La Cuestión del Papa Hereje

Primero de una serie de artículos sobre el tema y sus implicancias

 

El reverendo padre Jean-Michel Gleize ha sido profesor en el Seminario de San Pío X, de la FSSPX, en Econe, Suiza, durante 20 años; actualmente imparte eclesiología. Es autor de numerosos artículos en Courrier de Rome y es asesor de la comisión responsable de las discusiones doctrinales con la Santa Sede.

Parte 1: Introducción al problema

En otoño de 2014, y de nuevo en octubre de 2015, el Papa Francisco convocó dos Sínodos en Roma para consultar a los obispos de todo el mundo sobre cuestiones relativas a la "familia humana". El resultado de esto: el 19 de marzo de 2016, la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris laetitia sobre “El Amor en la Familia”, cuyo octavo capítulo abre la puerta a una negación práctica de la disciplina tradicional de la Iglesia respecto del sacramento del matrimonio y, por consiguiente, cuestiona también las presuposiciones dogmáticas subyacentes a la cuestión.

El 15 de septiembre del 2016, los cuatro cardenales Burke, Brandmüller, Caffarra y Meisner enviaron al Sumo Pontífice una carta privada en la que le pidieron respetuosamente que aclarara cinco puntos conflictivos de la reciente Exhortación Apostólica, siguiendo el procedimiento tradicional de dubia(dudas), es decir, formulando cinco preguntas que exigen una clara respuesta afirmativa o negativa. La intención explícita de esta acción era verificar si el texto de la Exhortación en los puntos indicados podía considerarse conforme a la enseñanza moral de la Iglesia al día de hoy.

Puesto que el papa Francisco no dio ninguna respuesta, las cinco dubia fueron hechas públicas el 16 de noviembre. Hasta la fecha, la Santa Sede no ha proporcionado la respuesta esperada.

Al dar cuenta de este silencio, durante una entrevista publicada en LifeSiteNews el 19 de diciembre, el cardenal Burke declaró que debe haber una respuesta a las dubia:

... porque tienen que ver con los fundamentos mismos de la vida moral y de la enseñanza constante de la Iglesia con respecto al bien, al mal y a varias realidades sagradas como el matrimonio y la Sagrada Comunión, entre otras.”

Por su parte, al ser interrogado por Andrea Tornielli en el diario italiano La Stampa, el cardenal Brandmüller declaró el 27 de diciembre:

Los cardenales estamos esperando las respuestas a las dubia, ya que la falta de ella puede ser vista por amplios sectores de la Iglesia como una negativa a adherirse claramente a la doctrina definida .” 

Muchas reflexiones salen a la luz a raíz de la iniciativa cardenalicia. ¿Hasta dónde llegará esta corrección fraterna? Sobre todo, ¿cuáles serían sus consecuencias, en el caso de que Francisco se negara a tomarla en cuenta?

Para Juan Lamont]]>1, la respuesta del Papa todavía está pendiente, pero se puede afirmar desde ahora que Francisco está enseñando herejía. Esta es la razón por la cual, en el caso de que la corrección resultara ineficaz, la opinión teológica de San Roberto Belarmino, que contemplaba el destronamiento de un papa que hubiera caído en herejía, podría muy bien ser la solución. Tanto más cuando en una entrevista concedida a Catholic World Report el 19 de diciembre del 2016, el cardenal Burke, aunque ha tenido cuidado y no ha dicho que Francisco es un hereje, presenta esta hipótesis de Belarmino como una conclusión sólida y no descarta la posibilidad de que el Colegio de Cardenales podría llegar a esta conclusión en vista de los hechos.

La cuestión de un papa hereje, que se discute relativamente poco en los manuales (teóricos) de teología, atrae sin embargo la atención de algunos autores importantes2. En cualquier caso, proporciona material para un debate que hasta el día de hoy nunca se ha llevado hasta sus conclusiones finales.

Lo importante es volver a los principios que siempre siguen siendo los mismos, a pesar de todas las contingencias, incluso si la aplicación de los mismos puede causar momentáneamente dificultades 

En los artículos restantes de esta serie, distinguiremos tres preguntas principales:

  1. ¿Es posible que un Papa caiga en herejía?

  2. ¿Puede el Sumo Pontífice, el Papa Francisco, ser considerado hereje, precisamente por lo que enseña en el capítulo ocho de la Exhortación Amoris laetitia?

  3. ¿El papa que ha caído en la herejía pierde el pontificado?

Fuente: FSSPX distrito México]]>

Twittet

Editor y Responsable

 

Primera entrevista al nuevo Superior General de la FSSPX, don Davide Pagliarani.

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.

Editor y Responsable

Pagaba poco porque era una fija. El caballo del comisario. Sorprende por sabido. Muchos no terminaban de creer que este personaje, abismalmente por debajo de los requisitos básicos para ocupar el cargo, podría finalmente ser elevado a esta dignidad. Una verdadera indignidad. Aguer, a su lado, es San Pío X. No es una comparación exagerada. Lo sería si le quitáramos “a su lado”.

El líder cocalero Evo Morales, presidente -con aspiraciones a la eternidad- de la República de Bolivia acaba de felicitar el neocardenal designado por Francisco, nacido, criado y ejercido en esa tierra altiplana. Se trata de Mons. Toribo Ticona, retirado ya y gozando de la paz familiar con su esposa, hijos y nietos.

Prof. Roberto de Mattei

Querer convertir a aquella Iglesia valerosa, dispuesta siempre a vivir al pie del cañón, en una sociedad de cobardes que viven escondidos por vergüenza o por pusilanimidad, sería un ultraje a su virtud. Eran plenamente conscientes de su deber de conquistar el mundo para Cristo, de transformar según la doctrina y la ley del Divino Salvador la vida privada y la pública, donde debía nacer una nueva civilización, surgir otra Roma sobre los sepulcros de los dos Príncipes de los Apóstoles. Y lograron su objetivo.