Gente Feliz

El sorprendente carácter de quienes no han sido alcanzados por el mundo moderno

Ciertamente no vamos a proponer a nadie que vaya a vivir a Siberia. Ni tampoco creemos en el mito del buen salvaje. Sin embargo, la gente retratada en este filme es un extraordinario ejemplo de la vida humana en la pre-modernidad. Vida durísima, y sin embargo feliz, como el título de la película señala. No porque le falten penas, sino porque le sobran motivos para dar sentido a su existencia. Tamperos, cazadores, pescadores, leñadores, constructores de canoas y cabañas, entrenadores de perros, agricultores y granjeros. Son todo eso a la vez en una extraordinaria y variadísima forma de vida. Viven en la aldea llamada Bakhtia, sobre el río Taiga, en Siberia. Algunos son tártaros, otros rusos.

Abandonados por los auxilios de la religión (entíendase, el clero) viven una vida según la naturaleza de la especie humana, ciertamente caída y pecadora, pero respetuosa del orden natural. Son puro sentido común. Melancólicos, pacientes, sentimentales, duros como raíces de árboles, estos hombres y mujeres no tienen dudas sobre su identidad de género ni creen necesario respetar el "orgullo gay", algo que difícilmente les parezca motivo de alabanza. No parecen agobiados por el estrés ni dependen de los psicofármacos. Parecen tener una salud de hierro, afrontan temperaturas de hasta -55º en invierno mientras trabajan en los bosques cazando martas, armiños y alguna otra especie peletera. No sufren por exceso de colesterol (ni malo ni bueno). No son indiferentes a la muerte de los animales, tienen una particular relación de respeto hacia ellos, porque saben que están para su servicio y sobrevivencia. Los cazan racionalmente, porque dependen de ellos. Talan árboles para sus necesidades: calor, construcción, herramientas. Si hay algo razonable en Laudato Si, ellos lo practican.

Esto solamente para recomendar la maravillosa película Happy People, una producción de un director alemán y otro ruso.

NO, reitero, no es una alabanza del buen salvaje de Rousseau. Más bien un ejemplo de la vida incontaminada por la modernidad.

Pueden verse los créditos técnicos y artísticos ]]>en este vínculo.]]> Está en Netflix

 

 

Trailer del filme

Twittet

Marcelo González

La restauración católica será por la vía del culto y del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. Dios ha resguardado el sacerdocio y el culto por medio de una obra minúscula en sus orígenes que hoy es de importancia crucial para el destino del catolicismo. La restauración que debemos realizar día a día se nutre del fruto de ese resguardo.

Editor y Responsable

Y 335º aniversario de la liberación de Viena del asedio turco: recordando la liberación de Viena.

Sofía González Calvo

la Peregrinación pone en lugar principal el conocimiento y amor a la misa tradicional. La misa se convierte en el centro de los tres días de peregrinación. Misa de campaña, rezada bajo la lluvia y el frío, sobre el suelo de barro. Acompañada de cánticos en latín y castellano que ayudan a la devoción. La devoción era otro elemento patente entre los caminantes.

Marcelo González

Si Bergoglio es depuesto, si acaso esto es posible, se lo debería acusar por su evidente intención de heretizar. Pero los cardenales sobrevivientes de las famosas dubia siguen dudando. Entiendo que políticamente esta circunstancia es más eficaz, pero si queremos restaurar la santidad del Pontificado y de los miembros de la Iglesia y limpiar su Rostro inmaculado necesitamos algo más que política.

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.

Editor y Responsable

Declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974. "Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad" ...