Mons. Lozano en la Luna

Obispo: 
Mons. Jorge Lozano

Mes de Julio: Amigos y ciudadanos
 
    En este mes de julio convergen dos celebraciones que me parece bueno  vincular: el día de la  declaración de la   Independencia y el día del amigo.

La  fecha patria nos da la ocasión para dar gracias a Dios por reunirnos en este  territorio y compartir la historia común. En el día del amigo aprovechamos para saludarnos, encontrarnos, desearnos  buenas cosas, compartir momentos de alegría y cercanía.

Comentario  Druídico: Si no entiendo mal, el “día del amigo”  recuerda la primera caminata lunar. Sin duda, a Mons. Lozano le impactó tanto  que sigue en la luna.

En  otro julio, del año 1789 la Revolución Francesa levantó tres banderas de  profunda raíz cristiana: libertad, igualdad y fraternidad. Podemos decir que  desde entonces en el mundo se ha avanzado bastante en lograr plasmar estos  ideales en los Estados democráticos, aunque queda mucho por lograr. En la Argentina se pregona  insistentemente acerca de las libertades individuales y la búsqueda de igualdad  en algunos sentidos. Pero bastante menos se proclama la fraternidad.

Comentario  Druídico: Libertad, igualdad y fraternidad, tres  banderas de profunda raigambre cristiana. Sin duda lo que afirma Mons. Lozano  es correcto en cierto sentido. En el peor sentido. Son principios evangélicos  deformados por la herejía liberal…

Las  ideologías individualistas y colectivistas que se desplegaron durante el siglo  XX han conspirado contra la fraternidad en algunas sociedades modernas y  contemporáneas y, de algún modo, también nos influyen a nosotros. El  individualismo hace que cada uno se encierre en su propio mundo y la sociedad  tenga que estar al servicio de mis deseos e intereses (cuando no también,  caprichos). Se reclaman derechos pero no se asumen deberes cívicos. Por el  contrario, en el colectivismo la persona no cuenta y es el Estado el dueño de  la vida y los sueños de sus habitantes.

Comentario  Druídico: Bueno, de buenas intenciones está  empedrado el camino del infierno. Aunque, después de varios millones de  masacrados, ya resulta difícil pensar en la buenas intenciones de los  revolucionarios, tanto los “franceses” como los que le siguieron hasta la  actualidad.

Cuando  hablamos de “amistad social” nos referimos justamente a fortalecer los vínculos  que nos unen como Nación. Lazos de orden histórico, de presente y de futuro. De  afecto mutuo y compromiso.

Es  común que haya tensiones, conflictos de intereses, roces entre personas, grupos  y sectores sociales. (No perdamos de vista que las tensiones positivas  generalmente dan lugar a respuestas creativas, con el plus de la búsqueda de  algo nuevo y mejor que lo anterior. Como una mejor versión de nosotros mismos y  de las situaciones.) Pero otra cosa distinta es la fragmentación social y la  descalificación de quienes piensan de modo diverso.

Comentario  Druídico: Dice Belloc que el culto a la nación en  Occidente fue un sustituto de la fraternidad cristiana que predominaba en  Europa antes de la Reforma.   Y ese culto llegó a la idolatría cuando las naciones  cristianas se despedazaron en nombre de un falso patriotismo, siendo las  grandes guerras mundiales el mayor acto criminal contra la cristiandad, en  especial la primera, que acabó con los últimos imperios cristianos.

Hoy por hoy, sin una mirada sobrenatural  es común que inclusive buenos católicos perciban a las naciones extranjeras  como enemigas antes que como hermanas. Y tenemos que soportar que la bandera de  la fraternidad hispanoamericana esté en manos de los progres. Una bandera que  desvirtúa esa fraternidad colocándola en el plano de la “unidad de los pueblos  oprimidos” antes que en el de la confraternidad de los pueblos redimidos por la Fe de Cristo.

Y como si fuera poco, lo sobrenatural, la  doctrina, los mandamientos, los sacramentos… permanecen ausentes de la boca de  los obispos, como en este caso…

La  amistad social no es un pacto de no agresión. A veces se empieza por allí, pero  va más allá. Es caminar juntos por el camino del diálogo y la búsqueda de  consensos en un clima social de cordialidad en el trato con todos los hombres y  mujeres que habitamos el suelo argentino. Entendiéndonos distintos y viendo  riqueza en esa diversidad.

Comentario  Druídico: Otra vez, la diversidad sin un centro de  unidad solo puede ser lo que es, la guerra de todos contra todos. Como mínimo,  esa amistad se basa en el respeto de la ley natural. Pero insisto, no es aceptable  que un obispo hable de” pacto social” como si la sociedad humana no fuese una  creación de Dios, expresamente señalada por la Revelación y el  Magisterio. Es Russeau por encima de la Biblia.

Es  legítimo buscar los intereses de cada sector, pero es importante que todos nos  hagamos cargo de la búsqueda del bien común.

Comentario  Druídico: Es legítimo buscar los intereses  legítimos de cada sector legítimo. Nuevamente, el bien común no es la suma de  los bienes individuales, sino lo que es bueno para la sociedad, aunque la  sociedad no aprecie ese bien y lo rechace.

A esta  altura del texto seguramente alguno querrá preguntarme “Padre, ¿es posible la  fraternidad?”. Y yo respondo: “Tan posible como la libertad y la igualdad”.  Porque los tres principios son inseparables. Obedecen a lógicas y búsquedas diversas.  Pero si se debilita uno, los otros dos se vuelven raquíticos y vulnerables. Y  de hecho, en una sociedad poco fraterna no todos tienen las mismas libertades y  derechos, y no todas las personas tienen igualdad de oportunidades.

Comentario  Druídico: La fraternidad tiene sentido en la medida  en que todos tengamos un padre común. La libertad en la medida en que la  sociedad se rija por la ley de la caridad (que es el sentido de la expresión Agustina  “Ama y haz lo que quieras”), y la igualdad, tal como se la presenta hoy, no es  un bien sino más vale un mal.

Claro  que es difícil. Si a veces nos peleamos en la propia familia; o vemos rencillas  y egoísmos en nuestras Capillas o Parroquias con actitudes que no favorecen la  comunión y la entrega generosa.

Para quienes tenemos fe, la fraternidad hunde sus raíces en la Paternidad de Dios. Si  lo vamos corriendo a Él de la vida social y pública, menos lazos fraternos nos  unen.

Dios  quiera ayudarnos a mirarnos como hermanos y nosotros nos dejemos ayudar.

Comentario  Druídico: Bueno, era hora.

Hagamos  también una oración por las víctimas del atentado terrorista a la AMIA ocurrido el 18 de julio  de 1994, en el que murieron 85 personas, sumiendo en el dolor a miles de  familiares y a todos los argentinos. A 18 años el reclamo es el mismo: verdad y  justicia.
  No  más. Tampoco menos.

Comentario  Druídico: Y cuando parecía que se elevaba un poco  sobre el discurso políticamente correcto, desbarra de nuevo en la pleitesía  política hacia los sectores dominantes del poder. Obispos mudos, sometidos a  los poderes todopoderosos. Estamos en el horno.

*  Obispo de Gualeguaychú y presidente de la Comisión Episcopal  de Pastoral Social

Twittet

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Editor y Responsable

Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.

Marcelo González

Recientemente hizo algo de ruido una pastoral del obispo de Mercedes-Luján, Mons. Radrizzani, que es un personaje muy pintoresco. Su rol mediático más reciente tuvo lugar cuando cierto ex funcionario público decidió esconder unos 10 millones de dólares en billetes en cierto convento bajo su jurisdicción.