Panorama Católico

30 de Junio, Fiesta de San Pablo Apóstol

Hermanos: Os hago saber que el Evangelio que yo os he predicado no es una cosa humana, pues yo no lo he recibido ni aprendido de ningún hombre, sino por revelación de Jesucristo. Porque bien habéis oído decir el modo con que en otro tiempo vivía yo el judaísmo: con qué exceso perseguía a la Iglesia de Dios y la desolaba, y me señalaba en el judaísmo más que muchos coetáneos míos de mi nación, siendo en extremo celoso de las tradiciones de mis padres. Mas cuando quiso aquél que me destinó desde el vientre de mi madre, y me llamó con su gracia, revelarme a su Hijo, para que yo lo predicase en las naciones, al punto sin tomar consejo de la carne ni de la sangre, ni pasar por Jerusalén en busca de los Apóstoles anteriores a mí, me fui a Arabia, de donde volví otra vez a Damasco: de allí a tres años fui a Jerusalén para visitar a Pedro, y estuve con él quince días, y no vi a otro de los apóstoles, sino a Santiago el hermano del Señor. De todo esto que os escribo pongo a Dios por testigo que no miento.

De la Epístola de San Pablo a los Gálatas, I, 11-20, leída en la misa de la fiesta litúrgica.

Oremos por nuestros obispos.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *