-A +A

Cuando los obispos hablan como políticos progres

Comunicado de la Arquidiócesis de Montevideo

Montevideo, domingo 8 de abril de 2012.-

Al haber terminado estos días de oración y reflexión de  la Semana Santa, el Departamento de Comunicación de la Arquidiócesis de Montevideo, quiere expresar su absoluto rechazo a la referencia  sobre Nuestro Señor Jesucristo manifestada por el Sr. Ministro de Defensa Nacional Eleuterio Fernández Huidobro el miércoles 29 del pasado mes, así como a las ofensas hacia la Iglesia y el Sr. Arzobispo, contenidas en la  carta de respuesta que el Sr. Ministro dirigió al Sr. Obispo de Minas Jaime Fuentes, publicada en la mañana del  Jueves Santo.

También quiere rechazar la calificación de “ideas fundamentalistas” expresadas por el Sr. Subsecretario de Salud Pública acerca de las declaraciones del Sr. Arzobispo el Jueves Santo, en las que Mons. Nicolás Cotugno reiteró que: la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural, es un elemento esencial de  la doctrina de la Iglesia. En definitiva es la tutela del primer derecho humano que es el derecho a la vida.

El lenguaje usado por los mencionados integrantes del Poder Ejecutivo, fuera de tono, ofensivo y discriminatorio,  en nada contribuye a la sana convivencia social, responsabilidad esencial de un gobernante.


Comentario Druídico: ¿Por qué "discriminatorio"? ¿Por qué usamos los términos ideológicos del enemigo? ¿No es conforme a las enseñanzas evangélicas decir "un gravísimo pecado", que "atenta contra la Ley de Dios"? 

Si mal no recuerdo, el obispo en cuestión también condenó la homosexualidad, como corresponde a un cristiano y a todo hombre de recta moral. De esto, ni mú. 

Comentarios

LENGUAJE Y VERDAD

Personalmente no me preocupa mucho el lenguaje, me inquieta la actitud. No pocas veces, los Episcopados usan palabras conciliadoras parece que con la intención de no irritar demasiado al Dragón Rojo, es decir el enemigo de la Cristiandad. Tal vez los afecte el temor ante el poder. Humildemente lo entiendo como un error: la flaqueza envalentona al enemigo. Ya es hora de llamar al pan, pan y al vino, vino. Pegar un fuerte tirón del mantel y que toda la vajilla salga volando de una buena vez. Hay que confrontar con claridad en defensa del esplendor de la Verdad, sin que importen las consecuencias.Total, nos la van a dar lo mismo. 

Declaración de la Arquidiócesis de Montevideo

El contexo de ambas situaciones, que fueron el insulto gratuito de un ministro del Estado, y la airada y agresiva respuesta a otro referente a la condena arzobipsal al aborto, probablemente ayuden a explicar el contenido del comunicado que se publica. Además de las manifestaciones del Sr. Arzobispo realizadas en medios de prensa.

Por otra parte el término "discriminación" se aplica apropiada y estrictamente al contenido de los hechos que se desarrollaron en un contexto muy propio de las condiciones que existen en el Uruguay. Entiendo que esta palabra no tiene "adscripción política", por lo menos entre nosotros.

A. Álvarez

Sr. Alvarez,

Discriminación, en el sentido que da el comunicado, es ideológico marxista.

Quizá usted tenga razones

Quizá usted tenga razones serias y suficientes para dar esa interpretación. A mi no se me ocurre cuales pueden ser, por más que relea el texto del comunicado. Máxime teniendo en cuenta que el Sr. Arzobispo, a lo largo de toda su actuación como sacerdote y obispo, se ha mostrado ajeno a toda simpatía -siquiera lejana- a esa corriente que se le adjudica.

Atentamente

A. Álvarez

Siendo así,

¿por qué no usa un lenguaje más cristiano? 

Tremendo problema este del clero que se ha confundido con las ideas del mundo.

Estimado Sr. Moderador: Basta

Estimado Sr. Moderador:

Basta conocer la mentalidad laicista imperante en el Uruguay, desde hace tantos años, para entender que el lenguaje puramente cristiano no sería comprendido por la mayoría de los lectores; porque debe tenerse en cuenta que fue un comunicado público y general, referido a dos situaciones de triste notoriedad para toda la sociedad.

En sus documentos eclesiásticos el Sr. Arzobispo de Montevideo no sólo emplea el "lenguaje cristiano" (yo diría, estrictamente católico), sino que habla claro,  fuerte y con absoluta ortodoxia. Y para nada se encuentra confundido con las ideas del mundo. Doy fe que es así.

Por cierto, creo que este asunto que estamos tratando no tiene mayor importancia. Mi primer mensaje fue para acreditar una precisión de contenido, y para poner en claro que las simpatías del Arzobispo no van por el lado que se insinuó. Nada más.

Atentamente

A. Álvarez

Estimado señor Álvarez:

... que el pueblo fiel, o mere-infiel, pudiera resultar incapaz de entender cierto lenguaje humano sería ciertamente una dificultad que quien tiene una función docente se vería obligado a salvar.

Pero en casos como el presente, la dificultad no es la incomprensión de las masas sino la falta de claridad del docente; porque la Palabra de Dios, cuando se predica como tal, con fidelidad y sin desvíos ni concesiones al mundo, se comprende por la gracia de Dios y no por la obra del partícipe. No es, pues, obra humana su comprensión, sino gracia pura del Altísimo. Y lejos de mí rejuvenecer la polémica de Báñez con los molinistas o freír a fuego lento las tesis de Miguel Bayo.

De lo contrario, Dios no sería Dios, porque Su Palabra sería cosa ajena al entendimiento humano de todos los tiempos, porque la Palabra de Dios es como Él: eterna. Así lo aseguró Jesucristo. Pero lo que está ocurriendo ahora es lo contrario: los apóstoles ya no quieren hablar con el lenguaje divino, que es cosa implícita a su oficio, sino con el propio, el humano, mundano y por eso, lenguaje mudable y dudoso, sino relativizante.

Fíjese la discusión suya con el Moderador sobre el verbo "discriminar", que en castellano es una cosa buena, por que es un paso crítico del conocimiento. Pero teñido del amargo sabor ideológico, mundano, es cosa difícil de digerir y suena a atronador insulto o a reproche jurídico. Lo que indica que ya no existe entre hombres y además cultos, ese lugar de común encuentro que era el lenguaje oral.

Tal vez la más grave de las concesiones al mundo de nuestro tiempo sea la del lenguaje, precisamente. Por eso urge elevar la FE; sí, la FE, en que Dios, si repetimos Sus Palabras y no las nuestras, obrará el milagro de hacerlas entrar al corazón de la audiencia. como hizo desde el principio de los tiempos.

L. de P.

Estimado Sr. Alvarez

No creo que los uruguayos, ni los argentinos tampoco, sean incapaces de comprender el lenguaje católico. Pero no se les habla de un modo católico. Sus obispos y sacerdotes hablan como el mundo. 

Pero esto es un problema general del clero desde hace unos 50 años. Así quedó el mundo... y el clero.

Será que le habla en el mismo

Será que le habla en el mismo lenguaje, no tanto para que le entienda, sino para, usando sus mismas armas, debilitarle el berrinche, y así, desaconsejarlo por demostrarlo, en los mismos términos del enemigo, improcedente.

No haga clic