Bargalló, ¿vuelve o no vuelve?

Nos enteramos por ]]>Catapulta]]> de una entrevista al Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y Arzobispo de Santa Fe, Mons. José María Arancedo, publicada en el suplemento Enfoques del diario La Nación (que puede leerse completa ]]>Aquí]]>), el pasado 5 de Agosto. Entrevista que reproducimos abajo parcialmente, con los comentarios del Artillero, y en las que se muestran algunas respuestas "tibias, aguachentas y confusas, que merecen metralla a discreción", propias de un obispo que parece querer agradar a Dios y al diablo simultáneamente.
  
    ]]>Cuando ocurrió el desafortunado caso Bargalló, pensamos que el Clan de San Isidro en particular, y la progresía episcopal que atormenta a la Iglesia en la Argentina, en general, no iban a entregar a una de sus "joyas" (*) con facilidad. Seguramente tendrían para él pensado un destino de mayor alcurnia, quizá una diócesis que, por mantener todavía algún sesgo tradicional, fuera necesario disciplinar.
 
Pensamos también que a este objetivo, dejar abierta la posibilidad de la reinstalación futura del Obispo, concurrieron las maniobras de disimulo y apoteosis, encubiertas o directas, llevadas a cabo por algunos de sus pares y por sus amigos. Operación que ya se había ensayado cuando el caso de Mons. Juan Carlos Maccarone.
 
Recordemos la Misa Triunfal]]> protagonizada por el Cardenal Bergoglio y Mons. Casaretto. Allí, mientras la primatesta de los obispos argentinos hacía una tan sutil como falsa analogía entre el "prontuario" de San Pablo y el del pobre y perseguido Bargalló, su padre espiritual acuñaba la frase "Silencio Penitencial", que le permitiría al infeliz obispo "zafar" sin presentar excusas públicas ni recibir pena alguna por su delito. Por lo visto, para cierta jerarquía que añora los principios de la Revolución, somos todos iguales, pero no tanto.
  
Pues bien, en la entrevista que cometamos Mons. Arancedo responde como sigue:
 
Pregunta: ¿Cuál es la situación eclesiástica de Bargalló?

Respuesta: Fernando es, desde ya, una persona muy valiosa. Ha quedado en un contexto personal de retirarse por un tiempo. Y pidió disculpas. Es un obispo que ha presentado su renuncia y que el Papa ha aceptado. Sigue siendo un sacerdote, pero sin ejercer el ministerio episcopal. Habrá que ver más adelante qué decide el Santo Padre.
  
Primero le recordamos a Mons. Arancedo que nunca Bargalló pidió las disculpas públicas que debió pedir. Antes bien, usó de los medios para mentir poniendo a Dios por testigo; luego de lo cual se atrincheró en el Silencio Penitencial enunciado por Casaretto en la Misa Triunfal, con el aval del Cardenal Bergoglio allí presente.
 
Y segundo nos preguntamos con el título de esta nota, Bargalló: ¿vuelve o no vuelve?; y si es que acaso vuelve: ¿en calidad de qué lo haría?
 
(*) La palabra Joya entrecomillada que usamos para referirnos a Fernando María Bargalló, no debe entenderse en un sentido peyorativo, sino para explicar claramente cómo lo ven sus propios pares. No en vano Mons. Ojea se refirió a su "noble corazón", y ahora Mons. Aracedo destaca su "valía personal".

    
 
-¿No tienen derecho los homosexuales a armar una sociedad conyugal que también pueda estar regida por el amor?
 
-Respeto a la persona desde ya, pero se mezclan muchas cosas. Si esa libertad no parte de la naturaleza corremos el peligro de quebrar la ecología del hombre. Hay una suerte de “adultocentrismo”. Se acomoda todo a una libertad creadora que no reconoce lo dado por la naturaleza incluso en la educación sexual, en la que hay que formar a varones y niñas a partir de su biología, no que todo dependa de su libertad.
 
(¿Se entiende algo, estimado lector, aparte de enterarnos de que Monseñor “desde ya” respeta a la persona, como si eso fuera una nota distintiva que lo aleja de cualquier sospecha de fundamentalismo?)
 
-¿Habla de la identidad de género?
 
-Es que cuando la libertad se desconecta del dato, vamos a cualquier lado. Una libertad que se crea a sí misma va en contra de la naturaleza. Eso también forma parte de decisiones políticas.
 
(¿No habrá hecho falta puntualizar de entrada cuál es la verdadera libertad y cuál la falsa?)
  
-Las sociedades modernas empiezan a reconocer las diversidades de género, raciales y políticas, de manera que el nuevo Código debe contemplar todas esas distintas situaciones que han ido apareciendo.
 
-Pero tiene que tener racionalidad. Una ley también tiene un sentido pedagógico, sin que eso signifique que deba discriminar. Pero distinguir no es discriminar. Estoy en contra de discriminar y a favor de distinguir para dar a cada uno lo que le corresponde. No es lo mismo una unión convivencial que un matrimonio.
 
(Discriminar, según la primera acepción del Diccionario de la RAE es “separar, distinguir, diferenciar una cosa de otra”. Matete de Monseñor, que primero opone distinguir a discriminar y luego dice estar a favor de la distinción.(?)
 
¿Habrá olvidado las nociones básicas de la filosofía o es que en su seminario estudió por apuntejos, malos por cierto? Repase, Monseñor, aunque sea por Maritain…
 
Y menos mal que para Ud., Monseñor ,“no es lo mismo una unión convivencial que un matrimonio”…)
 
La sociedad civil puede conceder a dos personas del mismo sexo que se transfieran mutuamente sus derechos, pero eso no se puede equiparar con el matrimonio”.
 
(Si no malentendí, Monseñor, Ud. tolera el putimonio, con la “valiente” salvedad de que “no se puede equiparar con el matrimonio”)
  
“Fernando (Bargalló) es, desde ya, una persona muy valiosa. Ha quedado en un contexto personal de retirarse por un tiempo”
 
(Para Ud., Monseñor, este cachondo, “es, desde ya”-premisa que parece inalterable-“una persona muy valiosa”, cuando su conducta ha sido la de un auténtico canallita, que deshonró a la Iglesia. Y para colmo, Monseñor sugiere que puede volver…)
 
--- --- --- --- ---
Después de padecer tanta mediocridad y ligereza, me animo a pronosticar que pronto las ocho bienaventuranzas que conocíamos, podrían ser sustituídas por esta sola:
 
“Bienaventurados los políticamente correctos, porque ellos alcanzarán el pleno respeto humano”
 
¡Felicitaciones, Monseñor!
 
Nota catapúltica
 
Si el lector halla en la entrevista las palabras “Dios”, “sacramento”, “ley natural” “pecado contra natura”, “vicio nefando”, lo invito a tomar una ración doble de “Juancito Caminador” (Black Label, que para el Blue no me da el cuero).

Fuente: ]]>Página Católica]]>

Twittet

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Editor y Responsable

Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.

Marcelo González

Recientemente hizo algo de ruido una pastoral del obispo de Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, que es un personaje muy pintoresco. Su rol mediático más reciente tuvo lugar cuando cierto ex funcionario público decidió esconder unos 10 millones de dólares en billetes en cierto convento bajo su jurisdicción.