso» de los franciscanos de la inmaculada pone en el tapete una cuestión de orden canónico, moral y espiritual, que a menudo apareció, y a veces explotó, en los años del postconcilio: el problema de la obediencia a una ley injusta.

El Eneagrama ya es un clásico de la heterodoxia metido en las estructuras católicas. Un brazo New Age que se mete en los lugares bajo los auspicios del clero, principalmente de los jesuitas. 

Es pues, sumamente necesario, ante las múltiples y enrevesadas tortuosidades del error, que la interpretación de los Profetas y de los Apóstoles se haga siguiendo la pauta del sentir católico. En la Iglesia Católica hay que poner el mayor cuidado para mantener lo que ha sido creído en todas partes, siempre y por todos. Esto es lo verdadera y propiamente católico, según la idea de universalidad que se encierra en la misma etimología de la palabra. Pero esto se conseguirá si nosotros seguimos la universalidad, la antigüedad, el consenso general.

Distribuir contenido
No haga clic