Panorama Católico

A 100 años de la Pascendi

El 7 de septiembre
de 1907 el papa San Pío X publicaba su formidable tratado sobre los
errores del modernismo, la carta encíclica Pascendi Dominici Gregis.
Penosamente, pocos han recordado este centenario. Que sepamos un par
de congresos o jornadas, y algunas conferencias apenas en la Argentina.

El 7 de septiembre
de 1907 el papa San Pío X publicaba su formidable tratado sobre los
errores del modernismo, la carta encíclica Pascendi Dominici Gregis.
Penosamente, pocos han recordado este centenario. Que sepamos un par
de congresos o jornadas, y algunas conferencias apenas en la Argentina.

Escribe Marcelo González

Giussepe Sarto entró
al cónclave cardenal y salió papa. Dios sabe que no lo imaginaba y
menos lo deseaba. Pero cuando se sintió suavemente forzado a asumir
tan extraordinaria responsabilidad por otro hombre de Dios, el joven
cardenal Merry del Val, prelado de cuna noble, inteligencia prodigiosa
y mucha experiencia en el mundo, el humilde campesino que todavía no
acababa de digerir su púrpura, sintió el mandato de Dios y lo acató
por humildad.

Como humildad es
andar en verdad
, una vez asumido el cargo, determinó ejercerlo,
iniciando a nivel universal las mismas medidas de reforma que había
aplicado desde su sencillo curato en Salsano hasta el Patriarcado de
Venecia. Doctrina, piedad, culto, música sacra y desenmascaramiento
de los enemigos internos de la Iglesia.

(¡Ah! Cuantos buenos
sacerdotes “se guardan” para mejor batalla sin comprender que la
batalla es hoy y ahora…).

No tuvo que pensar
en un plan de acción, a pesar de su sorpresiva y providencial elección.
Aplicó lo que ya venía haciendo, ahora con el sumo poder de jurisdicción
y el magisterio supremo.

De ahí que en apenas
tres años diera por finalizado este documento magisterial formidable.
En él logra definir y sistematizar las doctrinas modernistas, que son
la suma de todas la herejías presentadas por sus sostenedores de un
modo sinuoso, artero, huidizo y verdaderamente deletéreo para las inteligencias
poco advertidas.

También inició una
persecución policial –sí, policial- contra los enemigos encubiertos
de la Iglesia. Fundó un sistema de información para descubrirlos,
porque la Iglesia estaba fuertemente infiltrada. Lamentablemente, su
sucesor, Benedicto XV, consideró que la medida era demasiado fuerte
y la suspendió en 1914. Resultado, los modernistas tuvieron tiempo
de reagruparse y retomar posiciones.

Habrá que esperar
hasta Pío XII para que un pontífice advierta que ahora el ataque iba
por el lado litúrgico. Mediator Dei
mediante, se recordó con severidad doctrinal
ejemplar que el cuerpo de la Iglesia estaba tomado por el cáncer de
modernismo, integrado ahora al otrora fructífero Movimiento Litúrgico.
Es más, su propio “equipo litúrgico”, el de Pío XII, estaba en
manos del enemigo. Terrible situación potenciada luego por la apertura
conciliar y las decisiones tortuosas de Paulo VI, un papa tironeado
por las contradicciones.

Hoy, a 100 años de
la Pascendi y a más de 50 del cierre del Concilio Vaticano II, a más
de 40 de “experiencia litúrgica”, recién en este bendito año
del Señor de 2007 se da un paso histórico de retorno a la pureza doctrinal
y litúrgica. Un gran paso considerando el pasado reciente. Un pequeño
paso si advertimos la profundidad de la crisis. Sin embargo, un hito,
un cambio de tendencia, una enorme victoria de la Iglesia contra sus
enemigos.

Será en septiembre
que se ponga en vigor el motu proprio Summorum Pontificum. Justo a
100 años de la Pascendi.

Hay dos tareas urgentes
que realizar para servir a la Iglesia hoy: formarnos, para lo
cual comencemos por leer la Pascendi.
Actuar en consecuencia, para lo cual
luchemos
con toda la fuerza para la restauración de la Misa
Tradicional
.

Una tercera tal vez,
que corona las anteriores: reparar el agravio permanente que sufren
los Sagrados Corazones
, seguir los pedidos de Nuestra Señora de
Fátima. Así nos reencontraremos con la Iglesia, hoy desdibujada, afeada
y hasta desnaturalizada en tantos lugares.

Hagamos esto, y lo
demás vendrá por añadidura.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube