Me Gustaría que el Papa Francisco fuera católico

La reconocida organizadora de ayuda social lamenta que Francisco no hable más de Dios

 

Margarita Barrientos, nacida en Añatuya, Santiago del Estero, la diócesis más pobre del país, expresa estas sorprendentes impresiones. Su educación, en el interior profundo de la Argentina, la muestra heredera de la Fe tradicional y asoma en su modo de expresarse. Pero también es importante recordar quienes fueron los obispos de su ciudad, cabeza del obispado, durante los primeros años de su vida.

Sus modelos sacerdotales han sido Mons. Gottau y Mons. Baseotto. El primero, hombre dedicado a la obra misionera, ]]>realizó una magnífica tarea de evangelización y promoción social]]>. El segundo, además de sus méritos en el mismo sentido que su predecesor, fue el primer obispo en la Argentina que comenzó a celebrar la Misa Tradicional en su diócesis, mucho antes de la Summorum Pontificum

Además, como obispo castrense tuvo su sede impedida por el gobierno de Néstor Kirchner, después que dirigiera una ]]>carta al entonces ministro de Salud, Ginés González García, reprochándole sus iniciativas a favor del aborto, la contracepción y la "educación sexual"]]>. Ni el entonces Arzobispo de Buenos Aires, ni el Episcopado argentino lo apoyaron en su defensa de la doctrina moral de la Iglesia. Fue más bien criticado por sus pares por su "imprudencia". 

Las reacciones que la carta provocó, no solo en los medios periodísticos sino ante el Gobierno mismo, creó un conflicto diplomático con la Santa Sede, a causa la revocación ilegal de su nombramiento y la suspensión del salario que paga el Estado Argentino a los obispos católicos. La Santa Sede no reconoció nunca la legalidad de esta revocación, de modo que Mons. Baseotto permaneció en el cargo hasta su retiro por razones de edad, pero sin posibilidades de ejercer su función.

Es importante recordar esto, porque más allá de que las declaraciones de Margarita Barrientos, que una mujer sencilla, puedan expresarse con lenguaje poco preciso, el espíritu católico aflora con toda claridad. Y ese espíritu se lo debe a su formación familiar y al clero con el que estuvo en contacto durante su infancia y primera juventud.

 

Anexo: 

CARTA DE MONS. BASEOTTO 
AL MINISTRO DE SALUD PÚBLICA


Buenos Aires, 17 de febrero del año 2005


SEÑOR MINISTRO DE SALUD PUBLICA
DOCTOR GINES MARIO GONZÁLEZ GARCÍA


De mi consideración:

Me han hecho llegar la transmisión de una entrevista que Ud. sostuvo con un periodista el 14 de este mes.

Como deja la impresión de que el único Obispo que dice las cosas es el Arzobispo de La Plata, por la presente quiero informarle que sobre el aborto, la anticoncepción, la corrupción de menores, etc, se ha pronunciado el Episcopado Argentino en repetidas ocasiones, y el Papa Juan Pablo II en toda oportunidad que se ofrece. Lo hizo la semana pasada ante la nueva embajadora de Holanda. El 10 de enero decía en el discurso al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede: “En estos últimos años el desafío de la vida se está haciendo cada vez más amplio y crucial. Se ha centrado particularmente en el inicio de la vida humana, cuando el hombre es más débil y debe ser protegido mejor... La posición de la Iglesia apoyada en la razón y la ciencia, es clara: el embrión humano es un sujeto idéntico al niño que va a nacer y el que ha nacido a partir de ese embrión. Por la tanto, nada que viole su integridad y dignidad es éticamente admisible”.

Usted es médico. Sabe perfectamente que el feto en gestación tiene ADN propio, ni del padre, ni de la madre. Suyo propio. Es una persona humana. Al privarlo de la vida se está pisoteando su derecho humano primordial.

La multiplicación de los abortos que usted propicia con fármacos conocidos como abortivos es apología del delito de homicidio... Cuando usted repartió públicamente profilácticos a los jóvenes, recordaba el texto del Evangelio donde nuestro Señor afirma que “los que escandalizan a los pequeños merecen que le cuelguen una piedra de molino al cuello y lo tiren al mar”...

Usted afirma que es para prevenir el SIDA. Todos queremos que nadie sea aquejado por semejante enfermedad. Pero usted sabe –como lo sabe toda persona medianamente informada– que los poros del látex permiten el paso del virus. Y no son la barrera que tanto pregona la industria del látex que mueve cifras millonarias.

Y al facilitarles a los jóvenes e inducirlos a la vida sexual prematura, de hecho los están induciendo a contagiarse de la enfermedad que dicen combatir. ¿Porqué nunca dicen que ser casto, dueño de sí mismo, es el medio más eficaz para prevenir el SIDA? ¿O cree que ningún joven es capaz? ¿No lo están haciendo ya en Estados Unidos, donde ya están de vuelta de esta libertad suicida?

Señor Ministro: lo menos que puedo decir es que es anticientífico propiciar el aborto: asesinato de hombres inocentes; que distribuir profilácticos es propiciar el libertinaje sexual y difundir impunemente el sida, que es ampliar el mercado de los que negocian y lucran con la salud física y moral de nuestra juventud.

Se está contribuyendo a la degradación de nuestra sociedad, con los mismos principios de los emperadores romanos: “panes et circenses”. Pan queda poco si no propiciamos la cultura del trabajo. Circo nos sobra...

A buen entendedor pocas palabras.

Saluda a Ud. atte,


Mons. Antonio Juan Baseotto, profesor de Biología y obispo castrense

Fuente. ]]>Aica]]>

Twittet

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.

Editor y Responsable

Declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974. "Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad" ...

Editor y Responsable

 

Primera entrevista al nuevo Superior General de la FSSPX, don Davide Pagliarani.

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.