Panorama Católico

29 de junio, Fiesta de los Apóstoles San Pedro y San Pablo

"Mientras Pedro era custodiado en la cárcel la Iglesia incesantemente hacía oración a Dios por él. Mas cuando iba ya Herodes a presentarlo al público aquella misma noche estaba Pedro durmiendo en medio de dos soldados, atado con cadenas: y las guardias ante la puerta de la cárcel haciendo centinela. Cuando de repente apareció un Angel del Señor, cuya luz llenó de resplandor toda la pieza, y tocando a Pedro en el costado lo despertó, diciendo: Levántate presto. Y se le cayeron las cadenas de las manos. Díjole asimismo el Angel: ponte el ceñidor y cálzate tus sandalias. Así lo hizo. Le dijo: envuélvete en tu manto y sígueme. Salió pues y lo iba siguiendo, bien que no creía ser realidad lo que hacía el Angel, antes imaginaba ser un sueño lo que veía. Pasada la primera puerta y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que sale a la ciudad: la cual se abrió por sí misma. Salidos por ella caminaron hasta lo último de la calle, y súbitamente desapareció de su vista el Angel. Entonces Pedro vuelto en sí, dijo: ahora sí conozco que el Señor verdaderamente ha enviado a su Angel y me ha librado de las manos de Herodes y de la exspectación de todo el pueblo judaico.

Hechos, 12. De la epístola de la misa de la Fiesta de San Pedro y San Pablo.

Oremus pro Pontifice nostro Benedicto.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *