Obispo adúltero: arranca la investigación


“El celo de tu casa me devora y los baldones de los que te ultrajan cayeron sobre Mí” (Ps. 68,10)

Como anunciáramos en nota anterior, tenemos la promesa de que la Santa Sede investigará la situación del obispo al que nos hemos referido en todas las notas relativas al caso. Tenemos no solo la compromiso de que no será promovido, sino de que su situación y la de sus encubridores será debidamente investigada.

Además, y esta es una novedad de última hora, altísimas instancias de la jerarquía católica, han tomado el compromiso de gestionar ante el Arzobispo Primado de Buenos Aires, la aplicación efectiva del Motu Proprio Summorum Pontificum.

Este no solo de un modo general, sino que se han propuesto iglesias para el rezo dominical de la misa tridentina y será celebrada por sacerdotes de toda confianza, cuyos nombres conocemos. Claro, que esta, en definitiva, es decisión del Arzobispo de Buenos Aries.

Por eso, suspendemos momentaneamente la publicación de las cartas elevadas a los dicasterios romanos para el Clero y para los Obispos, que contienen un resumen sustancial de la sentencia judicial, aunque varios lectores nos avisan que hay muchas personas familiarizadas con dicha sentencia en el mundillo católico.

Resulta necesario recapitular un poco para que se comprenda nuestra decisión. En el artículo “Cuando la Paciencia se acaba” pedimos, sin mencionar expresamente la Arquidiocesis en ese momento, que se nos concediera un gesto de buena voluntad.  Decíamos textualmente:

Solicitamos también de la autoridad eclesiástica competente pruebas de buena voluntad, de disposición a tomar seriamente el caso, y dar a los tantos curas amacebados o abusadores de que tenemos noticia, señales de que se pondrá énfasis en restituir la disciplina eclesiástica por el bien de sus almas y de las almas de los feligreses.

Quede claro: queremos pruebas concretas de buena voluntad  de los superiores. Pruebas tangibles de que no solo se pondrá coto a la impunidad de los malos sacerdotes , sino también a la persecución de los buenos y piadosos .

Este es uno de los gestos de buena voluntad que nos parece aceptable y que deberá concretarse en pocos días, a riesgo de que  debamos interpretar que el Arzobispado de Buenos Aires no tiene la menor intención de cumplir con lo establecido por la Santa Sede, ni se aviene a las tratativas de las autoridades eclesiásticas que lo están gestionando.

De todos modos, el nombre del obispo implicado en el caso de adulterio es de dominio semipúblico, y cualquier mínima investigación lo puede descubrir en minutos. La causa consta en la justicia civil,  y ya está en manos de Curia Romana. No es mucho lo que podemos aportar hoy, más allá de mantener una actitud vigilante del cumplimiento de las promesas recibidas.

Quede expresamente aclarado que nuestras preocupaciones han recibido buena acogida en las diversas instancias a las que podíamos recurrir salvo, de momento en la Curia Arzobispal, que tiene la clave del asunto. De ella depende que sigamos adelante.

Hacemos el sacrificio periodístico de postergar la publicación aun cuando sabemos que la mirada de muchos medios y lectores está puesta en nuestra web. Hoy tenemos cifras record de visitas. Nuestro “negocio” sería lanzar la primicia. Pero nuestro deber de católicos es hacer hacer una pausa, que hoy, estamos convencidos ante Dios, es lo mejor para el bien de la Iglesia.

Rogamos a todos nuestros lectores que sigan atentamente el caso en los días por venir.

Twittet

Marcelo González

En un artículo titulado “La Gran Comedia de “la Vida” publicado el 27 de febrero de este año expresé mis reservas a lo que creo es como mínimo un enfoque equivocado al desafío de las ideologías feministas, abortistas, de género, etc. En particular contra el aborto, cuando se anunciaba una marcha que resultó multitudinaria, extraordinaria y sorprendente, una marcha que demostró que el rechazo al aborto es muy fuerte en la sociedad argentina. 

Marcelo González

Leemos en Adelante la Fe un interesante artículo del Dr. César Félix Sánchez que complementa otro, reproducido en Panorama Católico. Recomendamos la lectura de ambos. A su vez nos trajo a la curiosidad recordar qué había publicado sobre estos temas tiempo atrás, en la era de la "gran esperanza benedictina". Y nos parece prudente rememorarlo. El autor peruano recorre hacia atrás el barroso camino de Francisco. Resulta que, como siempre sostuvimos, hace mucho tiempo que la derrota papal está enfangada. 

Marcelo González

Lo más pornográfico que leí en mi vida es el libro “Teología Moral para Seglares” de Royo Marín. La parte contra sexto. Me creó una verdadera incomodidad. Las personas bien criadas tenemos una repugnancia natural por lo indecente, lo obsceno. Pero estamos fuera de época, porque lo obsceno se hace público todo el tiempo

Marcelo González

El caso de Alfie Evans, como otros, aunque no tan resonados, hace emerger una realidad que no todos advierten, por fuerza de hábito y atavismo: la vida se ha convertido en la variable de ajuste del mundo moderno, posmoderno o lo que sea. Del mundo de hoy. Si queremos un mundo mejor, no podemos estar fijándonos en un niño más o menos.

Editor y Responsable

Publicado hoy en un portal de gran alcance, este artículo supone una gran victoria para los que luchan contra la legalización del aborto en la Argentina. Allí se da cuenta del resultado de la exposición de Mónica del Río, incansable batalladora en estos temas, que es nada más ni menos que el reconocimiento oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre las cifras reales de muerte por abortos registrados en el país en 2016. Fueron 31 casos. Y de estos 16 que se describen como "abortos no especificados". 

Adelante la Fe

¿No fue durante ese pontificado que notorios y confesos homosexuales a quienes Montini conocía personalmente fueron elevados al episcopado, circunstancia que llevaría a incluso un circunspecto neocón poco sospechoso de cualquier integrismo como George Weigel a reconocer el desgobierno y absoluta incuria a la hora de nombrar a obispos ineptos moralmente durante ese pontificado?

Marcelo González

Uno tiene la impresión, al leer la declaración final y habiendo repasado las entrevistas y los resúmenes de las conferencias, que estos clérigos quieren dar un paso adelante con el pie derecho en la restauración de la Iglesia. Pero a la vez se pisan el zapato con el pie izquierdo.