El Príncipe Caspian (Prince Caspian)

 Una joven lectora nos envía sus impresiones sobre la segunda película de la serie "Las Crónicas de Narnia", basada en los libros de C.S. Lewis. La ponemos a consideración de todos nuestros lectores.

 Se ha estrenado la segunda película de la saga “Las crónicas de Narnia” con “El príncipe Caspian” basada en los libros del escritor irlandés Clive Staples Lewis. La primera película ya nos había parecido pobre,  lejos del espíritu del libro En la segunda encontramos algunos desaciertos que ya habíamos apreciado en “El león, la bruja y el ropero” pero más arraigados  todavía en este film.

  El director, Andrew Adamson (director también de las dos primeras películas de Shrek) se ha tomado la libertad de trastrocar el espíritu de los libros para imponer uno más en concordancia con el del mundo actual. El espectador avisado podrá notar estos cambios en varios puntos, en especial en el argumento: si bien se conserva lo esencial de la historia, se han incluido gran cantidad de situaciones fantaseadas, las cuales no ayudan a la trama, mas bien la complican.

Situaciones que en la obra están presentadas de un modo claro y necesario, en el film  se enredan, se embrollan y finalmente se diluyen en la confusión. Y así también los personajes pierden en gran parte su valor como actores y como símbolos. Este cambio no solo afectó al argumento, sino que más bien contribuyó a perder el espíritu de Lewis en la versión cinematográfica.

 Caspian,  si bien físicamente es muy parecido a la descripción del  personaje literario está totalmente fallido en cuanto a su carácter. En el libro es un niño, con buenas intenciones y muy valiente. En ninguna circunstancia deja de tener un alma infantil.  Infantil en cuanto pura, gallarda, pues a pesar de su corta edad asume con responsabilidad el mando de un reino, con la seriedad con que los niños toman las cosas. Por el contrario en el film nos da la impresión  de un ser  inmaduro, casi incapaz de actuar sin equivocarse, tentado por el espíritu de venganza.

 Es lamentable, por otra parte, ver como Peter Pevensie, gran rey de Narnia, pelea a gritos con el príncipe Caspian ante de todo el ejército, por una mala maniobra militar o acusándose mutuamente de traidores; cuando en novela los personajes conviven con respetuoso y fraternal cariño, así también como el inventado romance entre Susan y el príncipe.

 Hay que notar también que en la obra el mismo rey le aclara al príncipe Caspian que ha vuelto a Narnia para colocarlo en el trono y no para quitárselo. Durante la película,  a pesar de repetir siempre que va a rescatarlo, y de afirmar que se lo reconoce como el legítimo heredero del trono, se impone a él  y toma el control, relegándolo a un costado y tratándolo de una manera despreciativa.

  Del resto de los hermanos  Pevensie  quizá podamos rescatar a Lucy, el personaje más fiel y a Edmund, que no hace mucho. Susan  también se une a este cambio de espíritu y contrariamente a su papel literario, asume muchos roles que no le corresponden.

Otro punto que queremos hacer notar es la gran cantidad escenas notoriamente copiadas de otros grandes filmes épicos (por ejemplo, del “El señor de los anillos”).

 Podríamos decir que se pueden rescatar algunas batallas, bien hechas y un intento -fallido- de darle cierta majestuosidad a la película (majestuosidad que evidentemente los guionistas y directores no han logrado entender).

A modo de conclusión, digamos que esta segunda película se puede tomar de dos maneras: primero si se la separa del libro, pasaría por una película de aventuras, nada original, digamos, un pasatiempo. Pero si la vemos a la luz del los libros de Lewis, es francamente decepcionante. Mucha acción y pobreza de argumento.

 Para los espectadores que no leyeron la saga: ¡no crean que esto es el libro, el libro es mucho más!

La puede ver toda la familia, con excepción quizás de los más pequeños que se podrían impresionar con  la violencia de las  batallas o la tenebrosa invocación de la bruja blanca.

 Director: Andrew Adamson

Guión cinematográfico: Andrew Adamson y Christopher Markus

Estreno en la Argentina: 12 junio de 2008

Elenco

Ben Barnes ... Príncipe Caspian

Georgie Henley   ...   Lucy Pevnensie

Skandar Keynes ... Edmund Pevensie

William Moseley ... Peter Pevensie

Anna Popplewell  ...  Susan Pevensie

Sergio Castellitto ... Rey Miraz

Peter Dinklage ... Trumpkin

Warwick Davis ... Nikabrik

Vincent Grass ... Doctor Cornelius

Duración: 147 min | USA:144 min

País: UK | USA

Lengua: Inglés

Color: Color

 

Twittet

P. José María Mestre Roc FSSPX

Toda culpa, grave o leve, tiene que ser necesariamente expiada, o por la penitencia o por el castigo divino. El arrepentimiento es ya un castigo. Castiga, pues, tus pecados si buscas la misericordia de Dios. No hay medio: o los castigas tú o los castigará El.

Editor y Responsable

Un gran número de católicos se encuentra preocupado por la evolución del Vaticano. Las discusiones en torno a la exhortación postsinodal Amoris Laetitia o los ataques contra el celibato sacerdotal en vista del sínodo anunciado en la Amazonía dejan a los fieles perplejos.

Editor y Responsable

Las políticas «pro familia» no son un gasto, sino una inversión en el futuro. Además, es una necesidad económica. Por ejemplo, el sistema de pensiones. Si tenemos menos hijos, van a trabajar pocas personas y, por tanto, no contribuirán a este sistema, que colapsará.

Marcelo González

Es un tiempo, el presente, de silencio y expectativa. Un tiempo de víspera. De vigilancia y contemplación serenas, para no alarmar el espíritu. Estas reflexiones no tienen otra pretensión que invitar a una prudencia serena para no perder de vista lo que ya sabemos: el triunfo es de Jesucristo.

Editor y Responsable

En estos días recientes los anglicanos se superaron a sí mismos en materia de innovación teológica. El Sínodo (autoridad teológica suprema del anglicanismo) discutió un tema novísimo: la validez del bautismo en caso de cambio de sexo.

Marcelo González

Uno tras otro, los hechos que produce la agenda de Francisco y los escándalos que estallan en derredor de su persona nos superan, debemos confesarlo. Este es un pontificado insalubre. Si los tiempos no se abrevian, terminaremos todo muertos o dementes. Por uno u otro motivo.

Antonio Caponnetto

Gracias te doy Dios mío porque siendo un grumete me has dejado ser parte de esta fiel romería...