Caviezel: arruinado pero firme en la Fe

Su carrera colapsó después de La Pasión de Cristo

En 2004, el actor participó en la película que provocó críticas por su supuesto anti-semitismo: «Hollywood me ha cerrado las puertas, pero, como católico, no me arrepiento de nada»

 
por MAURO PIANTA

¿Arrepentido? Para nada. Jim Caviezel, el actor estadounidense de 42 años que en 2004 interpretó el papel de Jesús en la película “La passión de Cristo” que dirigió Mel Gibson, volvería a hacerlo. Pero, según lo que declaró al “Daily Mail”, ha tenido que pagar muy cara esa interpretación. «Interpretar ese papel con Mel destruyó mi carrera, pero no me arrepiento de haber aceptado. Es más, esa oportunidad reforzó mi fe».

El periódico inglés cita las declaraciones del actor cuando se dirigió a un público de fieles reunidos en una Iglesia de Orlando (Florida). «Gibson me había advertido que habría sido difícil. Durante la filmación me cayó un rayo y me disloqué un hombro en una de las escenas de la crucifixión. Pero lo peor no había llegado todavía».

Sí, porque Caviezel, que antes de 2004 era considerado en Hollywood como una de las mayores promesas, después de “Passion” encontró todas las puertas cerradas. «Cada vez más gente en Holywood me cerraba las puertas, dejándome afuera. Así, poco a poco, me encontré al margen del cine. Estaba consciente de que esto habría podido suceder y no me arrepiento de la decisión que tomé. Como católico y como actor».

Y todo se debe, según asegura Caviezel, a las polémicas sobre el antisemitismo de Gibson. «Muchos medios de comunicación me atacaron por haber participado en la película y la potente Jewish Anti-Defamation League me tildó de anti-semita por haber aceptado el papel. Gibson también me había advertido de esto…».

Eso, justamente Gibson. ¿Qué piensa el actor sobre el director tan polémico? «Es un pecador, pero justamente por ello necesita nuestras oraciones más que nuestros juicios».

Fuente: ]]>Vatican Insider]]>

Comentario Druídico: Méritos de Jim Caviezel. Reconoce que aceptó el papel a pesar de las advertencias que le hizo Mel Gibson sobre las consecuencias. Asimismo no se arrepiente y dice tener su fe fortalecida. Finalmente, caído el propio Gibson, después de tan magnífica obra, en pecados graves y conductas incoherentes con aquello que predicó y defendió en La Pasión, Caviezel responde con esta frase llena de caridad: "Es un pecador, pero justamente por ello necesita nuestras oraciones más que nuestros juicios". Un caballero cristiano. 

Twittet

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.

Marcelo González

No que sea un descubrimiento, sino más bien una verdad que cada tanto se nos impone con una evidencia que aplasta. Nos consideramos buenos cristianos y con razón. Porque en un tiempo de persecución y apostasía estamos del lado de la Iglesia y tratamos de ser fieles a Cristo.

Editor y Responsable

Margarita Barrientos, nacida en Añatuya, Santiago del Estero, la diócesis más pobre del país, expresa estas sorprendentes impresiones. Su educación, en el interior profundo de la Argentina, la muestra heredera de la Fe tradicional y asoma en su modo de expresarse. Pero también es importante recordar quienes fueron los obispos de su ciudad, cabeza del obispado, durante su vida.

 

Juan Lagalaye

La primera Misa en el actual territorio argentino fue celebrada en el Domingo de Ramos del 1520, circunstancia litúrgica que entonces asignaba de manera peculiar el reconocimiento de la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo.