Yo creo que el P. Grassi es inocente

"Yo creo que el padre Grassi es totalmente inocente", dijo un obispo de Río Negro

Marcelo Cuenca, de la dióscesis Cuenca del Alto Valle, defendió al cura condenado por abuso sexual y afirmó que las pruebas "son una cosa armada por el poder económico"

"Yo creo que el padre [Julio César] Grassi es totalmente inocente", aseguró esta mañana el obispo de la diócesis Cuenca del Alto Valle, Marcelo Cuenca, y afirmó además que la causa contra el cura condenado por abuso sexual agravado y corrupción de menores es "una cosa armada por el poder económico".

En diálogo con la radio FM Versión, de General Roca, un día después de que ]]>un fallo de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, ratificara la condena]]>contra el sacerdote ]]>Julio César Grassi,]]> el obispo de Río Negro dijo: "Honestamente, y sin erigirme en juez, creo que el padre Grassi es totalmente inocente y le han querido colgar, sumar, una acusación que responde a otros motivos y no a esta lamentable situación que reconozco pueden haber vivido algunos sacerdotes, de abuso de niños".

Cuenca mencionó durante los diez minutos de la entrevista dedicados a este caso que fueron repartidos entre los obispos tres libros que demuestran "los elementos de inocencia" del padre acusado por abuso sexual agravado y corrupción de menores.

"A mí me llegó el tercer volumen ayer de cómo este proceso, intentando ensuciar y manchar el padre Grassi ha sido una cosa armada porque el poder económico que Grassi no permitió usar ha querido vengarse de él excluyéndolo de un servicio que el desarrolló claramente", expuso el obispo.

Cuenca cuestiona que se lo haya acusado a Grassi "cuando él en realidad fundo una obra de la caridad a un servicio que mucho antes podría haberse ocupar caminos legales donde no se pagan impuestos, donde tienen este servicio que es atender a los que más necesitan".

Cuenca dijo no tener intención de "juzgar a la justicia". "Sin negar que la justicia civil es necesaria, reconozcamos que tiene restricciones de encausamiento que las mismas leyes significan parcializar", expresó.

Fuente: ]]>La Nación]]>

Comentario: Yo creo que Mons. Cuenca está en la verdad. Es el único obispo que -hasta el momento, y hasta donde yo sé- se ha atrevido a defender al P. Grassi, invocando la verdadera razón de su desgracia: el deseo de quitarle la Fundación Felices los Niños, que recaudaba cifras muy grandes de dinero. 

Twittet

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?