Liturgia

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?

No ignoráis ciertamente que la sagrada liturgia une estrechamente la conmemoración de los fieles difuntos a la solemne festividad de Todos los Santos. Esta unión pone en singular relieve el dogma consolador de la comu­nión de los santos, es decir, del vínculo espiritual que une íntimamente con Dios Nuestro Señor y entre sí a todas las almas que viven en estado de gracia.

Mientras Francisco celebraba Halloween en Suecia con una comparsa de hombres y mujeres disfrazados de clérigos, su diligente mano ejecutora cargaba contra el elenco completo de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, salvo su titular, el Cardenal Sarah.

Después de la solemnidad de Pentecostés y de su Octava, la sucesión del Año Litúrgico nos introduce en un nuevo período. Desde el principio del Adviento, preludio de la fiesta de Navidad, hasta la venida del Espíritu Santo, hemos asistido al conjunto de los misterios de nuestra salvación. 

Las hermanas Dominicas de Fanjeaux, reforma de la orden fundada por la hermana Anne-Marie Simoulin, bajo inpiración del religioso dominico y destacado autor espiritual P. Roger Calmel, está dedicada a la educación de niñas y establecida en varios países del mundo, incluyendo la Argentina, donde tienen ya dos fundaciones. Hace poco tiempo realizó una peregrinación a Roma para celebrar los 40 años de existencia.

 

El nuevo seminario de la FSSPX en los EE.UU. Quizás la obra más importante de la Iglesia Católica en este momento. Los entrevistados subrayan la importancia del edificio para la formación de los sacerdotes, en especial de los que, como hoy, vienen de un mundo profundamente dañado. 

Hace algún tiempo publicamos con ocasión de esta fiesta un texto sobre los Reyes Magos. Hoy lo recordamos. 

Misas de verano en Mar del Plata, incluyendo las fiestas de Navidad 2014.

Distribuir contenido

Twittet

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Hay dos modos de acercarse a Fátima infructuosamente. Uno es considerando esta revelación como una más. Otro es, lamentablemente, creyendo con ingenuidad en las falsas atribuciones.

Marcelo González

Ningún lector regular de Panorama Católico puede dudar de mi posición ante Francisco, el papa Bergoglio. Y esto no lo digo porque mi opinión tenga alguna importancia, sino solo para orientar a quien tenga ganas de leer lo que sigue.

P. José María Mestre Roc FSSPX

La divina Providencia no había acabado la obra encargada a los pastorcitos. La Virgen dijo a Lucía que, «con el fin de prevenir la guerra, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados de mes». Recordemos, pues, las principales comunicaciones con que el Cielo pidió a Sor Lucía ambas cosas.