-A +A

Cuando los obispos hablan como políticos progres

Comunicado de la Arquidiócesis de Montevideo

Montevideo, domingo 8 de abril de 2012.-

Al haber terminado estos días de oración y reflexión de  la Semana Santa, el Departamento de Comunicación de la Arquidiócesis de Montevideo, quiere expresar su absoluto rechazo a la referencia  sobre Nuestro Señor Jesucristo manifestada por el Sr. Ministro de Defensa Nacional Eleuterio Fernández Huidobro el miércoles 29 del pasado mes, así como a las ofensas hacia la Iglesia y el Sr. Arzobispo, contenidas en la  carta de respuesta que el Sr. Ministro dirigió al Sr. Obispo de Minas Jaime Fuentes, publicada en la mañana del  Jueves Santo.

También quiere rechazar la calificación de “ideas fundamentalistas” expresadas por el Sr. Subsecretario de Salud Pública acerca de las declaraciones del Sr. Arzobispo el Jueves Santo, en las que Mons. Nicolás Cotugno reiteró que: la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural, es un elemento esencial de  la doctrina de la Iglesia. En definitiva es la tutela del primer derecho humano que es el derecho a la vida.

El lenguaje usado por los mencionados integrantes del Poder Ejecutivo, fuera de tono, ofensivo y discriminatorio,  en nada contribuye a la sana convivencia social, responsabilidad esencial de un gobernante.


Comentario Druídico: ¿Por qué "discriminatorio"? ¿Por qué usamos los términos ideológicos del enemigo? ¿No es conforme a las enseñanzas evangélicas decir "un gravísimo pecado", que "atenta contra la Ley de Dios"? 

Si mal no recuerdo, el obispo en cuestión también condenó la homosexualidad, como corresponde a un cristiano y a todo hombre de recta moral. De esto, ni mú. 

Twittet

Editor y Responsable

La reciente canonización de Mons. Manuel González García, apóstol de la adoración eucarística se asocia con un presedente regio: la Reina Isabel, la Católica, devotísima del Santísimo Sacramento. Aquí un paralelismo publicado por el boletín de la Asociación Reina Católica, que promueve su beatificación.

Editor y Responsable

Se llamaba Eugenio Pacelli y había nacido en Roma el 2 de marzo de 1876, reinando el Beato Pío IX, de noble y catolicísima familia, devotísima a la Santa Sede. Siendo un niño de pocos años los Padres Filipinos de la iglesia que frecuentaba solían verlo todas las tardes arrodillado ante el Sagrario, mirando como un pequeño ángel hacia su Señor y mayor amigo. Por la mañana, antes de ir a la escuela, había servido ya en la S. Misa recibiendo la comunión.

Antonio Caponnetto

Desnaturalizadas y traicionadas tan importantes categorías de la vida espiritual y moral,como la misericordia y el perdón, en aras de la dignidad humana que es uno de los grandes neodogmas conciliares, lo que resulta, tras visitar este outlet eclesial de Francisco, es un revoltijo de homúnculos abajados por una fe sociomórfica.

P. José María Mestre Roc FSSPX

En la espiritualidad de Fátima encontramos unos caracteres que son propios y esenciales de toda espiritualidad cordimariana y aparecen siempre en ella, mientras que otros son puramente circunstanciales a la coyuntura y finalidad de las apariciones de Fátima.

Roberto de Mattei

A estas alturas no se entiende qué necesidad pueda haber de un acuerdo entre Roma y la Fraternidad fundada por monseñor Lefebvre, dado que la postura de los mencionados sacerdotes está de hecho regularizada, y que los problemas que aún están sobre el tapete, como salta a la vista, son de escaso interés para el Sumo Pontífice.

Marcelo González

Tiempo raro el que vivimos. Mientras temblaban la placas tectónicas en el Cono Sur y en el Japón, Francisco daba a luz otro documento. Como en la fábula clásica, tantas veces recordada, fue otro parto de los montes. Tembló la tierra y dio a luz… un ratoncito.

Editor y Responsable

Los cardenales solicitaron al papa Francisco que aclare la “grave desorientación y gran confusión” respecto a la interpretación y aplicación práctica de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, particularmente el capítulo VIII y los fragmentos relacionados a la admisión a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar, así como la enseñanza moral de la Iglesia.