¿Carta de despedida de Bargalló a su clero?

Queridos diocesanos: Mi renuncia a la presidencia de la Iglesia< que se reúne en Merlo-Moreno parecería huída de mal pastor ante los lobos de la vergüenza pública, si no la acompañara de un mensaje de descargo. Necesito abrir mi intimidad a vuestros ojos compasivos, de par en par y con la franqueza que cumple entre cristianos.

Después de una juventud dada al solo Amor Divino, quiso la vida apiadarse de mi soledad y regalarme de maduro el complemento de compañía que me faltaba. Arrastrado por la pasión, me entregué al amor inédito sin reservas y descubrí la inspiración del Cantar de los Cantares, el más bello de nuestros libros sagrados, que solemos entender en clave mística. Me arrebataron el sentido los besos de la su boca y encontré más dulces que el vino los amores de la amada, cuerpos y almas machihembrados. La vida se me tornó mañana de pájaros.

Pero la elicidad arrebatada que gozaba me impidió comprender la incoherencia moralde mantener unas relaciones que prohíben la ley canónica y la fidelidad a los votos sagrados libremente comprometidos.

Reconozco, tarde pero con gran pesadumbre, que la situación irregular en que me vi atrapado no debe ser calificada de otra manera que como impropia de un profesional de la santidad. Por ello os pido perdón con la esperanza de que se lo concedáis a mi flaqueza, y también por no haber practicado la austeridad que predicaba para otros.

Me voy a mi nueva vida con sentimientos encontrados de consuelo y desazón. Me consuelan los años de servicio eclesial a los hombres tratando de imitar las enseñanzas de Jesús; me desazona que una norma humana me imponga el sacrificio de dejar el sacerdocio para ser marido. Y más aun pensar que alguno de vosotros haya podido recibir daño espiritual por mi causa.

Quisiera dejaros a todos con la bendición del Señor y contar con la vuestra. Sé que no se la negaréis al hermano que no pudo traicionar al corazón enamorado ni a la mujer que le dio el suyo. Quedad en paz.

Fernando Bargalló

Fuente: ]]>Periodista Digital]]>

Observación: ¡Hay cosas difíciles de creer hasta que uno las ve ante sus ojos!

Twittet

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Editor y Responsable

Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.

Marcelo González

Recientemente hizo algo de ruido una pastoral del obispo de Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, que es un personaje muy pintoresco. Su rol mediático más reciente tuvo lugar cuando cierto ex funcionario público decidió esconder unos 10 millones de dólares en billetes en cierto convento bajo su jurisdicción.