Duro de Matar 4.0 (Live Free or Die Hard) 2007

Después de aquel extraordinario estreno de hace ya más de una década, Die Hard o Duro de Matar (I) -una obra de arte del ingenio, el suspenso, con buenas dosis de humor y por cierto mucha acción- todo lo que siguió de esta serie fue en baja. La versión 4 mejora un poco. Es ingeniosa, por cierto repite el lugar común del héroe invulnerable y se adentra en el mundo de los sistemas informáticos lo que nos muestra al pasar la enorme fragilidad del desarrolladísimo mundo tecnológico.

Bruce Willis: Duro de Matar 4.0 (2007)
Dirigida por Len Wiseman

Con frecuencia pensamos qué pasaría si ciudades como Buenos Aires y su área de influencia perdieran el suministro eléctrico durante, digamos, 10 días... La catástrofe es casi inimaginable. Desde este aspecto, aunque sin tomar demasiado en serio la información técnica, el filme muestra que un grupo bien entrenado y tecnificado puede llevar a una nación al caos en pocas horas solo interfiriendo sus sistemas informáticos. De donde este totalitarismo que se cierne sobre nosotros mediante los sistemas centralizados de información nos pone en entre la espada y la pared: corremos el riesgo de ser víctimas tanto si son efectivos como si son atacados. Claro que en el primer caso los efectos son inmediatos, y en el segundo más remotos, aunque no tanto a esta altura de la historia.

Duro de matar 4.0 fantasea sobre una ataque que en la jerga de los hackers se denominaría “venta de liquidación”, mediante el cual un equipo de delincuentes se apodera del control de todos los centros informáticos y produce un caos fenomenal en todo el país. Cuanto más informatizado, más frágil es el sistema. La tecnología de seguridad es altamente vulnerable, particularmente por los propios sistemas de espionaje que se montan sobre esta tecnología (tema más desarrollado en la serie de filmes sobre Jason Bourne).

Pero dejando de lado las reflexiones sesudas, podemos entretenernos un rato con este personaje de Bruce Willis, el detective John McClane, un policía al estilo “cowboy”, que sobrevive a todo tipo de peligros. Aceptando esta convención el filme se ve con agrado, si nos gusta la acción, que casi no se descontinúa sino para que la mínima historia que subyace en medio de tiros y explosiones avance.
Lo más notable de las escenas típicas de la serie es la persecución en la autopista, con bastante ingenio y mucha espectacularidad. Respecto a las peleas cuerpo a cuerpo, sigue siendo un clásico efectivo la burla a las artes marciales. En materia de tiroteos parece que ya no se puede inventar nada más...

Calificación: Violenta sin truculencias. Conviene tener en cuenta el efecto que tienen estas imágenes en niños y jóvenes, especialmente los no acostumbrados al dolor físico (deportes, que hayan sufrido lesiones en accidentes, que no realicen tareas físicas duras, etc.) Es frecuente una minusvalorización de los efectos de los golpes, caídas, lo cual puede ser peligroso para ellos y para los demás a la hora de medir los peligros.
Una escena ligeramente procaz se insinúa al comienzo del filme. El resto se mantiene bastante limpio, exceptuando groserías de lenguaje, aunque atenuadas en comparación con lo que se oye habitualmente.
Como siempre, recomendamos a los padres ver previamente lo que van a ofrecer a sus hijos.


Director: Len Wiseman
Guionista Mark Bomback

Protagonistas y elenco

Bruce Willis ... John McClane
Timothy Olyphant ... Thomas Gabriel
Justin Long ... Matt Farrell
Maggie Q... Mai
Cliff Curtis ... Bowman
Jonathan Sadowski... Trey
Andrew Friedman... Casper
Kevin Smith... Warlock
Yorgo Constantine... Russo
Cyril Raffaelli... Rand
Chris Palermo... Del
Mary Elizabeth Winstead... Lucy
Sung Kang ... Raj
Zeljko Ivanek... Molina
Christina Chang ... Taylor

Duración: 130 min
Países: Reino Unido / USA
Idiomas: Inglés / Italiano / Francés
Color: Color
Sonido: SDDS / DTS / Dolby Digital EX

Twittet

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.