Ser tradi hoy

Se está presentando en la Argentina el libro "Política Cristiana" del R. P. Guillermo Devillers. Asistimos a una de esas presentaciones, de la cual haremos reseña aparte. Como adelanto, reproducimos una entrevista al autor publicada en otro medio.

En tiempos de paz sobresalen las virtudes de la paz. En los tiempos de guerra, las virtudes guerreras. El problema del guerrero comienza cuando no sabe ya quien es su amigo ni qué causa defiende.

Reproducimos un artículo-síntesis de una conferencia pronunciada por Mons. Alfonso de Galarreta sobre la situación actual de la Iglesia y de la FSSPX, a propósito de una propuesta de regularización canónica enviada por la Congregación para la Doctrina de la Fe en el verano boreal de 2015.

"No preguntéis quién es el enemigo; ni qué vestidos lleva. Éste se encuentra en todas partes y en medio de todos. Sabe ser violento y taimado. En estos últimos siglos ha intentado llevar a cabo la disgregación intelectual, moral, social, de la unidad del organismo misterioso de Cristo.

Dios está en las alturas, como afirman las escrituras, reza la liturgia y sostiene la teología.  Elevar, escalar, subir, alcanzar cumbres... términos que repite el lenguaje de la mística católica para analogar el camino de alma hacia la perfección y la salvación. Por eso esta historia se enmarca en un contexto muy particular. 

Si algo puede decirse del pontificado de Francisco es que el afán autodestructivo de la Iglesia que denunció (y a la vez propició, misteriosamente) Paulo VI regresó con furia. En estos años primeros y ciertamente últimos de su pontificado, puede deducirse, no perderá el tiempo en realizar este empeño. 

No es fácil decir la verdad ante el mundo, obstinado, empantanado en sus vicios. Pero menos lo parece, decir la verdad cuando los destinatarios de tales comunicaciones son “los buenos”, los que están del lado del bien y al cual, en ejercicio de su autoridad, le hacen mal. Por lo dicho y por mucho más que huelga decir, pues por ahora es suficiente.

Por algunos día no quise leer ninguna declaración de Francisco. ¿Para qué? Si con él o sin él, elocuente o callado, he visto con mis propios ojos a la Iglesia viva transmitiendo lo que recibió.

Sin voluntad de producir una secuela de lo publicado anteriormente, cuyo motivo fue recordar el aniversario de una declaración que marcó un momento central en la historia de la Iglesia contemporánea, parece conveniente dar a conocer también, a quien no lo haya leído, el capítulo posterior a dicha declaración, algunos meses después.

El 21 de noviembre de 1974, el arzobispo Marcel Lefebvre realizó una breve declaración doctrinal que produciría enorme impacto en su momento y durante largo tiempo. Y que toma particular relevancia en éste, bajo el reinado de Francisco, cuyas características el arzobispo francés luego jefe involuntario del tradicionalismo y fundador de la FSSPX describía en ese momento, a menos de diez años del cierre del Vaticano II, con sorprendente anticipación.

Distribuir contenido

Twittet

Marcelo González

Pasó algo maravilloso, que no todos han entendido. El pueblo argentino, democráticamente se alzó contra la oligarquía mundial abortista. El pueblo argentino reaccionó, como dijo el periodista Mariano Obarrio, actor principal en esta victoria, y produjo otra Reconquista, como en las Invasiones Inglesas. Es un hecho político extraordinario, como lo fue Malvinas o 2001.

Marcelo González

Mañana puede ocurrir un milagro. Pero, a decir verdad, el milagro ya ocurrió. El pueblo argentino, generalmente apático salvo en cuestiones relativas a su bienestar o seguridad, se levantó contra la conspiración internacional abortista que busca reducirnos a la miseria moral absoluta.

Editor y Responsable

Declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974. "Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad" ...

Editor y Responsable

 

Primera entrevista al nuevo Superior General de la FSSPX, don Davide Pagliarani.

Marcelo González

Don Davide (con acento en la a), o sea el P. Pagliarani, es el nuevo Superior General de la FSSPX. Mucha gente se pregunta de dónde salió. ¿Qué significa esta promoción inesperada de un cura raso a la máxima jerarquía? Otros, menos informados todavía, señalan un desorden inaceptable: ¿desde cuándo un simple presbítero va a ser superior de obispos? Estos lefebristas están todos locos.

Marcelo González

Se percibe un cierto temblor de mitras. El optimismo y la componenda comienzan a desdibujarse. Parece que no alcanza con dejarles el campo libre y ponerse a un costado. Cuando ocupen el campo vendrán a degollar a los que estén mirando resignados al discurrir inevitable de los tiempos. Es de manual: los tibios le venden la soga a los revolucionarios, que los van a linchar con esa misma soga (Lenin dixit).

Editor y Responsable

En pocas palabras: Pilatos era un pagano, o sea que había en él semillas de verdad, y de hecho se interesó en el tema, porque le preguntó a Jesús “¿qué es la verdad?” Y Jesús no le contestó. No le contestó… no quiero criticar, pero… Encima después lo amenazó con mandarle no se cuántas legiones de ángeles. Tampoco Pilatos podía dejar que atropellen así como así su autoridad. El tema es complejo. Jesús no se dejó ayudar, puso peros todo el tiempo.