Papa Francisco

 

Francisco es el dueño de la pelota: ahora las intenciones de oración ya no tienen ninguna relación con la Fe, la Esperanza o la Caridad, lo cual tiene su ventaja, si bien se lo mira. En septiembre podrían ser "para que florezcan las mil flores" primaverales del hemisferio sur, o produzcan mucho fruto los árboles en el norte. 

Francisco, superándose a sí mismo, dijo algo difícil de imaginar: existe una "violencia católica", que nos perdona denunciar, porque le sería moralmente obligatorio hacerlo si hablase de la "violencia islámica". 

El fenómeno autodestructivo es la marca más característica del siglo XX y se prolonga en el actual, más grave y expandido. Grandes guerras, aniquilamiento masivo de civiles en bombardeos, migraciones, hambrunas, persecuciones ideológicas, en particular por causas religiosas. Idolatrías que piden su cuota de sacrificios humanos para satisfacer a sus dioses.

"La Divina Providencia no abandona a su Iglesia, cuya cabeza es el Papa, vicario de Jesucristo. Por ello, un signo incontestable de esta restauración será la voluntad manifestada por el Sumo Pontífice de proporcionar los medios para restablecer el orden del sacerdocio, de la fe y de la Tradición".

Después de la declaración de Mons. Fellay, al término de una reunión de Superiores Mayores de la FSSPX, se dio a conocer un comunicado que reprodujimos sin comentarios. El texto parece suficientemente claro. Aunque los en días posteriores se conocieron diversas interpretaciones. A propósito de lo cual Mons. Fellay predicó una homilía de carácter doctrinal explicitando lo que en la brevedad del comunicado aparece como enunciado.

 

"Por eso predijo ese mismo Dios que vendrían a tierra los dioses múltiples y falsos y mandó derrocar sus ídolos. Porque nada hay que haga a los hombres tan insociables y perversos en su conducta como la imitación de esos dioses", San Agustín

 

La fuente no es católica, evidentemente. Pero ha prestado más de un servicio para descubrimiento de asuntos turbios. También ha dado muestras de no temer a lo "políticamente correcto". Me parece que merece crédito.

 

La “restauración de todas las cosas en Cristo”, que quería San Pío X siguiendo a San Pablo (Efe. 1, 10), no podrá lograrse sin el apoyo de un Papa que favorezca concretamente el retorno a la Santa Tradición.

Decir que la doctrina de Lutero sobre la justificación (sola fide) es correcta, simplemente es una herejía. Decir que el mayor enemigo de la Iglesia en los tiempos modernos era un reformador de la Iglesia, es una blasfemia escandalosa.

Circula entre los fieles de la FSSPX un pedido de oraciones para que el Espíritu Santo ilumine a los miembros jerárquicos que deberán decidir sobre la propuesta de regularización canónica que la Santa Sede enviara a la Casa General de la congregación hace algunos meses. Esta reunión se desarrollará a lo largo de cuatro días, del 25 al 28 de junio en Suiza. 

 

Distribuir contenido

Twittet

Editor y Responsable

Parece necesario recordar este excelente artículo sobre las promesas del Sagrado Corazón (devoción de los nueve primeros viernes de mes) que ya hemos publicado. Y recordar también que junto con las promesas del Inmaculado Corazón de María (devoción de los cinco primeros sábados de mes) constituyen un mismo mensaje de Misericordia Divina a la humanidad descarriada.

Editor y Responsable

Las perspectivas de un fin exitoso del Pontificado de Francisco (según sus propios criterios de éxito) parecen complicarse mucho.

Editor y Responsable

Como es público, en los últimos meses ha habido una serie de debates dentro de la FSSPX. El tema es, más allá de ciertas cuestiones ocasionales, la diferencia de criterios sobre la legitimidad de aceptar una regularización canónica y sobre la oportunidad de hacerlo en este momento.

Editor y Responsable

Si se lee atentamente la Secuencia de la misa de Corpus Christi uno se sorprende de oír a Santo Tomás de Aquino refutando Amoris Laetitia.

Marcelo González

La crítica es un necesario ejercicio de la razón, en cuanto se haga según la prudencia. No sobre materias o personas que nos exceden en rango o calidad intelectual. No sobre intenciones ocultas. No basados en nuestra propia autoridad. Sino más bien, sobre temas en los que tenemos la obligación de discernir, allí donde tenemos competencia y nuestro juicio puede ayudar.

P. Jean-Michel Gleize

Dos puntos hay que distinguir en esta discusión: la licitud de cooperar con un papa modernista y la oportunidad de recibir un reconocimiento canónico de él. Aquí un artículo del P. Jean-Michel Gleize en que toma posición fuertemente en el debate.

Marcelo González

Cualquier aparato doméstico contemporáneo hubiera causado una sorpresa enorme a un hombre medieval. Debemos perdonarles su ingenuidad. A la inversa, cualquier catedral medieval debería causar una enorme conmoción al hombre moderno. No es tan fácil perdonarle su indiferencia.

Es que la catedral es un lugar edificado con un propósito que el hombre moderno, en su presunta sabiduría, ignora. Es un lugar de culto. El ignora qué es un lugar de culto porque ignora qué es el culto. Algo debido a Dios, pero ¿qué es Dios, si acaso existe?