Liturgia

Pese a las innumerables señales de Roma a favor de los feligreses que quieren asistir a la misa tridentina, el ordinario de Corrientes, Mons. Castagna, acaba de emitir un comunicado advirtiendo contra ellas. Los fieles que asisten a dicha misa han dado a publicidad una carta dirigida al obispo, la cual ha tenido repercusión en diversos medios locales y de Misiones.

El Arzobispado exhortó a no asistir a las Misas Tridentinas

Esta breve colección de textos nos recuerda la importancia del "uniforme sacerdotal", la sotana o hábito talar. Valga otro tanto para el hábito religioso propio de las órdenes y congregaciones. En un mundo secularizado, no hay mejor testimonio cristiano de parte de los consagrados a Dios que la vestimenta sagrada en los sacerdotes y religiosos.

Siete excelencias de la sotana

El presente trabajo es una síntesis del libro de Mons. Juan Rodolfo Laise, Obispo emérito de San Luis, Argentina sobre un tema de crucial en materia de abusos litúrgicos: la comunión en la mano. Nacido de un "indulto" a una práctica no autorizada que se generalizó en los Países Bajos europeos, se vino a convertir con el tiempo y por el abuso de autoridad de muchos obispos, " en los hechos", en una "obligación", puesto que es frecuente que se les niegue a los fieles la comunión en la boca.

No hace referencia el título de este artículo, como algún lector malvado podría pensar, a las féminas poco agraciadas quienes, en la Argentina, son prácticamente inexistentes. Nos referimos, en cambio, a aquellas moles de cemento, hierro y vidrio que surgieron en los últimos tiempos en nuestras ciudades y pueblos, y a las cuales llaman iglesias.

Desde hace varias décadas, distintos movimientos católicos han venido denunciado una fuerte "protestantización" de la Iglesia. Para descalificar su denuncia se los suele acusar de "fundamentalistas". Tratemos de profundizar en las realidades que las palabras evocan, para no quedarnos meramente en el sonido hueco de la propaganda. La hora es demasiado grave como para conformarnos con explicaciones pueriles o meras descalificaciones. Es necesario vencer la inercia de la propaganda ideológica de los medios que nos arrastra y ver la realidad.

Definitivamente, los templos modernos han perdido la sacralidad que rodeaba a los tradicionales. La profanidad los ha invadido. Y no se ha tratado de un cambio casual e inadvertido sino que ha sido voluntaria y conscientemente buscado por los teóricos de la reforma litúrgica posconciliar. Es a ellos a quienes les debemos el despojo que hemos sufrido, despojo que va más allá de unos cuantos mármoles quebrados o balaustradas derruidas.

Este interesante estudio de Augusto del Río es, según su propio autor lo declara, un trabajo dedicado al "gran público", sustentado en la ya abundante bibliografía que el problema litúrgico, producto de las reformas posconciliares, con el correr de los años ha ido produciendo. Uno de los mayores méritos del estudio es la forma comparativa en la que presenta las diferencias entre el Novus Ordo Missae (o Misa Nueva) y el Rito Tridentino, también llamado de San Pío V. Esto facilita enormemente la comprensión de los aspectos puntuales del problema.

Distribuir contenido

Twittet

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.

Juan Lagalaye
Hace dos meses, en esta misma página, aludí a la fundación de la Argentina, señalándola en la primera misa celebrada en su actual territorio -Bahía San Julián- el Domingo de Ramos del 1520. Hoy, en la fiesta de la Santísima Trinidad, entiendo que es necesario evocar la fundación de nuestra ciudad ubicándola en la circunstancia litúrgica en que lo fue en el 1580 y que de de ella recibió el nombre, auspicio que a pesar de todas sus miserias mantiene vigencia.
Marcelo González

En un artículo titulado “La Gran Comedia de “la Vida” publicado el 27 de febrero de este año expresé mis reservas a lo que creo es como mínimo un enfoque equivocado al desafío de las ideologías feministas, abortistas, de género, etc. En particular contra el aborto, cuando se anunciaba una marcha que resultó multitudinaria, extraordinaria y sorprendente, una marcha que demostró que el rechazo al aborto es muy fuerte en la sociedad argentina. 

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo