Panorama Católico

200.000 peregrinos veneran al Gaucho Gil

Imaginemos el silencio de los pastores durante los siglos de cristianización de Europa o de América, ante la idolatría y las supersticiones. Imaginemos que Hermenegildo hubiera preferido ser rey arriano y no mártir cristiano. O que los franco-romanos hubiesen considerado más “pólítico” arreglar con los visigodos arrianos que emprender la cristianización de los francos, aún paganos y por lo tanto libres de la herejía que asoló a Europa en los primeros siglos cristianos.

Imaginemos el silencio de los pastores durante los siglos de cristianización de Europa o de América, ante la idolatría y las supersticiones. Imaginemos que Hermenegildo hubiera preferido ser rey arriano y no mártir cristiano. O que los franco-romanos hubiesen considerado más “pólítico” arreglar con los visigodos arrianos que emprender la cristianización de los francos, aún paganos y por lo tanto libres de la herejía que asoló a Europa en los primeros siglos cristianos.

Imaginemos a los evangelizadores, y, seamos justos, a muchos conquistadores, como Hernán Cortés, llevando adelante políticas de “diálogo” con los sacerdotes aztecas en lugar de cañonear sus monstruosos ídolos sanguinarios. 

Pues el resultado hubiera sido una Europa nunca católica. Ni América tampoco. 

Pero la dócil conversión de los visigodos a partir de Recaredo, o de los francos cuando Clodoveo fue instruido por los obispos católicos, o la milagrosa conversión de los pueblos americanos despúes de Guadalupe se debió a que no se trensigió con la idolatría ni la superstición. 

Hoy se reclama una “nueva evangelización”. ¿Qué pasó con la anterior?  Pasó ésto: la rifamos por callar la verdad de la doctrina y las cargas que impone, por entrar en el facilismo, el laxismo moral y el carnaval litúrgico. Por aprobar, en algún caso abiertamente, y en muchos con el silencio, el engaño de que son víctimas las 200.000 personas que acuden a venerar a un supuesto santo. El silencio de los obispos y del clero en general. Todos callan. 

Dios dirá la última palabra. Y será oída.

 

Ver crónica de la peregrinación al “santuario” del Gaucho Gil

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube