Papa Francisco

Aunque varios de los hechos que nos permiten prever esta perspectiva sobre el año que acaba de comenzar sucedieron antes del 1º de enero, y probablemente tengan sus consecuencias más trascendentes después del 31, los signos que marcan ya a 2017 son extraordinarios.

 

Esta canción, compuesta y cantada por la irlandesa Emily Clarke será la bienvenida oficial a Francisco en una visita a la isla agendada para 2018. Naturalmente, no hay nada objetable en recibir a un visitante ilustre con una canción.  Aquí la compositora parece haber asumido erroneamente que Francisco no es Vicario, sino Sucesor de Cristo. Y por lo tanto las alabanzas que con que se honra al representante de Cristo en la Tierra son equivalentes a las que deben rendirse a Cristo mismo.

 

Los tiempos se aceleran. Casi a diario aparecen documentos instando al papa a la corrección de los errores doctrinales de Amoris Laetitia. El problema es que el documento es increíblemente ambigüo. En él se afirma la doctrina de la Iglesia en distintos puntos y se la desdibuja en muchos otros. Y finalmente, en las notas famosas del capítulo VIII, se da pie a violentarla, como lo han hecho apenas en estos días los obispos de Malta.

La batalla final entre el Señor y el reino de Satanás será acerca del matrimonio y de la familia. No teman, porque cualquiera que actúe a favor de la santidad del matrimonio y de la familia siempre será combatido y enfrentado en todas las formas, porque esta es la cuestión fundamental.

Un signo de los tiempos. Desde Hungría, nación de origen de George Soros, se activan proyectos legislativos para impedir la acción de las ONGs que financia el hipermillonario más conocido del Nuevo Orden Mundial.

Solo un ciego puede negar, que en la Iglesia existe una gran confusión, incertidumbre, inseguridad, causada por algunos párrafos de Amoris Laetitia

No hay modo de tomarse un descanso con Francisco. En estos días se conocieron medidas de intimidación al Card. Müller que surtieron su efecto, aparentemente, cuando el Prefecto de la Fe hizo una declaraciones a cierto canal italiano de noticias en defensa del silencio de Francisco ante el requerimiento de las dubia.

El mundo católico está hirviendo tras la publicación el 19 de septiembre de la carta de cuatro cardenales (Carlo Caffarra, Walter Brandmuller, Joachim Meisner y Raymond Burke) al Papa Francisco. La carta solicita que el Papa aclare declaraciones, al parecer heterodoxas, de su Exhortación Apostólica Post-Sinodal, Amoris Laetitia.

La información es de Infovaticana, que la toma de diarios italianos. El comentario también: podría ser una advertencia para que el cardenal norteamericano cejara de su intención de presentar una corrección fraterna a Francisco por su silencio ante los temas de doctrina que requieren respuesta, las ya famosas "dubia".

El Santo Padre ha definido estas resistencias como aquellas que “brotan de las mentes distorsionadas y se ocultan detrás de las palabras justificadas refugiándose en las tradiciones, en las apariencias y en la formalidad”

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Hace algunos meses, en preparación de este año del Centenario de Fátima escribí un texto titulado “Francisco a Vuelo de Pluma”. Quisiera ahora reflejar en éste las impresiones que me ha causado una larga lectura de textos y trabajos dedicados a la mayor y más longeva de los videntes de la Cova da Iría en 1917.

El mensaje de Fátima es, sí, un mensaje de amor, pero a la vez y por lo mismo es un mensaje de rigor, de severidad, de seriedad. Después de la aparición, los pastorcitos de Fátima dejaron de jugar. Dejemos entonces de jugar.

Editor y Responsable

¿A quién se le ocurre convocar una jornada de oración a lo largo de toda su frontera, apenas 3000 kms.? ¿A quién se le ocurre anunciar que un millón de personas va a responder a ese llamado? 

Editor y Responsable

¿Es que perdió su rumbo
la nave de la Iglesia? ¿Es que a porfía
se nos ha puesto a andar de tumbo en tumbo
ebria y alzada la marinería?

Marcelo González

Lo único claro es la confusión.

Prof. Roberto de Mattei

La Correctio filialis no es sino la punta de un inmenso iceberg de descontento por la desorientación que impera actualmente en la Iglesia. 

Editor y Responsable

¿Por qué hacemos esto? Lo hacemos porque hay evidencias científicas indiscutibles y, además, porque Nuestro Señor Jesucristo fue un niño por nacer, formado virginalmente por la acción del Espíritu Santo en el seno de la Virgen María.