Mons. Jofré Giraudo en la mira

Como saben los que siguen estos temas, hay varios obispos bajo la mira de la Santa Sede. Lamentablemente, no son los peores, sino al contrario. Son aquellos en los que encontramos, a veces solo destellos, otras luces de firmeza doctrinal, y tolerancia litúrgica al Rito tradicional. En el caso que tocamos, Mons. Samuel Jofré Giraudo, obispo de Villa María, Córdoba, Argentina, cuestionado por su posicion firme en materia moral, por su tolerancia a la misa tradicional y ahora bajo fuego por expresar opiniones que como maestro de la Fe que todo obispo debe ser, involucran cuestiones de ética pública. 

Primeras declaraciones públicas de Mons. Jofré que causaron revuelo

Reproducimos a continuación un artículo que publicó Página/12, vocero del CELS, organización que dirige el ex guerrillero Horacio Verbitsky, ]]>financiada por fundaciones y organismos internacionales]]>, como la Fundación Ford y la Embajada Británica, la Embajada de Holanda y el Foreign and Commonwealth Office de Gran Bretaña entre tantas más que ]]>reconocen públicamente aquí]]>.

Reproducimos el artículo de Página/12. 

 

Pedidos para que la Iglesia fije posición

Cristianos para el Tercer Milenio le envió una carta a la Conferencia Episcopal para que explicite su postura. Lo mismo reclamó el Centro de Estudios Legales y Sociales.

El Centro de Estudios Legales y Sociales y el equipo coordinador de Cristianos para el Tercer Milenio le pidieron ayer a la Iglesia Católica de la Argentina que explicite su posición institucional frente al proceso de justicia por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura. El reclamo es producto de las declaraciones del obispo de Villa María, Samuel Jofré Giraudo, quien en línea con la teoría de los dos demonios cuestionó la legitimidad de los juicios por la represión ilegal, de los cuales la Iglesia es protagonista por partida doble: con religiosos victimarios que ya fueron procesados y hasta condenados, como Christian von Wernich, y de otros que fueron víctimas, como monseñor Enrique Angelelli.

Cristianos para el Tercer Milenio, una agrupación de referentes de distintos ámbitos que cuestiona a la jerarquía católica, le envió a Jofré Giraudo una carta en la que destacó “la escandalosa confusión creada por sus declaraciones, que no son las primeras que ponen en duda sus atributos de pastor” y le exigió “una clara ratificación o rectificación”. En una segunda misiva, dirigida a la comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina que encabeza José María Arancedo, el grupo que integran Hernán Patiño Mayer, Alicia Pierini, Ana Cafiero y Felipe Solá, entre otros, le reclama a la conducción de la Iglesia “una rápida, clara y precisa toma de posición”. El CELS, en un comunicado, consideró “imprescindible que la Iglesia Católica de la Argentina se posicione” sobre los juicios y “se comprometa con una colaboración permanente y sustantiva con el proceso de memoria, verdad y justicia por los crímenes de lesa humanidad”.

“Habría dicho usted que ‘los juicios son discutibles porque en la Justicia se nombraron infinidad de cargos puestos a dedo que le hicieron perder credibilidad al Poder Judicial’”, apunta Cristianos para el Tercer Milenio en referencia a declaraciones publicadas en medios de Villa María. Luego le formula una serie de preguntas al obispo: “¿Qué autoridad tiene usted para hablar de elección a dedo, cuando la suya responde a la misma metodología que, por otra parte, contradice las tradiciones de la Iglesia primitiva y los deseos de buena parte de la grey católica? ¿Con qué fundamentos discute usted las sentencias de la Justicia democrática y la credibilidad del Poder Judicial?”, le plantean a Jofré Giraudo, quien cursó el secundario en el Liceo Militar General Paz de Córdoba y se formó como sacerdote en plena dictadura.

Las preguntas siguen. “¿Cuáles son ‘las voces serias y bien plantadas que hablan de juicios políticos’? ¿Se refiere usted a los criminales que fueron recientemente condenados por el asesinato de nuestro hermano obispo Enrique Angelelli? ¿Qué quiso decir al plantear una amnistía como camino para la reconciliación? ¿Olvidó acaso que la ‘paz es hija de la justicia’ y que el perdón reclama verdad, arrepentimiento y reparación? ¿Avala usted con su afirmación de que ‘los militares no fueron los únicos culpables’ la perversa teoría de los dos demonios, que pretende equiparar a delitos comunes con crímenes de lesa humanidad?”

Luego de exigirle al obispo que ratifique o rectique sus palabras, la agrupación le pide a Jesucristo que a través de la Virgen de Luján “lo ayude a reparar el daño causado y en el futuro a servir con honestidad, humildad y prudencia las necesidades del rebaño puesto a su cuidado”. En su carta a la comisión de la CEA, que encabeza Arancedo, la agrupación destaca “la gravedad” de las declaraciones y “las dudas que alimentan” sobre la posición del Episcopado, y por ese motivo les demandan a los obispos que “en su condición de pastores y servidores de nuestro pueblo, (hagan pública) una rápida, clara y precisa toma de posición”.

El comunicado del CELS se titula “La Iglesia Católica frente al proceso de memoria, verdad y justicia” y recuerda que ya en 1984 la Conadep hizo constar en su informe final que miembros de la Iglesia “cometieron o avalaron con su presencia, con su silencio y hasta con palabras justificatorias” la represión ilegal. “Hace treinta años que la Iglesia Católica aparece mencionada reiteradamente en los testimonios de las víctimas por su falta de respuesta o su compromiso con los represores”, destaca. “Ocho sacerdotes fueron procesados por su participación en delitos de lesa humanidad. El capellán castrense Christian von Wernich está condenado por su actuación en centros clandestinos de detención pero continúa siendo sacerdote”, advierte. “En otros casos, la investigación judicial no avanzó en la determinación de responsabilidades penales aunque la participación eclesiástica está documentada”, recuerda, y cita el ejemplo de los secuestrados de la ESMA que ante la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos fueron trasladados a un centro de detención que funcionó en la isla El Silencio, en Tigre, propiedad del arzobispado porteño. El organismo recuerda también que en el juicio por el asesinato de Angelelli, que concluyó este año, “la Iglesia Católica de la provincia de La Rioja fue parte querellante y el Vaticano aportó documentación conservada en sus archivos durante 39 años”. Finalmente, dado que se trata de “un proceso protagonizado por toda la sociedad argentina” y con “reconocimiento mundial”, considera “imprescindible” que la institución se posicione sobre los juicios y “se comprometa con una colaboración permanente y sustantiva”.

Fuente: ]]>Página/12]]>

A pesar de la pública antipatía de Verbistsky por Francisco, a quien acusa de haber entregado al menos a dos religiosos a los militares durante el gobierno del llamado "Proceso de Reorganización Nacional" (1976-1983), apela ahora a esta presión a fin de lograr una sanción sobre el obispo por sus dichos. 

A propósito de lo que el obispo dijo en el contexto de una conferencia sobre la violencia social en la Argentina, el obispado ha hecho conocer el siguiente comunicado, que no hemos encontrado en el sitio web de la Diócesis sino en fuente periodística: 

“Ante acusaciones periodísticas recibidas, el obispo diocesano, Samuel Jofré, desmiente absolutamente que alguna vez haya apoyado el terrorismo de Estado o los linchamientos, conductas totalmente contrarias a la enseñanza del cristianismo y al magisterio de la Iglesia Católica. En el marco de una conferencia sobre el problema de la violencia social en nuestra Patria, ante una pregunta del auditorio respecto a la revisión de la década del 70, se limitó a expresar que el valor jurídico de los juicios así como la utilidad de las amnistías eran cuestiones jurídicas y políticas de amplia discusión en las que no es competente, afirmando por su parte la importancia de la reconciliación espiritual y la fuerza liberadora de la verdad. Por lo tanto, el obispo lamenta dicha publicación que no acepta y pide disculpas si sus expresiones hubiesen sido algo confusas o que hubieran dado pie a una mala interpretación”.

Fuente: ]]>El Diario de Córdoba]]>

Cabe recordar que Mons. Jofré es un reconocido especialista en derecho y moral, de modo que sumado a su condición de obispo, no es irrelevante que de su opinion sobre estos temas.

 

Twittet

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?