Panorama Católico

12 de diciembre: Nuestra Señora de Guadalupe

En Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Queridos fieles,

¿Por qué un sacerdote europeo os hablaría, si no con talento, por lo menos con entusiasmo de la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de las Américas y de las Filipinas, que festejamos hoy con solemnidad? Por dos razones principales:

– En primer lugar, porque no solamente su imagen es una hermosísima representación de nuestra Señora, sino que, de un cierto modo, ES la Virgen María, viva, presente entre sus hijos de la tierra.

– En segundo lugar, porque su imagen ha convertido a 9 millones de indios en nueve años, esto es un promedio de 3000 conversiones por día durante nueve años. ¿Y porque no podría convertir a los sin-Dios del siglo veinte y uno y al bárbaro moderno que vive más o menos en nosotros?

En Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Queridos fieles,

¿Por qué un sacerdote europeo os hablaría, si no con talento, por lo menos con entusiasmo de la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de las Américas y de las Filipinas, que festejamos hoy con solemnidad? Por dos razones principales:

– En primer lugar, porque no solamente su imagen es una hermosísima representación de nuestra Señora, sino que, de un cierto modo, ES la Virgen María, viva, presente entre sus hijos de la tierra.

– En segundo lugar, porque su imagen ha convertido a 9 millones de indios en nueve años, esto es un promedio de 3000 conversiones por día durante nueve años. ¿Y porque no podría convertir a los sin-Dios del siglo veinte y uno y al bárbaro moderno que vive más o menos en nosotros?

En Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Queridos fieles,

¿Por qué un sacerdote europeo os hablaría, si no con talento, por lo menos con entusiasmo de la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de las Américas y de las Filipinas, que festejamos hoy con solemnidad? Por dos razones principales:

– En primer lugar, porque no solamente su imagen es una hermosísima representación de nuestra Señora, sino que, de un cierto modo, ES la Virgen María, viva, presente entre sus hijos de la tierra.

– En segundo lugar, porque su imagen ha convertido a 9 millones de indios en nueve años, esto es un promedio de 3000 conversiones por día durante nueve años. ¿Y porque no podría convertir a los sin-Dios del siglo veinte y uno y al bárbaro moderno que vive más o menos en nosotros?

– Afirmé que la tilma ES la Virgen María. ¿No sería una piadosa exageración, o una hipérbole para causar sensación en un sermón? ¡No! Por causa de algunas características, inexplicables científicamente, de esta imagen que ni el tiempo, ni el ácido, ni las bombas destruyeron. No se trata de decir que es la Santísima Virgen tal como se contempla en la gloria de Cielo (si no, al ver esta imagen, todos morirían de alegría), pero de expresar la realidad de una presencia viva de María en este continente. ¿De qué modo, entonces, se manifiesta esta presencia que es mucho más que meramente espiritual?

  • La temperatura de la fibra de maguey con que está construida la tilma mantiene una temperatura constante de 36,6 grados, la misma que el cuerpo de una persona viva.
  • Uno de los médicos que analizó la tilma colocó su estetoscopio debajo de la cinta que María posee (señal de que está encinta) y escuchó latidos que rítmicamente se repiten a 115 pulsaciones por minuto, igual que un bebé en el vientre materno.
  • No se ha descubierto ningún rastro de pintura en la tela. De hecho, a una distancia de 10 centímetros de la imagen, sólo se ve la tela de maguey en crudo: los colores desaparecen. Estudios científicos no logran descubrir el origen de la coloración que forma la imagen, ni la forma en que la misma fue pintada. No se detectan rastros de pinceladas ni de otra técnica de pintura conocida. Los científicos de la NASA afirmaron que el material que origina los colores no es ninguno de los elementos conocidos en la tierra; añadimos: sino en el Cielo.
  • Se ha hecho pasar un rayo láser en forma lateral sobre la tela, detectándose que la coloración de la misma no está ni en el anverso ni en el reverso, sino que los colores flotan a una distancia de tres décimas de milímetro sobre el tejido, sin tocarlo. Los colores flotan en el aire, sobre la superficie de la tilma.
  • La fibra de maguey que constituye la tela de la imagen, no puede perdurar más que 20 o 30 años. Hace varios siglos se pintó una réplica de la imagen en una tela de fibra de maguey similar, y la misma se desintegró después de varias décadas. Mientras tanto, a casi 500 años del milagro, la imagen de María sigue tan firme como el primer día.
  • Estudios oftalmológicos realizados a los ojos de la imagen han detectado que al acercarles luz, la retina se contrae y al retirar la luz, se vuelve a dilatar, exactamente como ocurre en un ojo vivo. El primer oftalmólogo que examinó los ojos de Nuestra Señora quedó espantado de admiración diciendo: “¡Ella está mirándome!”. Mas aún, en los ojos de María (de tan sólo 7 y 8 mm) se descubrieron diminutas imágenes humanas, que ningún artista podría pintar. Son dos escenas y las dos se repiten en ambos ojos. La imagen del obispo Zumárraga en los ojos de María fue agrandada mediante tecnología digital, revelando que en sus ojos (los del obispo) está retratada la imagen del indio Juan Diego, abriendo su tilma frente al obispo. ¿El tamaño de ésta imagen? Una cuarta parte de un millonésimo de milímetro. ¡Es algo realmente asombroso!

Queridos hermanos, los ojos del rostro de Nuestra Señora poseen los efectos de refracción de la imagen de un ojo humano; estamos en presencia de una imagen viva, de alguien, de María. Su misteriosa belleza no se discierne sino poco a poco y después, uno no se cansa nunca de contemplarlo. “Todo es milagroso en este retrato”, decía el Papa Benedicto XIV. Se revela suavemente, como Jesús resucitado a María Madalena y a los peregrinos de Emaús. Su hermosura no es de este mundo.

Dios ha destinado la tilma de la Virgen de Guadalupe, como la santa Sabana,  especialmente para el hombre moderno, orgulloso de su ciencia, ciencia que le hace arrodillarse delante de estas maravillas, y repetir las palabras de la Salve Reina: “Advocata nostra, illos tuos misericórdes óculos ad nos converte”, “Abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos”.

Fue lo que hicieron millones de indios, paganos que ofrecían cada año 50 000 víctimas humanas a sus ídolos. A partir del año 1531, fecha de la aparición de María al indio azteca, bautizado seis años antes, la conversión de las almas fue semejante a una nueva Pentecostés, irresistible, fulgurante y duradera.

Ahí tienes a tu Madre”: los mexicanos cristeros escuchando esta palabra de Jesús, no dudaron incluso en derramar su sangre por Ella; una  sangre que, antes, se derramaba por los falsos dioses, los demonios.

Ojalá que los aztecas modernos, que inmolan millones de niños en el vientre de su madre, que envilecen la mujer, o que desfiguran a la Santísima Virgen con su ecumenismo despectivo por Ella, que se avergüenzan de su Madre, que destruyen naciones consagradas a la Virgen, ojalá que se inclinen delante de la Guadalupana y se conviertan. Recemos por eso.

En cuanto a nosotros, pidamos sobre todo la humildad, una devoción perseverante, y una mirada de fe a la Virgen de Guadalupe, si queremos responder mejor a la pregunta de la Sagrada Escritura: “Quae est Ista”?, “¿Quien es esta Mujer, quien es María?”… La Virgen María es un gran Misterio.  La tilma milagrosa revela algo de este misterio. Cuando la Virgen visita a la tierra, siempre elige almas humildes, sencillas, como Juan Diego o Bernardita de Lourdes. “Dios da su gracia a los humildes y resiste a los soberbios”.

Ave María Purísima
En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
31/12/2009 a las 2:24 pm

Ntra Señora de Guadalupe
Desde hace 2000 años, la religión católica ha desacreditado a todas las otras religiones, con una omnipotencia supina. Mantiene a sus fieles anestesiados con la creencia de la fe y el uso de la confesión. Con estos “milagros”, algunos sienten que cobra sentido esto de creer como un acto de fe. Espero que en este 2010, al menos alguno de estos fieles, se despierte y , como vuestro Jesús, comience una verdadera conversión de los hombres.



    Anónimo
    31/12/2009 a las 8:24 pm

    No se puede dar crédito a
    No se puede dar crédito a algo que es falso, lo de omnipotencia supina es juicio suyo. Nadie está anestesiado y veo que la Fe es un regalo que usted no ha recibido, tal vez quiera pedirla y recibir esa gracia. Le aseguro que los milagros existen hoy como ayer, sólo hay que tener el alma abierta para saber verlos. Es de una necedad impresionante el no creer lo que está demostrado por la ciencia ya que no lo cree por la fe.
    Le cuento que la conversión empezó hace más de dos mil años pero a usted no llegó lamento que no conozca nuestra Fe, la Verdadera, esa que sigue a Quien es el Camino, la Verdad y la Vida.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *