Pecados de Juventud…

Coccopalmerio, su secretario “gay”, drogas, allanamiento de un departamento en el Vaticano…

 

Coccopalmerio, su secretario “gay”, drogas, allanamiento de un departamento en el Vaticano…

La famosa “autorrefencialidad” que Francisco critica y a su vez practica se impone otra vez en el análisis de la Curia Romana bajo su reinado. Sepan disculpar.

Su entorno en la Curia de Buenos Aires, salvo algunos clérigos, no se ha caracterizado por la virtud de sus acciones. Muchos están gravemente sospechados de inconducta moral.

Cuando denunciamos que un obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Buenos Aires había sido promovido a tan importante cargo a pesar de que contaba en su historial con una condena por adulterio, muchos se escandalizaron. La promoción de este obispo, aún en funciones, había sido empujada por el propio Bergoglio. Cuando fue advertido de la conducta de su subordinado lo excusó diciendo que eran “pecados de juventud”. Parece que el criterio de selección de colaboradores y adjuntos no ha variado.

Por desgracia, cada tanto, algún monseñorino se pasa de dosis. Esta vez es un secretario personal del Cardenal Coccopalmerio, Presidente del Dicasterio para la Interpretación de los Textos Legislativos. Su (¿ex?) secretario fue sorprendido in fraganti en medio de una orgía “gay” en la que la droga circulaba con cierta generosidad, al punto que el clérigo terminó internado en un hospital, aunque por breve tiempo, para “desintoxicarse”. Este funcionario ocupaba un apartamento en cierto edificio, ex sede del Santo Oficio, donde se alojan los prelados de alto rango, no siéndolo él mismo. De hecho, esta habría sido, según dice la prensa, la residencia del Card. Raztinger durante 25 años, hasta su elección como Pontífice.

Ciertas ventajas logísticas

Por un lado se ingresa al edificio desde jurisdicción italiana, y se puede salir por otra puerta, que da sobre territorio del Vaticano. El monseñor manejaba un automóvil de alta gama, un Mercedes Benz, con placa patente de la Santa Sede. Tampoco se sabe porqué, ya que este tipo de vehículos está a disposición de los prefectos, presidentes de comisiones pontificias y otros pocos funcionarios de alto rango. Lo cierto es que 7x24, podía entrar y salir del Vaticano sin pasar por los controles de la Gendarmería de la Santa Sede ni de la Guardia Suiza. Y en Italia, un automóvil con patente de la Santa Sede circula sin mayores problemas. Es un vehículo diplomático.

Los vecinos envidiosos, que nunca faltan, hicieron la denuncia a la autoridad policial del Vaticano: “En tal departamento se oyen ruidos extraños, parece una juerga, y todo el tiempo entran y salen señores que no parecen venir a una adoración eucarística”. Imaginamos, palabras más o menos. La Gendarmería acudió y tuvo que entrar al estilo Eliot Ness y sus intocables. Posiblemente los muchachos adentro no estuvieran en condiciones de abrir.

“Orgía gay con drogas”, fue la breve pero contundente descripción de lo que vieron. ¿Qué más se puede comentar?

Dicen que Francisco está furioso. Es muy probable. Tendría que poner el ojo en otros clérigos, algunos muy cercanos colaboradores suyos, porque es probable que no sea el único lugar del Vaticano donde se reúnen a festejar el día del Orgullo Gay.

Coccopalmerio, famoso por varios asuntos, el último y más mediático fue su faltazo a la conferencia de prensa convocada por él mismo para presentar un libro suyo de apoyo a Amoris Laetitia, ¿se atreverá a convocar nuevamente a la prensa?

Oigo por ahí que esta extraña pareja, Coccopalmerio y su secretario, intervinieron directamente en nombre de la Santa Sede en la investigación sobre el IVE, Instituto del Verbo Encarnado. No tengo otros particulares sobre el tema, pero parecen personas inadecuadas para investigar la integridad moral de terceros.

A Dios gracias, Tucho Fernández no fue nombrado en Doctrina de la Fe. Podemos imaginar la marcha del orgullo gay por la Via de Conciliazione.

Francisco tiene una opción de hierro: o controla estrictamente lo que pasa en los apartamentos Vaticanos, o recluta una nueva fuerza policial más tolerante. Puede buscar candidatos en estos días, que están todos por la calle celebrando…

Twittet

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Editor y Responsable

Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.

Marcelo González

Recientemente hizo algo de ruido una pastoral del obispo de Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, que es un personaje muy pintoresco. Su rol mediático más reciente tuvo lugar cuando cierto ex funcionario público decidió esconder unos 10 millones de dólares en billetes en cierto convento bajo su jurisdicción.