Duro de Matar 4.0 (Live Free or Die Hard) 2007

Después de aquel extraordinario estreno de hace ya más de una década, Die Hard o Duro de Matar (I) -una obra de arte del ingenio, el suspenso, con buenas dosis de humor y por cierto mucha acción- todo lo que siguió de esta serie fue en baja. La versión 4 mejora un poco. Es ingeniosa, por cierto repite el lugar común del héroe invulnerable y se adentra en el mundo de los sistemas informáticos lo que nos muestra al pasar la enorme fragilidad del desarrolladísimo mundo tecnológico.

Bruce Willis: Duro de Matar 4.0 (2007)
Dirigida por Len Wiseman

Con frecuencia pensamos qué pasaría si ciudades como Buenos Aires y su área de influencia perdieran el suministro eléctrico durante, digamos, 10 días... La catástrofe es casi inimaginable. Desde este aspecto, aunque sin tomar demasiado en serio la información técnica, el filme muestra que un grupo bien entrenado y tecnificado puede llevar a una nación al caos en pocas horas solo interfiriendo sus sistemas informáticos. De donde este totalitarismo que se cierne sobre nosotros mediante los sistemas centralizados de información nos pone en entre la espada y la pared: corremos el riesgo de ser víctimas tanto si son efectivos como si son atacados. Claro que en el primer caso los efectos son inmediatos, y en el segundo más remotos, aunque no tanto a esta altura de la historia.

Duro de matar 4.0 fantasea sobre una ataque que en la jerga de los hackers se denominaría “venta de liquidación”, mediante el cual un equipo de delincuentes se apodera del control de todos los centros informáticos y produce un caos fenomenal en todo el país. Cuanto más informatizado, más frágil es el sistema. La tecnología de seguridad es altamente vulnerable, particularmente por los propios sistemas de espionaje que se montan sobre esta tecnología (tema más desarrollado en la serie de filmes sobre Jason Bourne).

Pero dejando de lado las reflexiones sesudas, podemos entretenernos un rato con este personaje de Bruce Willis, el detective John McClane, un policía al estilo “cowboy”, que sobrevive a todo tipo de peligros. Aceptando esta convención el filme se ve con agrado, si nos gusta la acción, que casi no se descontinúa sino para que la mínima historia que subyace en medio de tiros y explosiones avance.
Lo más notable de las escenas típicas de la serie es la persecución en la autopista, con bastante ingenio y mucha espectacularidad. Respecto a las peleas cuerpo a cuerpo, sigue siendo un clásico efectivo la burla a las artes marciales. En materia de tiroteos parece que ya no se puede inventar nada más...

Calificación: Violenta sin truculencias. Conviene tener en cuenta el efecto que tienen estas imágenes en niños y jóvenes, especialmente los no acostumbrados al dolor físico (deportes, que hayan sufrido lesiones en accidentes, que no realicen tareas físicas duras, etc.) Es frecuente una minusvalorización de los efectos de los golpes, caídas, lo cual puede ser peligroso para ellos y para los demás a la hora de medir los peligros.
Una escena ligeramente procaz se insinúa al comienzo del filme. El resto se mantiene bastante limpio, exceptuando groserías de lenguaje, aunque atenuadas en comparación con lo que se oye habitualmente.
Como siempre, recomendamos a los padres ver previamente lo que van a ofrecer a sus hijos.


Director: Len Wiseman
Guionista Mark Bomback

Protagonistas y elenco

Bruce Willis ... John McClane
Timothy Olyphant ... Thomas Gabriel
Justin Long ... Matt Farrell
Maggie Q... Mai
Cliff Curtis ... Bowman
Jonathan Sadowski... Trey
Andrew Friedman... Casper
Kevin Smith... Warlock
Yorgo Constantine... Russo
Cyril Raffaelli... Rand
Chris Palermo... Del
Mary Elizabeth Winstead... Lucy
Sung Kang ... Raj
Zeljko Ivanek... Molina
Christina Chang ... Taylor

Duración: 130 min
Países: Reino Unido / USA
Idiomas: Inglés / Italiano / Francés
Color: Color
Sonido: SDDS / DTS / Dolby Digital EX

Twittet

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.

Editor y Responsable

Declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974. "Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad" ...

Editor y Responsable

 

Primera entrevista al nuevo Superior General de la FSSPX, don Davide Pagliarani.

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.