La Razón de Nuestra Fe

El 1º de abril de 1520, en el actual Puerto San Julián, provincia de Santa Cruz, se celebró por vez primera la Santa Misa en lo que es hoy nuestro territorio nacional. Era entonces ese día la festividad del Domingo de Ramos. La orden fue impartida por Hernando de Magallanes, y el celebrante fue el sacerdote español, nacido en Écija, Pedro de Valderrama.

Habiendo leído con sorpresa e interés la polémica que lanzó el artículo "Ante el desastre natural producido en Chile", y muchos comentarios atinados, me ha quedado una duda, sin embargo, sobre el punto en cuestión.

El principal argumento contra la teoría del "castigo divino" por medio de desastres naturales ha sido este: "Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia". Dios no quiere la perdición del pecador, sino su salvación.

Nada que objetar, más bien por el contrario, estas afirmaciones son sólidas verdades católicas.

El cardenal Cañizares realiza una apasionada defensa de la Virgen como «corredentora» La discusión teológica sobre la participación de la Virgen María en la redención se remonta alos primeros siglos del cristianismo, aunque no ha sido hasta principios los últimos 200 años cuando más se ha hecho incapié en ello. El Cardenal Cañizares, prefecto del Culto Divino, defiende el «quinto dogma» mariano con fuerza en el prólogo de un libro.

Esto es muy importante para entender muchas cosas posteriores en el problema del culto católico, ya que el culto de la Iglesia va a asimilar aquello que sea asimilable. No de cualquier lado, porque no puede. Lo va a asimilar de allí de donde es asimilable. Por eso, en los debates modernos sobre el problema del culto, quizá no se advierte la verdadera cuestión, cuando se dice… “Y ¿por qué no adoptar en la liturgia católica las modalidades propias de los pueblos africanos?”. Lo hemos oído, con motivo del Concilio, repetir muchas veces.

El 10 de febrero, Benedicto XVI ha expresado su deseo de que el diálogo entre católicos y luteranos que avanza sobre la base de los logros del Concilio Vaticano II (1962-1965) pase a la esfera "práctica" del ecumenismo "espiritual". En el último día del simposio organizado con las Confesiones Protestantes desde el 8 hasta el 10 de febrero de 2010 por el Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, el Papa ha deseado "la plena unidad visible entre los cristianos."

Con las primeras Vísperas del primer Domingo de Septuagésima, iniciamos (en el Año Litúrgico tradicional) un período de semanas preparatorias al santo tiempo de Cuaresma.

Con la finalidad de no llegar sin la adecuada preparación espiritual a la Cuaresma, la Iglesia instituyó la Septuagésima, desde tiempos anteriores a San Gregorio Magno, quien la sancionó definitivamente este período, con características propias y bien definidas, el cual algunos liturgistas denominaron Antecuaresma.

Se basa en el principio de que "la neutralidad de las autoridades públicas no afecta a la libertad de religión". Una ONG mendocina sostiene que "no hace falta andar exhibiendo su propia convicción íntima a todo el mundo cuando ya se tiene la suficiente fe".

Un amigo de esta web nos envía esta declaración de Fe católica antimodernista. Nos parece interesante compartirla con todos ustedes.

Adhiero con firmeza a todas y cada una de las verdades de la Tradición Católica. Reconozco la vigencia del llamado Magisterio Preconciliar, que no es otra cosa más que la doctrina de siempre enseñada por los Santos Padres, los Santos Doctores, los Concilios y los Pontífices de todos los siglos.

Dios te salve, María, llena de gracia y bendita más que todas las mujeres, Virgen singular, Virgen soberana y perfecta, elegida para Madre de Dios y preservada por ello de toda culpa desde el primer instante de tu concepción; así como por Eva nos vino la muerte, así nos viene la vida por ti, que, por la gracia de Dios, has sido elegida para ser madre del nuevo pueblo que Jesucristo ha formado con su sangre. A ti, purísima Madre, restauradora del caído linaje de Adán y Eva, venimos confiados y suplicantes en esta novena, para rogarte que nos concedas la gracia de ser verdaderos hijos tuyos y de tu Hijo Jesucristo, libres de toda mancha de pecado. Acuérdate Virgen Santísima, que has sido hecha Madre de Dios, no sólo para tu dignidad y gloria, sino también para salvación nuestra y provecho de todo el género humano. Acuérdate que jamás se ha oído decir que uno solo de cuantos han acudido a tu protección e implorado tu socorro haya sido desamparado. No me dejes, pues, a mí tampoco, porque si no, me perderé; yo tampoco quiero dejarte a ti, antes bien cada día quiero crecer más en tu verdadera devoción. Y alcánzame principalmente estas tres gracias: la primera, no cometer jamás pecado mortal; la segunda, un grande aprecio de la virtud, y la tercera, una buena muerte.

Ave Maria, gratia plena. Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui...

 

–En 1959, hace justamente medio siglo, dirigió François Truffaut una película de gran éxito, Les quatre cents coups, Los cuatrocientos golpes. Y en esto que digo, por favor, no vea alusión alguna a su blog.
–Si los cuatrocientos golpes que puedan darse en este blog afirman cuatrocientas verdades católicas, muchas de ellas silenciadas, bendeciré al Señor de todo corazón, por mucho que usted rezongue.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.