La Razón de Nuestra Fe

Las ayudas a la familia de parte del Estado “no son una forma de limosna sino una verdadera ‘deuda social’ respecto a la institución familiar, que tanto aporta al bien común de todos”, ha dicho Francisco en su visita a la ciudad de Guayaquil. Esta fraseología da para un comentario aparte, pero aquí quisiéramos recordar un texto del Magisterio de León XIII sobre la cuestión social, como para establecer comparaciones.

Pero ahora estamos ante el empeoramiento más negro de la enfermedad insensata de los espíritus. Se empeñan en defender sus estúpidas ocurrencias como si fueran la razón y la verdad personificadas, y esto incluso después de razonar todos los argumentos que un hombre puede dar a otro hombre.

Con frecuencia nos lamentamos de los males que aquejan a nuestras familias, tanto en el orden material como espiritual. Y de los peligros que hoy y en el futuro se ciernen sobre nuestros hijos. Sin duda, en estas quejas no está presente la cabal comprensión de un principio fundamental para orientar la vida de todo católico: Todo lo que Dios permite nos ocurra es para nuestro bien, aunque no seamos capaces de comprender ahora, y tal vez nunca en esta vida cuál ha sido ese bien. De esta queja y cuál es la respuesta católica nos alecciona San Agustín en este breve capítulo de La Ciudad de Dios.

Esta necesidad de “enderezar” la interpretación de los textos magisteriales que tantos hoy sienten como un deber de fieles católicos ha puesto ante nosotros con toda crudeza uno de los desafíos más difíciles. Y la creciente degradación del neomagisterio va revelando la hondura creciente de la crisis.

El día 29 de junio la Iglesia celebra la festividad de los dos apóstoles San Pedro y San Pablo, que es una de las solemnidades más antiguas de la Iglesia universal. Y si la Iglesia quiere honrar y venerar juntos a estos dos apóstoles, es porque representan a la Iglesia Católica entera

Algunos han querido ver extendido este precepto no matarás hasta las fieras y los animales domésticos, viéndose por él impedidos de matar a ninguno de ellos. ¿Y por qué no también las plantas, y todo lo que, arraigado en el suelo, se nutre por la raíz? Pues de estas especies de seres, aunque no sientan, decimos que tienen vida, y, por tanto, son capaces de morir, y de ser muertas, empleando la violencia.

Uno de los misterios que golpea al hombre moderno, inclusive si tiene fe católica es el del sufrimiento de los buenos. Cuando se habla en los ambientes católicos tradicionales sobre un inminente castigo de Dios a la humanidad pecadora, al modo del Diluvio Universal, muchos se sienten escépticos y manifiestan que algo así sería injusto. 

el papa contó lo que había visto un trance a la potestades infernales pidiendo a Dios permiso para tentar a la humanidad con una especial libertad por un períodos cercano a un siglo. San Miguel, según el testimonio de León XIII, al cabo de esos años de espantosa crisis, intervendría para destruir el poder infernal.

En el libro del génesis, cap.6°, dícese que Dios, viendo que era mucha la malicia de los hombres, decidió exterminarlos de sobre la faz de la tierra.

Nuestro Señor Jesucristo, como recompensa de su Pasión y muerte, recibió de su Padre una triple glorificación, de la que tratan en adelante los restantes artículos del Credo referentes a la segunda Persona de la Trinidad.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Uno tras otro, los hechos que produce la agenda de Francisco y los escándalos que estallan en derredor de su persona nos superan, debemos confesarlo. Este es un pontificado insalubre. Si los tiempos no se abrevian, terminaremos todo muertos o dementes. Por uno u otro motivo.

Antonio Caponnetto

Gracias te doy Dios mío porque siendo un grumete me has dejado ser parte de esta fiel romería...

Juan Carlos Monedero (h)

El año se abrió con estos dos claros ejemplos de Corrección Política, estasdemostraciones de fuerza del lobby abortista, cuya naturaleza se comprende a la luz de otros casos anteriores, no tan lejanos en el tiempo.

Marcelo González

Como hijos de los gentiles, “reconozcamos en los magos adoradores las primicias de nuestra vocación  y de nuestra fe, y celebremos con corazones dilatados por la alegría los comienzos de esta dichosa esperanza, pues desde este momento se inicia nuestra entrada en la celestial herencia de los hijos de Dios”.  San León Magno, Papa.

Marcelo González

Se ha dicho con frecuencia: Fátima es una epifanía, una manifestación luminosa que prepara a los creyentes para vivir los tiempos más oscuros de la era cristiana. Así como la fiesta del 6 de enero celebra la revelación de Dios, en su Persona encarnada, a representantes de los gentiles.

Editor y Responsable

En este año cargado de noticias tristes y humanamente desesperanzadoras sobre la marcha de los asuntos eclesiásticos, nos ha parecido prudente insistir poco en las noticias, sino más bien opinar con una cierta pretensión de análisis, alentar la esperanza y recordar (también a nosotros mismos) los deberes de un buen católico en todo momento.

Sandro Magister

Navidad de tensión este año en el Vaticano, justamente mientras el papa Francisco, en el discurso de saludos a la curia, se la tomó con los que el definió como "traidores" y "aprovechadores" – los primeros ya "delicadamente" despedidos por él y los segundos amenazados con ser despedidos –, le han caído encima nuevos clamorosos goles en contra. Al menos tres.