Obispo adúltero: arranca la investigación


“El celo de tu casa me devora y los baldones de los que te ultrajan cayeron sobre Mí” (Ps. 68,10)

Como anunciáramos en nota anterior, tenemos la promesa de que la Santa Sede investigará la situación del obispo al que nos hemos referido en todas las notas relativas al caso. Tenemos no solo la compromiso de que no será promovido, sino de que su situación y la de sus encubridores será debidamente investigada.

Además, y esta es una novedad de última hora, altísimas instancias de la jerarquía católica, han tomado el compromiso de gestionar ante el Arzobispo Primado de Buenos Aires, la aplicación efectiva del Motu Proprio Summorum Pontificum.

Este no solo de un modo general, sino que se han propuesto iglesias para el rezo dominical de la misa tridentina y será celebrada por sacerdotes de toda confianza, cuyos nombres conocemos. Claro, que esta, en definitiva, es decisión del Arzobispo de Buenos Aries.

Por eso, suspendemos momentaneamente la publicación de las cartas elevadas a los dicasterios romanos para el Clero y para los Obispos, que contienen un resumen sustancial de la sentencia judicial, aunque varios lectores nos avisan que hay muchas personas familiarizadas con dicha sentencia en el mundillo católico.

Resulta necesario recapitular un poco para que se comprenda nuestra decisión. En el artículo “Cuando la Paciencia se acaba” pedimos, sin mencionar expresamente la Arquidiocesis en ese momento, que se nos concediera un gesto de buena voluntad.  Decíamos textualmente:

Solicitamos también de la autoridad eclesiástica competente pruebas de buena voluntad, de disposición a tomar seriamente el caso, y dar a los tantos curas amacebados o abusadores de que tenemos noticia, señales de que se pondrá énfasis en restituir la disciplina eclesiástica por el bien de sus almas y de las almas de los feligreses.

Quede claro: queremos pruebas concretas de buena voluntad  de los superiores. Pruebas tangibles de que no solo se pondrá coto a la impunidad de los malos sacerdotes , sino también a la persecución de los buenos y piadosos .

Este es uno de los gestos de buena voluntad que nos parece aceptable y que deberá concretarse en pocos días, a riesgo de que  debamos interpretar que el Arzobispado de Buenos Aires no tiene la menor intención de cumplir con lo establecido por la Santa Sede, ni se aviene a las tratativas de las autoridades eclesiásticas que lo están gestionando.

De todos modos, el nombre del obispo implicado en el caso de adulterio es de dominio semipúblico, y cualquier mínima investigación lo puede descubrir en minutos. La causa consta en la justicia civil,  y ya está en manos de Curia Romana. No es mucho lo que podemos aportar hoy, más allá de mantener una actitud vigilante del cumplimiento de las promesas recibidas.

Quede expresamente aclarado que nuestras preocupaciones han recibido buena acogida en las diversas instancias a las que podíamos recurrir salvo, de momento en la Curia Arzobispal, que tiene la clave del asunto. De ella depende que sigamos adelante.

Hacemos el sacrificio periodístico de postergar la publicación aun cuando sabemos que la mirada de muchos medios y lectores está puesta en nuestra web. Hoy tenemos cifras record de visitas. Nuestro “negocio” sería lanzar la primicia. Pero nuestro deber de católicos es hacer hacer una pausa, que hoy, estamos convencidos ante Dios, es lo mejor para el bien de la Iglesia.

Rogamos a todos nuestros lectores que sigan atentamente el caso en los días por venir.

Twittet

Marcelo González

Yo recuerdo, en mi larga vida de tradicionalista, haber escuchado muchas veces este reproche: ¿cómo te vas a oponer a algo que ha dicho el papa? O el Concilio, cuando el Concilio era dogmático de facto. Algo que parece también dejó de ser para los conservadores.

Marcelo González

Signos del cielo y de la tierra: si los tiempos no se abreviasen hasta los justos perecerían

Mons. Bernard Fellay

Pretender hablar de conversión excluyendo que sea a la Iglesia católica, es burlarse de la gente. Dios, que es todopoderoso, ha puesto en las manos de María esta gracia, este poder de hacer milagros; no sólo el del sol, sino un milagro aún más asombroso: la conversión de un país entero mediante una sencilla consagración hecha por el Santo Padre, al que se unirían los obispos del mundo entero. Ese país, desde ese momento, quedará entregado a la Santísima Virgen.

Editor y Responsable

Continuemos la lucha con todas nuestras fuerzas como siervos inútiles que somos, pero pongamos nuestra esperanza, más que nunca, en la todopoderosa intercesión de Santa María, la Madre de Dios siempre Virgen, pues es ella quien, una vez más, vencerá la herejía.

Editor y Responsable

Cuando ahora leo en el Nuevo Testamento esas escenas tan encantadoras del paso del Señor por Palestina, recuerdo éstas que, tan niña todavía el Señor me hizo presenciar en esos pobres caminos y carreteras de Aljustrel a Fátima y a Cova de Iría. 

Jorge Ferro

La persona de Lefebvre es remansada, acogedora. No estamos frente a un energúmeno. Bastaba mirar sus ojos, a los que veo todavía hoy como claros y serenos. Una voz tranquila, no declamatoria, sensata. Su palabra mesurada y esperanzadora. 

Editor y Responsable

Los otomanos avanzaban sobre Europa. Juan (Jan III) Sobieski, rey de Polonia, decidió liderar la coalición, abandonando su patria marchó al mando del ejército. Al llegar a Viena los turcos doblaban a los cristianos. El enviado papal, Marco D’Aviano, consiguió unir a todo el ejército bajo el mando del rey polaco.