Liturgia

El presente trabajo es una síntesis del libro de Mons. Juan Rodolfo Laise, Obispo emérito de San Luis, Argentina sobre un tema de crucial en materia de abusos litúrgicos: la comunión en la mano. Nacido de un "indulto" a una práctica no autorizada que se generalizó en los Países Bajos europeos, se vino a convertir con el tiempo y por el abuso de autoridad de muchos obispos, " en los hechos", en una "obligación", puesto que es frecuente que se les niegue a los fieles la comunión en la boca.

No hace referencia el título de este artículo, como algún lector malvado podría pensar, a las féminas poco agraciadas quienes, en la Argentina, son prácticamente inexistentes. Nos referimos, en cambio, a aquellas moles de cemento, hierro y vidrio que surgieron en los últimos tiempos en nuestras ciudades y pueblos, y a las cuales llaman iglesias.

Desde hace varias décadas, distintos movimientos católicos han venido denunciado una fuerte "protestantización" de la Iglesia. Para descalificar su denuncia se los suele acusar de "fundamentalistas". Tratemos de profundizar en las realidades que las palabras evocan, para no quedarnos meramente en el sonido hueco de la propaganda. La hora es demasiado grave como para conformarnos con explicaciones pueriles o meras descalificaciones. Es necesario vencer la inercia de la propaganda ideológica de los medios que nos arrastra y ver la realidad.

Definitivamente, los templos modernos han perdido la sacralidad que rodeaba a los tradicionales. La profanidad los ha invadido. Y no se ha tratado de un cambio casual e inadvertido sino que ha sido voluntaria y conscientemente buscado por los teóricos de la reforma litúrgica posconciliar. Es a ellos a quienes les debemos el despojo que hemos sufrido, despojo que va más allá de unos cuantos mármoles quebrados o balaustradas derruidas.

Este interesante estudio de Augusto del Río es, según su propio autor lo declara, un trabajo dedicado al "gran público", sustentado en la ya abundante bibliografía que el problema litúrgico, producto de las reformas posconciliares, con el correr de los años ha ido produciendo. Uno de los mayores méritos del estudio es la forma comparativa en la que presenta las diferencias entre el Novus Ordo Missae (o Misa Nueva) y el Rito Tridentino, también llamado de San Pío V. Esto facilita enormemente la comprensión de los aspectos puntuales del problema.

Edición completa, carta introductoria dirigida al Santo Padre Paulo VI y notas del Breve Examen Crítico.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.