Ser tradi hoy

Ayer fue un día paradójicamente claro en materia de confusión.

Vienen grandes pruebas para la Iglesia y para la Fe de cada uno de los católicos. Se nota mucha agitación en el mundillo que refleja la Internet. Mucha ira, mucha indignación y violencia espiritual.

En tren de imaginar, imaginemos una huelga sacerdotal. Un mal día, por razones que no puedo ensayar aquí, pero todos pueden imaginar, los sacerdotes de mundo deciden no celebrar más la misa. ¿Qué pasaría?

En estos tiempos, hijos del Neomodernismo parasitado en la estructura de la Iglesia, se han cometido toda clase de abusos. Muchos han sido de las palabras más genuinamente católicas. Una de ellas, profecía, ha resultado particularmente enlodada.

"Admito y reconozco como signos certísimos del origen divino de la religión cristiana los argumentos externos de la revelación, esto es, hechos divinos, y en primer término, los milagros y las profecías, y sostengo que son sobremanera acomodados a la inteligencia de todas las edades y de los hombres, aun los de este tiempo".

“Se siente la frustración. A cada momento. Todo está por hacerse y nadie lo hace. Nadie. Tampoco nosotros. “El mundo cruje, la sociedad se quiebra, la familia colapsa. La Iglesia parece hundirse irremediablemente. Todo requiere de nuestro trabajo para detener o al menos aliviar tantos males. Pero no hacemos nada. Nuestra inutilidad es total.

Durante las ordenaciones que han tenido lugar en el Hemisferio Norte durante los últimos días de junio, en especial el día de San Pedro y San Pablo, la FSSPX ha superado ligeramente el número de 600 sacerdotes, el más alto de su historia de 40 años.

Esta necesidad de “enderezar” la interpretación de los textos magisteriales que tantos hoy sienten como un deber de fieles católicos ha puesto ante nosotros con toda crudeza uno de los desafíos más difíciles. Y la creciente degradación del neomagisterio va revelando la hondura creciente de la crisis.

Algunos han querido ver extendido este precepto no matarás hasta las fieras y los animales domésticos, viéndose por él impedidos de matar a ninguno de ellos. ¿Y por qué no también las plantas, y todo lo que, arraigado en el suelo, se nutre por la raíz? Pues de estas especies de seres, aunque no sientan, decimos que tienen vida, y, por tanto, son capaces de morir, y de ser muertas, empleando la violencia.

Uno de los misterios que golpea al hombre moderno, inclusive si tiene fe católica es el del sufrimiento de los buenos. Cuando se habla en los ambientes católicos tradicionales sobre un inminente castigo de Dios a la humanidad pecadora, al modo del Diluvio Universal, muchos se sienten escépticos y manifiestan que algo así sería injusto. 

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Como hijos de los gentiles, “reconozcamos en los magos adoradores las primicias de nuestra vocación  y de nuestra fe, y celebremos con corazones dilatados por la alegría los comienzos de esta dichosa esperanza, pues desde este momento se inicia nuestra entrada en la celestial herencia de los hijos de Dios”.  San León Magno, Papa.

Marcelo González

Se ha dicho con frecuencia: Fátima es una epifanía, una manifestación luminosa que prepara a los creyentes para vivir los tiempos más oscuros de la era cristiana. Así como la fiesta del 6 de enero celebra la revelación de Dios, en su Persona encarnada, a representantes de los gentiles.

Editor y Responsable

En este año cargado de noticias tristes y humanamente desesperanzadoras sobre la marcha de los asuntos eclesiásticos, nos ha parecido prudente insistir poco en las noticias, sino más bien opinar con una cierta pretensión de análisis, alentar la esperanza y recordar (también a nosotros mismos) los deberes de un buen católico en todo momento.

Sandro Magister

Navidad de tensión este año en el Vaticano, justamente mientras el papa Francisco, en el discurso de saludos a la curia, se la tomó con los que el definió como "traidores" y "aprovechadores" – los primeros ya "delicadamente" despedidos por él y los segundos amenazados con ser despedidos –, le han caído encima nuevos clamorosos goles en contra. Al menos tres.

Marcelo González

Pero no quiero discutir el derecho de cada uno de estudiar temas, pero las consecuencias más terribles de sostener estas teorías, sobre todo cuando se las lleva al extremo de no asistir a misa, a ninguna misa tradicional, son letales para las almas. 

P. Jean-Michel Gleize

Entrevista con el Padre Gleize, autor de la serie de artículos "El Papa Hereje"

Marcelo González

Ciertamente tendrán que lidiar con parientes y amigos. Con presiones de algunos sacerdotes. Siempre se puede vencer esta hostilidad con mansedumbre, y si hemos encontrado el campo donde está escondido el tesoro, ¿no vamos a vender todo lo que tenemos para comprarlo?