Finalmente, ¿se puede acusar al papa?

La Corrección Fraterna a Francisco, bajo acusación de siete proposiciones heréticas

El fin de semana se hizo público un documento que circulaba de modo reservado desde hace algún tiempo. Se trata de una “corrección filial” escrita por un conjunto de teólogos, con el aporte de diversos catedráticos de buena parte de Europa y América. (]]>Puede leerse en este vínculo]]>).

El documento formula una acusación al Papa Francisco. Se lo acusa de sostener y difundir siete proposiciones heréticas (para el caso es suficiente). Técnicamente, herética es la doctrina que se opone a una verdad de Fe ya establecida por la Iglesia de un modo definitivo. La corrección fue enviada a Francisco en privado hace un par de meses (16 de julio de 2017) y –fiel a su costumbre- no contestó nada, ni de modo privado ni de modo público. Es decir, calló. Y como el que calla otorga o concede, callar es un signo de admisión de la culpa. La corrección se hizo, siguiendo el precepto evangélico (Mt. 18,15), primero de modo personal o privado. Y luego, ante su silencio, se manifestó a todos los católicos.

Herejía material y herejía formal

Desde el Concilio Vaticano II los papas, y el propio Concilio también, refrendado por dos papas, han afirmado puntos de doctrina contrarios a los sostenidos por el Magisterio tradicional de la Iglesia. Esto de “Magisterio tradicional” es un neologismo para explicar que a partir de cierto momento, los papas comenzaron a predicar algunas doctrinas no acordes con el Magisterio, formulando un “nuevo nagisterio”, mezclado y confuso. Algo que es la esencia de lo anti-magisterial: la confusión. Peor aún cuando la confusión cierne sobre lo que ya estaba claro.

Muchos teólogos, la mayoría del llamado “movimiento tradicionalista” han estudiado y objetado estos puntos. Recuérdese la pintoresca forma en que el P. de Nantes llegó a presentar sus famosos “Liber Accusationis”, contra Paulo VI y contra Juan Pablo II, cuando se negaban a recibirlo, mucho menos a contestarlo. Y de un modo más académico, la obra de Romano Amerio, (]]>ver Iota Unum aquí]]>) que puntillosamente puso en evidencia las contradicciones de este “nuevo magisterio” con El Magisterio.

Puntos que constituyen en muchos casos “herejías materiales”, no meramente ambigüedades. Para los olvidadizos, herejías materiales son aquellas que se sostienen por ignorancia, confusión, torpeza, sin voluntad de apartarse de la doctrina ortodoxa de la Iglesia. Recordemos también a cierto obispo que sí enfrentó, no de un modo meramente académico, sino formulando correcciones fraternales, a dos papas y terminó excomulgado. Efectivamente, San Atanasio.

En esos tiempos, y hasta hace muy poco, buena parte de los que hoy firman esta “corrección filial” no hubiesen imaginado posible hacer tal corrección. Este irónico detalle lo argumenta uno de los defensores de Francisco. Un defensor por “izquierda”, o sea, un progresista liberal, que confronta a los acusadores de hoy con este razonamiento: ¿No era que no se puede acusar al Papa? Hiriendo así, con maliciosa agudeza a los que defendían la doctrina de la Iglesia con el simple argumento de autoridad: lo dijo el papa (por ponerlo en términos muy simples). Es decir, que no prestaban atención, aunque deberían haberlo hecho, ni a la historia ni a la doctrina que sostiene que no todos los dichos o escritos de un papa son magisteriales y aún siéndolo, no tienen el mismo grado de autoridad. Y que un papa puede caer en herejía, por raro que sea.

¡Estás contra el Papa!

Yo recuerdo, en mi larga vida de tradicionalista, haber escuchado muchas veces este reproche: ¿cómo te vas a oponer a algo que ha dicho el papa? O el Concilio, cuando el Concilio era dogmático de facto. Algo que parece también dejó de ser para los conservadores. Claro que los conservadores no pretendían argumentar contra doctrinas heréticas en nuestro caso (como la negación de presencia real en la Eucaristía, por ejemplo, o sacerdocio femenino) sino contra nuestro obstinado señalamiento de que muchas de estas doctrinas “nuevas” eran contrarias a La Doctrina . Pero les resultaba muy cómodo hacerlo así, por vía de autoridad. Aunque el fundamento fuese muy poco sólido. Era más fácil decir “estás contra el Papa” que explicar por qué esas doctrinas nuevas no contradicen a La Doctrina.

Fue el recurso preferido contra los tradicionalistas. Lo dice el Concilio, lo dice Paulo VI, lo dice Juan Pablo II, etc. O sea, es infalible. Aunque ahora estas personas, enhorabuena y me congratulo por el paso dado, se enfrentan a la bestia que crearon: es decir, a la justificación papolátrica a ultranza de todo lo que se hizo durante y después del Concilio con la firma de un papa. Es decir, se enfrentan a la situación de tener que acusar a un papa, aunque sea de un modo filial, del siguiente cargo: ir contra Cristo. Lo hacen porque se ha llegado a “un extremo”, según parece, que es negar en la práctica algunos mandamientos, hacer apología de los herejes protestantes, comenzando por Lutero, y también de sus doctrinas. Si duda es espantoso.

Uno se pregunta, si además de espantoso, esto es novedoso. O tal vez ya había ocurrido antes. Y creo que muchos nos respondemos que sí, había ocurrido antes, negando la Realeza Social de Cristo, propagando un vergonzoso “ecumenismo”, ya condenado por el Magisterio de la Iglesia (ver encíclica Mortalium Animos). Propagando y forzando a los fieles a aceptar una liturgia heretizante, como la Nueva Misa. Los encuentros de Asís, el beso al Corán (libro blasfemo), los pedidos de perdón, la negación del espíritu misionero… y un millón de cosas más. ¿No constituían, acaso, actos heréticos o heretizantes? ¿Habría que haber realizado una “corrección filial” a Paulo VI? ¿Habría que haber resistido estas doctrinas “en la cara”, como Pablo a Pedro cuando quiso judaizar (Gal 2, 11-21)?

¿Qué sentido tiene esta corrección filial? Ciertamente determinar si las herejías de Francisco son materiales o formales. Es decir, si las propaga por X razón, pero al ser advertido se retractará, o bien insistirá contumazmente en ellas. Y en tal caso dichas herejías pasarán a ser “formales”. O sea… tendremos un papa indisputadamente herético, porque fue advertido y corregido de sus errores fundándose en la autoridad del Magisterio y de la Revelación y no se retractó. Esta constatación es la que se espera ahora de parte de un conjunto de prelados, cardenales seguramente. Acusación que solo unos pocos se atrevieron a hacer ante Paulo VI, Juan Pablo II o el propio Benedicto XVI, con todo el aprecio que le tengo. ¿Qué se hace con un papa formalmente herético? Aquí empieza otro baile, pero al menos llegamos a un lugar concreto y firme.

Hemos dado un paso gigantesco. Han caído, al menos para muchísimos, los argumentos de autoridad y la defensa ciega de los errores para “no dañar” la autoridad papal. Se comprende que el prestigio de la Cátedra de Pedro haya paralizado a muchos. Pero solo en los tiempos modernos se ha llegado a confundir la santidad del oficio petrino con la impecabilidad o infalibilidad absoluta de sus sucesivos representantes.

Tal vez sea reiterativo, pero el ejemplo es tan didáctico que vale la pena el riesgo. Al asumir Pío XII, pidió disculpas al embajador de España ante la Santa Sede por las vacilaciones de su antecesor cuando los rojos comenzaron a perseguir a la Iglesia. Pío XI no quería apoyar a “la derecha” española y mucho menos a Franco, ni se fiaba de los informes calamitosos que le llegaban. Pío XII consideró que el papa anterior había obrado muy mal en esta materia y en calidad de papa, él ahora deseaba reparar de algún modo esa negligencia. La respuesta del embajador define de un modo impecable la papolatría:

- No le permito, el papa nunca se equivoca.

El papa sí se equivoca, con mucha frecuencia. Pero lo que es peor, aunque no tan frecuente, es cuando se equivoca al profesar una doctrina herética. Juan XXII lo hizo y los católicos, los académicos y teólogos, lo acusaron sin remilgos. Su doctrina errónea, comparada con lo que se dice hoy parece una niñería. Murió retractado, el bueno de Juan XXII. Y salvó su alma.

Seguramente esta corrección salvará muchas almas. Tal vez, Dios quiera, la de Francisco.

Nota: Yo firmé la petición, e invito a todos a firmarla. ]]>Hagan click aquí]]>.

 

Twittet

Marcelo González

Sin la pretensión de ser literal en las citas, quisiera resumir algunas de las palabras y conceptos que Mons. Bernard Fellay expresó en su extendida conferencia el domingo 8 de octubre, como culminación de una jornada celebratoria de los 40 años del viaje de Mons. Lefebvre a la Argentina.

Marcelo González

Hace algunos meses, en preparación de este año del Centenario de Fátima escribí un texto titulado “Francisco a Vuelo de Pluma”. Quisiera ahora reflejar en éste las impresiones que me ha causado una larga lectura de textos y trabajos dedicados a la mayor y más longeva de los videntes de la Cova da Iría en 1917.

El mensaje de Fátima es, sí, un mensaje de amor, pero a la vez y por lo mismo es un mensaje de rigor, de severidad, de seriedad. Después de la aparición, los pastorcitos de Fátima dejaron de jugar. Dejemos entonces de jugar.

Editor y Responsable

¿A quién se le ocurre convocar una jornada de oración a lo largo de toda su frontera, apenas 3000 kms.? ¿A quién se le ocurre anunciar que un millón de personas va a responder a ese llamado? 

Editor y Responsable

¿Es que perdió su rumbo
la nave de la Iglesia? ¿Es que a porfía
se nos ha puesto a andar de tumbo en tumbo
ebria y alzada la marinería?

Marcelo González

Lo único claro es la confusión.

Prof. Roberto de Mattei

La Correctio filialis no es sino la punta de un inmenso iceberg de descontento por la desorientación que impera actualmente en la Iglesia.