"Vamos como católicos, apostólicos y romanos"

Con agradable sorpresa, me llega este mensaje.
Este es el verdadero espíritu que debe prevalecer en la Marcha contra el aborto.
Aviso por la marcha de mañana domingo.
Queridos hijos: 
 
Invito una vez más a la Marcha que mañana se realizará contra el aborto y en favor de la vida. 
Sé que muchos de uds. irán y que algunos pocos aún no se han decidido. 
 
- Vamos a manifestarnos por los que no tienen voz.
- A elevar nuestra súplica y nuestros cantos por los que no pueden hacerlo aún.
- No vamos a pedir un debate, ni a simplemente hacer número para que se tenga en cuenta.
Vamos como católicos, apostólicos y romanos, a plantar bandera y rezar a Dios Nuestro Señor para que ilumine o a nuestros gobernantes.
 
 
La marcha se plantea como “aconfesional”.
- Pues para nosotros también lo será: y lo será porque no vivaremos a la Democracia, sino a Cristo Rey.
- Lo será porque no pondremos nuestra Fe en el número sino en la obra de Dios.
-Lo será porque no entonaremos música mundana, sino himnos y marchas en honor de Nuestra Señora y de nuestra Argentina.
 
“Pidieron ir con remeras blancas”; pues yo iré con sotana negra y bandera argentina, porque sobre estética no juzga la Iglesia…
 
*En cuanto al horario*. La marcha comenzará a las 15.30, por lo que, a las 15 hs., nos encontraremos todos en la puerta del Botánico (frente a la Plaza Italia). El distintivo será nuestra bandera argentina.
Si quieren llevar grandes cruces o estandartes, bienvenidos sean pues, con otros sacerdotes amigos iremos rezando en voz alta el Rosario.
 
Si alguien consigue algún megáfono (por ahora tenemos sólo uno), que lo lleve
Termino: como decía el padre Castellani, al final de cuentas, "Dios no nos pedirá cuenta de cuántas batallas ganamos, sino de cuánta cicatrices tenemos" . 
 
El testimonio público como familia, dejará impreso en el alma de los más jóvenes y más pequeños, que “una vez fui con mis papás a una marcha contra el aborto para defender a los más indefensos”. Y eso no se borrará jamás.
 
Dios los bendiga
 
P. Javier OR

Twittet

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.

Editor y Responsable

Hoy 7 de abril ha tenido lugar en Roma la muy esperada conferencia “Iglesia Católica, ¿adónde vas?”. La conferencia fue inspirada por el cardenal Carlo Caffarra (uno de los cuatro cardenales de las dubia), que falleció el pasado septiembre. Al final de la conferencia se publicó una Declaración Final en el nombre de los participantes, religiosos y seglares.

Marcelo González

No que sea un descubrimiento, sino más bien una verdad que cada tanto se nos impone con una evidencia que aplasta. Nos consideramos buenos cristianos y con razón. Porque en un tiempo de persecución y apostasía estamos del lado de la Iglesia y tratamos de ser fieles a Cristo.

Editor y Responsable

Margarita Barrientos, nacida en Añatuya, Santiago del Estero, la diócesis más pobre del país, expresa estas sorprendentes impresiones. Su educación, en el interior profundo de la Argentina, la muestra heredera de la Fe tradicional y asoma en su modo de expresarse. Pero también es importante recordar quienes fueron los obispos de su ciudad, cabeza del obispado, durante su vida.

 

Juan Lagalaye

La primera Misa en el actual territorio argentino fue celebrada en el Domingo de Ramos del 1520, circunstancia litúrgica que entonces asignaba de manera peculiar el reconocimiento de la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo.

Marcelo González

¿De qué sirve invitar a un acto con un propósito tan difuso que cada uno interpretará a su modo, si quienes tienen la autoridad moral para darle la orientación correcta no están presentes y a la cabeza?