Moral Cristiana

 

Lamentablemente, lo que muchos han previsto se ha vuelto una realidad

Preparando una serie de notas sobre la Exhortación Apostólica fruto de los sínodos contra la familia, presentamos el comentario de Roberto de Mattei. Es necesario que las palabras que describan este documento sean mesuradas, porque para espanto y está la propia realidad.

El pontífice nos exhorta a difundir y defender las verdades de la Fe en todos los órdenes, no como maestros a quienes no lo somos, sino como comunicadores de las verdades recibidas de los maestros. Y para el cabal entendimiento de esas verdades es necesario estar unidos.

Para que un documento sea malo no hace falta que sea formalmente herético. Basta que sea intencionadamente ambiguo y que, en su oscuridad, se acerque a la herejía o conduzca hacia ella.

Hay una tolerancia buena y necesaria, que no implica “respetar” creencias, ideas o prácticas que sabemos malas, sino más bien sufrirlas por inevitables, cuando inevitables. Con paciencia. Hasta donde el cuerpo aguante. Pero eso que se sufre no es bueno, es malo, y por lo tanto no es respetable. Ni quienes lo practican, en tanto lo practican, son personas respetables.

Es triste no encontrar en boca de Francisco ni una palabra sobre el carácter sagrado de la familia, cuyo concepto de familia parece ser tratado apenas desde un punto de vista sociológico, como bien afirmó en el pasado: “La familia es una realidad social, de cultura. No podemos calificarla con conceptos de naturaleza ideológica, que tienen fuerza sólo en un momento de la historia y después decaen. No se puede hablar hoy de familia conservadora o familia progresista: la familia es familia.”

Se está presentando en la Argentina el libro "Política Cristiana" del R. P. Guillermo Devillers. Asistimos a una de esas presentaciones, de la cual haremos reseña aparte. Como adelanto, reproducimos una entrevista al autor publicada en otro medio.

El problema de la pedofilia en el clero es una señal espantosa de la decadencia moral de muchos consagrados, que creció como un cáncer durante y después del CVII. Recordemos el mensaje de La Salette en esta materia.

Así como hubo un efecto "quien soy yo para juzgar", que fue el aceleramiento de la aprobación de leyes de "matrimonio homosexual" (con perdón por el oxímoron), así ya se ve un efecto "monjas del Congo". Sandro Magister ilustra muy claramente las primeras consecuencias, a pocos días de su pronunciamiento.

Durante los funerales del juez Antonin Scalia, de la Corte Suprema de los EE.UU. su hijo sacerdote ofreció una homilía admirable por su buena doctrina, belleza y claridad. Además de brillante por su fineza y sentido del humor.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.