Francisco nos pasó por encima

Una penosa visita de Francisco a Chile

Uno tras otro, los hechos que produce la agenda de Francisco y los escándalos que estallan en derredor de su persona nos superan, debemos confesarlo. Este es un pontificado insalubre. Si los tiempos no se abrevian, terminaremos todo los muertos o dementes. Por uno u otro motivo.

Viaje a Chile

Los medios laicos tomaron a sorna la constatación de lo que parecía un número exageradamente abultado de visitas previstas, provenientes del país natal de Francisco. Durante las horas previas a la llegada, el principal paso de la cordillera, el del Cristo Redentor, tenía ]]>actividad normal]]>.

El “millón y medio de argentinos” que iba a colapsar los pasos trasandinos nunca se hizo ver. Y la misa apoteósica del Parque O’Higgins tuvo una asistencia estimada en 400.000 personas. No es poco, pero si es mucho menos de lo que se esperaba.

Habitualmente miles de argentinos viajan a Chile por diversas rezones. Una de ellas es hacer compras, porque allí los precios son muy convenientes para nosotros. Las provincias fronterizas tienen más tránsito automovilístico por razones obvias. Y hay mucho flujo por vía aérea. Digamos que esta visita no generó más expectativas que un “black friday”. Posiblemente menos.

He visto en vídeos a algunos de los “millones” de argentinos que viajarían a Chile a ver al Papa. El grado de excitación de esta gente me puso nervioso. Coreando a grito pelado consignas futboleras, sentí pena por eso en lo que su fe se ha convertido. No más que un fanatismo irracional. Probablemente azuzado por los organismos eclesiásticos presionados para “meter gente” en la visita.

Pero los signos más ominosos fueron los incendios de varias iglesias católicas, y una hostilidad violentísima de grupos chilenos que hubo de ser reprimida por fuerzas antimotines. Entre estos sin duda están los “habitantes ancestrales” que reclaman la “liberación de territorio” del sur, tanto de Chile como de la Argentina y que tienen ya un prolífico prontuario. Atentados diversos, homicidios y muchas “quemas de iglesias”. Francisco prevé encontrarse con algunos de ellos.

El repudio de los familiares de víctimas de abusos, pese al “sua culpa” de Francisco en un acto oficial con la presidenta de la república, lugar muy poco apropiado -per se inapropiado- y además un reclamo en el mismo sentido en presencia del episcopado chileno, tres de cuyos miembros ahí presentes están acusados de cargos de abuso sexual, desató un profundo malestar.

Se suponía que se los iba a “renunciar” discretamente antes de la visita, pero la cosa salió mal y los tres se plantaron allí sin vergüenza alguna. Ver ]]>detalles en el artículo de Sandro Magister]]> que reprodujéramos en su momento. Por algún extraño motivo el vídeo que allí se enlaza muestra a Francisco defendiendo al obispo de Osorio, y cargando las culpas a los “zurdos” (léase, izquierdistas) que “hacen lío” y ahora va a visitar. Menuda paradoja. Finalmente, “la violencia de arriba genera la violencia de abajo”, viejo lema setentista revolucionario se ha transformado en “la violencia de la bonitas palabras que matan la esperanza” que genera “la violencia de lo que aniquilan al otro”. Así se lo oye en un vídeo de su discurso ante “decenas de miles” que deben estar detrás de la cámara, porque delante no se ven. (]]>Ver aquí]]>)

Ahora tendrá que ver como pilotea el problema con el frente “social”. ]]>A pesar de los buenos oficios del asesor oficial papal Juan Grabois]]>, dirigente de movimientos sociales que movilizan mucha tropa piquetera argentina, en Chile parece que estos grupos no le tienen tanta devoción por Francisco. El señor Grabois aparece en diversas fotos abrazando a Francisco con gran cariño, como si fuera su abuelito. Y tal es la confianza que tiene con el actual pontífice que influye en la designación de cargos en la Asamblea de la Conferencia Episcopal Argentina. Lo que ha generado las iras de Mons. Arancedo, ex presidente del organismo. Mons. Lugones, actual encargado del área social de la Conferencia, jesuita, fue marcado por Grabois como el preferido del Papa, y del mismo Grabois, ciertamente. Tras lo cual fue electo.

Comentarios doctrinales

Ahora sabemos también que los fieles no tienen que repetir como loros lo que dice la jerarquía de la Iglesia la cual no es ni una élite separada ni una aristocracia, ni dueña de la Iglesia. Esto es una síntesis de dichos de Francisco en Chile. No pierde oportunidad en cada ocasión que se le presenta de demostrar su asombrosa capacidad para confundir todo.

Naturalmente no debemos repetir como loros todo lo que dice el clero. En particular en estos tiempos. Ahora bien, ¿qué sentido tiene la autoridad del clero y sus funciones específicas para las cuales han recibido autoridad, santificar, regir y enseñar?

El clero sí es una porción “separada” (eso significa “clero”) de los fieles comunes para constituir la jerarquía visible de la Iglesia, aunque no sea “propietaria” de Ella, porque la Iglesia es de Cristo. Hay que lamentar, además del uso vulgar de los términos y el batido de conceptos (o ingredientes de conceptos) tan perniciosos para la claridad de los fieles y del mismo clero, que Francisco hace gala nuevamente su otra asombrosa capacidad: la de hacer lo contrario de lo que dice. Su manejo de los asuntos de la Iglesia es tiránico, su ejercicio de la autoridad, irracional, como bien saben los obispos y en particular los miembros de la Curia Romana. De donde su poder, además del apoyo de los grandes centros mundiales de influencia, radica en su popularidad. La cual decrece.

Esto explica por qué va a Chile pasando literalmente por encima de la Argentina. Pero no viene a la Argentina. Aunque vive influyendo en la política argentina. Y ha recibido con sonrisas y notable familiaridad a un pelotón de dirigentes, muchos de los cuales ya está presos por diversos delitos: fraude, lavado de dinero, tráfico de drogas y hasta homicidios.

Tal vez no por razones “de Fe”, en la Argentina la figura de Francisco no es muy apreciada sino más bien repudiada por muchos, y es común que los comentarios de las noticias vinculadas a él sean muy agresivos.

No hace falta investigar demasiado porqué no viene a la Argentina, porqué nos ha pasado por encima.

Twittet

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.