Francisco no romperá abiertamente con Benedicto

Dice Magister, en la designación de Culto Divino. Hará algo peor...

Una buena y una mala: dice Magister en uno de sus envíos de Chiesa: 

El pasado 28 de agosto ha promovido al cardenal prefecto de la Congregación para el Culto Divino, el español Antonio Cañizares Llovera, como nuevo arzobispo de Valencia, una de las diócesis más dinámicas de la Iglesia ibérica. Un desplazamiento no usual, que tiene como precedente el del purpurado Crescenzio Sepe, transferido a Nápoles por Benedicto XVI desde su cargo de prefecto de Propaganda Fide. Con la diferencia que, al contrario de cuanto sucedió en este último caso, parece que con Cañizares el Papa no había “impuesto” la transferencia, sino que simplemente dio curso al deseo del purpurado de volver a su patria como pastor. Que luego Cañizares prefiriera en su corazón como destino a Madrid en vez de Valencia es otra historia.

Pero visto en su contexto, en el paso dado el 28 de agosto no se anunció el nombre del sucesor de Cañizares en la curia. De todos modos, parece improbable que el papa Francisco, como sucesor del llamado (no siempre con razón) “pequeño Ratzinger” en la Congregación para el Culto Divino, elija una figura de ruptura respecto a Benedicto XVI. Más bien habrá que ver si y de qué modo se mantendrán o, por el contrario, serán dejados a las conferencias episcopales algunos poderes atribuidos al dicasterio, como por ejemplo el del control y revisión de las traducciones de los libros litúrgicos.

Como lo han anticipado también los medios de comunicación españoles, es inminente el retorno a España de otro eclesiástico, que actualmente se desempeña en la curia romana. Se trata del arzobispo Celso Morga Iruzubieta, del clero del Opus Dei, quien dejaría de ser secretario de la Congregación para el Clero y se convertiría en coadjutor de la arquidiócesis de Mérida-Badajoz, la cual cuenta con alrededor de 600 mil fieles.

Con este gesto proseguirá la “limpieza” llevada a cabo por Francisco en uno de los dicasterios más importantes de la curia romana, que entre otras cosas se ocupa de los contenciosos entre sacerdotes y obispos, de las dispensas de las obligaciones sacerdotales más allá de los casos conectados con los "delicta graviora", de las enajenaciones de los bienes eclesiásticos por encima de un cierto valor y – por voluntad de Benedicto XVI – también de los seminarios. 

La transferencia del actual secretario tendrá lugar luego que Jorge Mario Bergoglio ya ha removido como autoridad al prefecto nombrado por el papa Joseph Ratzinger (el purpurado Mauro Piacenza – originario de la Génova del cardenal Giuseppe Siri – quien fue reemplazado por el diplomático veneciano Beniamino Stella) y ha nombrado un secretario adjunto para los seminarios (el mejicano con sangre china en las venas, Jorge Carlos Patrón Wong). Sin contar con que también entre los funcionarios del dicasterio, en el transcurso de un año, ha habido un compacto recambio, que no parece tener precedentes análogos.

Fuente: ]]>Chiesa]]>

De lo antedicho, además de la voluntad de "limpieza" de funcionarios que en efecto comenzaron a "limpiar" el clero de algunos de los personajes más indeseables -esto fue obra de Benendicto- tememos eso de que "no haya ruptura" en la figura del sucesor de Cañizares, pero sí pongan a un personaje no tan irritable como inútil. (Tampoco es que Canizares fuese exitosísimo en la recuperación de la seriedad litúrgica, pero tenía al menos buenas intenciones). O sea, más colegialidad allí donde a Francisco la colegialidad no le interesa, porque la liturgia no le interesa

Otra cosa sería la colegialidad en la designación de obispos o el manejo de las finanzas, que sí le interesan y lleva él personalmente con mano de hierro, como ha hecho en Buenos Aires. 

Fíjense también que Cañizares va a Valencia, diócesis prestigiosísima pero menos relevante que Madrid, donde pone, sí, a uno de su línea porque Madrid tiene peso decisivo. Nada de colegialidad ahí. Uno que cumpla sus órdenes.

Twittet

Marcelo González

En un artículo titulado “La Gran Comedia de “la Vida” publicado el 27 de febrero de este año expresé mis reservas a lo que creo es como mínimo un enfoque equivocado al desafío de las ideologías feministas, abortistas, de género, etc. En particular contra el aborto, cuando se anunciaba una marcha que resultó multitudinaria, extraordinaria y sorprendente, una marcha que demostró que el rechazo al aborto es muy fuerte en la sociedad argentina. 

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.