Duro de Matar 4.0 (Live Free or Die Hard) 2007

Después de aquel extraordinario estreno de hace ya más de una década, Die Hard o Duro de Matar (I) -una obra de arte del ingenio, el suspenso, con buenas dosis de humor y por cierto mucha acción- todo lo que siguió de esta serie fue en baja. La versión 4 mejora un poco. Es ingeniosa, por cierto repite el lugar común del héroe invulnerable y se adentra en el mundo de los sistemas informáticos lo que nos muestra al pasar la enorme fragilidad del desarrolladísimo mundo tecnológico.

Bruce Willis: Duro de Matar 4.0 (2007)
Dirigida por Len Wiseman

Con frecuencia pensamos qué pasaría si ciudades como Buenos Aires y su área de influencia perdieran el suministro eléctrico durante, digamos, 10 días... La catástrofe es casi inimaginable. Desde este aspecto, aunque sin tomar demasiado en serio la información técnica, el filme muestra que un grupo bien entrenado y tecnificado puede llevar a una nación al caos en pocas horas solo interfiriendo sus sistemas informáticos. De donde este totalitarismo que se cierne sobre nosotros mediante los sistemas centralizados de información nos pone en entre la espada y la pared: corremos el riesgo de ser víctimas tanto si son efectivos como si son atacados. Claro que en el primer caso los efectos son inmediatos, y en el segundo más remotos, aunque no tanto a esta altura de la historia.

Duro de matar 4.0 fantasea sobre una ataque que en la jerga de los hackers se denominaría “venta de liquidación”, mediante el cual un equipo de delincuentes se apodera del control de todos los centros informáticos y produce un caos fenomenal en todo el país. Cuanto más informatizado, más frágil es el sistema. La tecnología de seguridad es altamente vulnerable, particularmente por los propios sistemas de espionaje que se montan sobre esta tecnología (tema más desarrollado en la serie de filmes sobre Jason Bourne).

Pero dejando de lado las reflexiones sesudas, podemos entretenernos un rato con este personaje de Bruce Willis, el detective John McClane, un policía al estilo “cowboy”, que sobrevive a todo tipo de peligros. Aceptando esta convención el filme se ve con agrado, si nos gusta la acción, que casi no se descontinúa sino para que la mínima historia que subyace en medio de tiros y explosiones avance.
Lo más notable de las escenas típicas de la serie es la persecución en la autopista, con bastante ingenio y mucha espectacularidad. Respecto a las peleas cuerpo a cuerpo, sigue siendo un clásico efectivo la burla a las artes marciales. En materia de tiroteos parece que ya no se puede inventar nada más...

Calificación: Violenta sin truculencias. Conviene tener en cuenta el efecto que tienen estas imágenes en niños y jóvenes, especialmente los no acostumbrados al dolor físico (deportes, que hayan sufrido lesiones en accidentes, que no realicen tareas físicas duras, etc.) Es frecuente una minusvalorización de los efectos de los golpes, caídas, lo cual puede ser peligroso para ellos y para los demás a la hora de medir los peligros.
Una escena ligeramente procaz se insinúa al comienzo del filme. El resto se mantiene bastante limpio, exceptuando groserías de lenguaje, aunque atenuadas en comparación con lo que se oye habitualmente.
Como siempre, recomendamos a los padres ver previamente lo que van a ofrecer a sus hijos.


Director: Len Wiseman
Guionista Mark Bomback

Protagonistas y elenco

Bruce Willis ... John McClane
Timothy Olyphant ... Thomas Gabriel
Justin Long ... Matt Farrell
Maggie Q... Mai
Cliff Curtis ... Bowman
Jonathan Sadowski... Trey
Andrew Friedman... Casper
Kevin Smith... Warlock
Yorgo Constantine... Russo
Cyril Raffaelli... Rand
Chris Palermo... Del
Mary Elizabeth Winstead... Lucy
Sung Kang ... Raj
Zeljko Ivanek... Molina
Christina Chang ... Taylor

Duración: 130 min
Países: Reino Unido / USA
Idiomas: Inglés / Italiano / Francés
Color: Color
Sonido: SDDS / DTS / Dolby Digital EX

Twittet

P. José María Mestre Roc FSSPX

Toda culpa, grave o leve, tiene que ser necesariamente expiada, o por la penitencia o por el castigo divino. El arrepentimiento es ya un castigo. Castiga, pues, tus pecados si buscas la misericordia de Dios. No hay medio: o los castigas tú o los castigará El.

Editor y Responsable

Un gran número de católicos se encuentra preocupado por la evolución del Vaticano. Las discusiones en torno a la exhortación postsinodal Amoris Laetitia o los ataques contra el celibato sacerdotal en vista del sínodo anunciado en la Amazonía dejan a los fieles perplejos.

Editor y Responsable

Las políticas «pro familia» no son un gasto, sino una inversión en el futuro. Además, es una necesidad económica. Por ejemplo, el sistema de pensiones. Si tenemos menos hijos, van a trabajar pocas personas y, por tanto, no contribuirán a este sistema, que colapsará.

Marcelo González

Es un tiempo, el presente, de silencio y expectativa. Un tiempo de víspera. De vigilancia y contemplación serenas, para no alarmar el espíritu. Estas reflexiones no tienen otra pretensión que invitar a una prudencia serena para no perder de vista lo que ya sabemos: el triunfo es de Jesucristo.

Editor y Responsable

En estos días recientes los anglicanos se superaron a sí mismos en materia de innovación teológica. El Sínodo (autoridad teológica suprema del anglicanismo) discutió un tema novísimo: la validez del bautismo en caso de cambio de sexo.

Marcelo González

Uno tras otro, los hechos que produce la agenda de Francisco y los escándalos que estallan en derredor de su persona nos superan, debemos confesarlo. Este es un pontificado insalubre. Si los tiempos no se abrevian, terminaremos todo muertos o dementes. Por uno u otro motivo.

Antonio Caponnetto

Gracias te doy Dios mío porque siendo un grumete me has dejado ser parte de esta fiel romería...