Un Nuevo Pronunciamiento Episcopal

En su programa radial "Los dos Reinos", que se difunde los domingos por Radio Provincia de Buenos Aires, el arzobispo de La Plata, Monseñor Héctor Aguer, se refirió a la postulación de la Doctora Carmen Argibay para ocupar un sitial en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En alusión a recientes declaraciones de la Doctora Argibay, quien afirmó el derecho de la mujer a disponer de su propio cuerpo en orden a una legalización del aborto, el arzobispo comentó que "cuesta creer que una persona considerada destacada jurista y que aspira a integrar el máximo tribunal de la República pueda exhibir como argumento un eslogan ideológico carente de todo fundamento. Porque el niño por nacer, aun en el estado inicial de su desarrollo, como embrión, no es una porción del organismo de la madre, una excrecencia que ha surgido en sus entrañas, sino un nuevo ser humano. Parece ignorar la Doctora Argibay los aportes decisivos de la genética y la literatura existente acerca del estatuto jurídico del embrión humano -considerado como persona- y su derecho a nacer. ¿Por qué podría la mujer disponer de una vida ajena, como si fuera un mero objeto biológico?"

Monseñor Aguer contrapuso a esta actitud antivida de la abogada argentina la clara posición de Norberto Bobbio, el eminente jurista italiano recientemente fallecido, quien sostuvo con sólidas razones el derecho a la vida del niño por nacer y manifestó su estupor por el hecho de que los laicos (es decir: agnósticos, no creyentes, anticlericales) dejen a los creyentes el honor de afirmar que no se debe matar. "El individuo es uno, individual -explicaba Bobbio--; en el caso del aborto hay otroen el cuerpo de la madre. El suicida dispone de su propia vida; con el aborto se dispone de una vida ajena."

El prelado platense sostuvo que "la Doctora Argibay parece adherir a aquella corriente radical o extremista del feminismo, que actúa desde organizaciones vinculadas a las Naciones Unidas con abundantes recursos financieros y una red de apoyos políticos y mediáticos, y que intenta hacer reconocer «nuevos derechos humanos» y corregir a tenor de los mismos la Declaración Universal de 1948. Estos presuntos nuevos derechos se formulan en contra del orden natural y en función de un concepto individualista y hedonista de la libertad, que Juan Pablo II señaló como una idea perversa de libertad. A este lote pertenecen los así llamados derechos sexuales y reproductivos de la mujer, que una conocida feminista del siglo XX resumió en aquella consigna atroz: «La libertad de la mujer comienza por el vientre»".

Monseñor Aguer comentó también la condición de atea militante que se atribuyó la Doctora Argibay: "Si un futuro miembro de la Corte se declarara públicamente católico militante, semejante arranque de sinceridad parecería extemporáneo, desencadenaría un torrente de impugnaciones y probablemente haría fracasar su candidatura. Que en la Argentina de hoy alguien, en esa circunstancia, se proclame atea militante parece un desafió agresivo, un exceso innecesario. ¿Acaso piensa encabezar, desde el más alto sitial de la justicia, una cruzada antirreligiosa, o empeñarse en la difusión del ateísmo? ¿No hay que considerar esa posición ideológica y beligerante como un prejuzgamiento contrario a la Constitución Nacional, que invoca a Dios, fuente de toda razón y justicia, y prescribe al Estado el sostenimiento del culto católico?"

La Plata, 18 de enero de 2004.

("Los dos Reinos" puede escucharse por LS 11 Radio Provincia de Buenos Aires, AM 1270, los domingos de 9 a 11 en su quinto año consecutivo de emisión.)

Twittet

Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se le opone se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo.

Marcelo González

En estos meses, desde su visita a Chile, Irlanda y con la publicación de los desastres morales que afloran en todas partes, curiosamente siempre relacionados con conocidos, protegidos o favorecedores de Francisco, su posición se ha vuelto sumamente delicada. Tal el caso de la impresionante protección que brindó a Mons. Zanchetta, ex obispo de Orán, Salta,cuyos detalles se pueden conocer en este artículo

Marcelo González

Henchidos de toda injusticia, malicia, codicia, maldad, llenos de envidia, homicidio, riña, dolos, malignidad; murmuradores, calumniadores, aborrecedores de Dios, indolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de maldades, desobedientes a sus padres; insensatos, desleales, hombres sin amor y sin misericordia. Y si bien conocen que según lo establecido por Dios los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican.

Marcelo González

"Hoy, 25 de Noviembre, queremos salir a proclamar a Cristo como Rey de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Frente a las numerosas negaciones e intentos de hacer desaparecer la Fe en Jesucristo, salimos hoy a las calles para cantar la Gloria de Nuestro Señor, para reconocerlo frente al mundo: Él es nuestro Salvador, Él es nuestro Señor, Él es nuestro Rey."

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.